CÍRCULOS DE SALUD.

Hospital Quirón Valencia

El lunes 3 de noviembre organizamos una tertulia de Promoción de la Salud en la que abordaremos el tema:

FACTOR EMOCIONAL Y ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Cómo manejar el estrés a la hora de adoptar una dieta sana.

 EN LA TERTULIA PARTICIPARÁN

Ángel Escudero Villanueva, Coord. Médico de la Unidad de Medicina Psicosomática. Hospital Quirón Valencia.

Caridad Gimeno Uribes, Coord. Médico de la Unidad de Nutrición Clínica.              Hospital Quirón Valencia.

María Pilar Gómez Villena, Graduada en Nutrición Humana y Dietética.

Gloria Ortí Granell. Psicóloga y Técnico Superior en Dietética.

 FECHA, HORA Y LUGAR

 Lunes 3 de noviembre a las 19:30 h.

Sala de Juntas. 3º piso del Edificio de Consultas Externas. Hospital Quirón Valencia.

Av. Blasco Ibáñez, 14 – 46010 – Valencia

ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO.

_____________________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La OMS lanza el nuevo Código Europeo contra el Cáncer.

La agencia especializada en el cáncer de la Organización Mundial de la Salud ha hecho pública hoy la cuarta edición del Código Europeo contra la enfermedad. Este código, que ha contado con la participación de la Comisión Europea, establece 12 maneras de adoptar estilos de vida más saludables y mejorar así su prevención.

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), la delegación especializada en la enfermedad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha lanzado hoy la cuarta edición del Código Europeo contra el Cáncer.

Basado en la evidencia científica disponible, el nuevo código establece 12 maneras de adoptar estilos de vida más saludables y aumentar la prevención del cáncer en Europa. Es el resultado de un trabajo de colaboración de dos años entre los especialistas en cáncer, científicos y otros expertos de toda la Unión Europea (UE).

“El código crea conciencia sobre el papel fundamental de la prevención en la lucha contra el cáncer”, explica Christopher Wild, director de la IARC. “Al adoptarlo, todos los ciudadanos europeos puedan tomar acciones concretas para ellos, sus amigos y familias y reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer”.

El documento hace hincapié en la importancia de evitar el tabaco, el alcohol y la exposición excesiva al sol, así como los beneficios de mantener un peso corporal saludable y la actividad física. También recomienda la participación en programas de detección para el cáncer de intestino, mama y cuello de útero.

Esta edición incluye otras recomendaciones importantes para reducir el riesgo, como la vacunación contra el virus del papiloma humano, la lactancia materna y la limitación en el uso de la terapia de sustitución hormonal. Igualmente recomienda averiguar la exposición potencial a la radiación de radón en el hogar y la adopción de medidas para reducir sus niveles.

2,66 millones de nuevos casos al año en Europa.  

Actualmente, en la Unión Europea hay estimados 2,66 millones de nuevos casos de cáncer y 1,28 millones de muertes relacionadas por año. Por otra parte, debido a los efectos del crecimiento de la población y el envejecimiento, la carga del cáncer en Europa se prevé que aumente en los próximos años y décadas.

El código es parte de los esfuerzos continuos para mejorar el control del cáncer en la UE. Desde la publicación de la edición anterior en 2003, 13 nuevos Estados miembros se han unido, por lo que la nueva edición ha integrado una mayor diversidad de las personas con una variedad de estilos de vida y el riesgo de cáncer asociado a la UE.

Cofinanciado por la Comisión Europea, el Código Europeo contra el Cáncer es una iniciativa que se puso en marcha por primera vez en 1987 y se ha actualizado según ha ido progresando el conocimiento científico y médico.

“Este nuevo código es una herramienta importante para la prevención del cáncer para los individuos, los gobiernos, los asesores de salud y los responsables políticos. Proporciona una base para la creación de ambientes sanos y la adopción de estilos de vida saludables para prevenirlo”, apunta John F. Ryan, director interino de la Dirección de Salud Pública de la Comisión Europea.

European Code Against Cancer

Doce maneras de reducir el riesgo de cáncer:

1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.

2. Haga que su hogar sea libre de humo. Apoye las políticas libres de humo en su lugar de trabajo.

3. Tome medidas para tener un peso corporal saludable.

4. Realice alguna actividad física en la vida cotidiana. Limite el tiempo que pasa sentado.

5. Mantenga una dieta saludable:

- Coma muchos cereales integrales, legumbres, verduras y frutas.

- Limite los alimentos altos en calorías (ricos en azúcar o grasa) y las bebidas azucaradas.

- Evite la carne procesada: limite la carne roja y los alimentos con alto contenido de sal.

6. Si usted bebe alcohol de cualquier tipo, limite su consumo. No consumirlo es mejor para la prevención del cáncer.

7. Evite el exceso de sol, especialmente en niños. Use protección solar. No tome rayos UVA.

8. En el lugar de trabajo, protéjase frente a sustancias que causen cáncer siguiendo las instrucciones de salud y seguridad.

9. Averigüe si está expuesto a la radiación de niveles naturalmente altos de radón en su hogar. Tome medidas para reducirlo si estos fueran altos.

10. Para las mujeres:

- La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre. Si puede, amamante a su bebé.

- La terapia de sustitución hormonal (TRH) aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Limite su uso.

11. Asegúrese de que sus hijos participen en los programas de vacunación para:

- Hepatitis B (recién nacidos)

- Virus del papiloma humano o VPH (para las niñas).

12. Forme parte en los programas de cribado del cáncer organizados para:

- Cáncer de intestino (hombres y mujeres)

- Cáncer de mama (mujeres)

- Cáncer de cuello de útero (mujeres).

FUENTE: Agencia SINC

_________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

No hay salud sin salud mental.

10 de octubre de 2014 — Con ocasión del Día Mundial de la Salud Mental, la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos recuerda que la salud mental es algo más que la ausencia de trastornos mentales. Es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad. Para fortalecerla, es necesario crear las condiciones favorables de vida y del medio ambiente. Asimismo, proveer los servicios y asistencia adecuados a las personas que sufren de trastornos mentales.

Determinantes de la salud mental

La salud mental individual es determinada por múltiples factores sociales, psicológicos y biológicos. Por ejemplo, las presiones socioeconómicas persistentes constituyen un riesgo bien conocido para la salud mental de las personas y las comunidades. Las pruebas más evidentes están relacionadas con los indicadores de la pobreza, y en particular con el bajo nivel educativo.

La mala salud mental se asocia asimismo a los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación de género, a la exclusión social, a los modos de vida poco saludables, a los riesgos de violencia y mala salud física y a las violaciones de los derechos humanos.

También hay factores de la personalidad y psicológicos específicos que hacen que una persona sea más vulnerable a los trastornos mentales. Por último, los trastornos mentales también tienen causas de carácter biológico, dependientes, por ejemplo, de factores genéticos o de desequilibrios bioquímicos cerebrales.

Promoción y protección de la salud mental

La promoción de la salud mental consiste en acciones que creen entornos y condiciones de vida que propicien la salud mental y permitan a las personas adoptar y mantener modos de vida saludables. Entre ellas hay una serie de acciones para aumentar las posibilidades de que más personas tengan una mejor salud mental.

El clima de respeto y protección de los derechos civiles, políticos, socioeconómicos y culturales básicos es fundamental para la promoción de la salud mental. Sin la seguridad y la libertad que proporcionan estos derechos resulta muy difícil mantener un buen nivel de salud mental.

Las políticas nacionales de salud mental no deben ocuparse únicamente de los trastornos mentales, sino reconocer y abordar cuestiones más amplias que fomentan la salud mental como la incorporación de la promoción de la salud mental a las políticas y programas de los sectores gubernamental y no gubernamental. Además del sector de la salud, es esencial la participación de los sectores de la educación, el trabajo, la justicia, el transporte, el medio ambiente, la vivienda o la asistencia social.

La promoción de la salud mental depende en gran medida de estrategias intersectoriales. Entre otras formas concretas de fomentar la salud mental se pueden mencionar:

  • las intervenciones en la infancia precoz (por ejemplo, visitas a domicilio a las embarazadas, actividades psicosociales preescolares y ayuda nutricional y psicosocial conjunta a las poblaciones desfavorecidas);
  • el apoyo a los niños (por ejemplo, programas de creación de capacidades y programas de desarrollo infantil y juvenil);
  • la emancipación socioeconómica de la mujer (por ejemplo, mejora del acceso a la educación y concesión de microcréditos):
  • el apoyo social a las poblaciones geriátricas (por ejemplo, iniciativas para hacer amistades y centros comunitarios y de día);
  • los programas dirigidos a grupos vulnerables, y en particular a las minorías, los pueblos indígenas, los migrantes y las personas afectadas por conflictos y desastres (por ejemplo, intervenciones psicosociales tras los desastres);
  • las actividades de promoción de la salud mental en la escuela (por ejemplo, programas de apoyo a los cambios ecológicos en la escuela y escuelas amigas de los niños);
  • las intervenciones de salud mental en el trabajo (por ejemplo, programas de prevención del estrés);
  • las políticas de vivienda (por ejemplo, mejora de las viviendas);
  • los programas de prevención de la violencia (por ejemplo, la reducción de la disponibilidad del alcohol y del acceso a las armas);
  • los programas de desarrollo comunitario (por ejemplo, iniciativas de colaboración ciudadana y de desarrollo rural integrado);
  • la reducción de la pobreza y la protección social para los pobres;
  • legislación y campañas contra la discriminación;
  • promoción de los derechos, las oportunidades y la atención de las personas con trastornos mentales.

Fuente: OMS

_______________________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Artes escénicas: más allá de los escenarios.

Por:  María Pilar Gómez Villena, Graduada en Nutrición Humana y Dietética.

Los artistas como músicos, actores, bailarines, cantantes…al igual que los deportistas –pero en distintos espacios-, son un grupo de población con riesgo de sufrir diferentes afecciones fisiológicas tales como lesiones musculares, osteoarticulares, y hasta de origen cerebral, algo que suele ignorarse por la mayoría de la población. Además, estos intérpretes están sometidos a presiones emocionales que pueden provocar estrés y desgaste durante los ensayos, y en situaciones como audiciones, exámenes, conciertos, exposiciones, llevándoles a un desequilibrio psicológico que deben tratarse con especial cuidado.

En las artes escénicas, es imprescindible mantener una concentración rigurosa para conseguir una correcta ejecución de las obras. Vencer los obstáculos mentales es una barrera difícil de abordar para los artistas, que les impide alcanzar su máximo potencial y la expresión plena de su talento. Lograr un adecuado equilibrio psicológico parece especialmente complejo en la danza, en cualquiera de sus especialidades. Esto es algo que pude experimentar durante mis años de preparación y estudio en el Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, los cuales me dieron la disciplina y madurez que ahora conservo, y que a pesar de no estar actualmente ejerciendo la danza, son valores que me ayudan y están siempre presentes en mi esfuerzo y labor diaria.

Por ello, el trabajo de estos artistas no es únicamente a nivel físico, sino que también precisan de una preparación mental desde las clases y los ensayos, hasta el día de la actuación –me atrevo a decir que un bailarín, además de artista, es deportista-. Todo este proceso requiere de un aprendizaje que implica la puesta a punto del bailarín a nivel mental y corporal con el trabajo de un equipo multidisciplinar de profesionales con formación especializada en distintos ámbitos, que además de profesores y/o instructores deberían estar formados a su vez por médicos traumatólogos, dermatólogos, podólogos, psicólogos, fisioterapeutas, además de nutricionistas, ya que la alimentación juega un papel fundamental para conseguir el máximo rendimiento psicofísico del bailarín.  Pero para que este rendimiento sea efectivo, también es imprescindible un sueño adecuado y respetar los periodos de descanso –tanto físico como mental-, para desconectar y «recargar pilas», y evitar así posibles lesiones.

EQUILIBRIO ESCÉNICO

Haciendo referencia a la alimentación del bailarín, cabe destacar que los requerimientos energéticos generalmente son elevados puesto que la práctica de la danza lleva implícito un gasto significativo de nutrientes para producir la energía que requiere el esfuerzo. Si estos no son repuestos pueden causar dolor muscular, fatiga o más hambre después del ejercicio. Pero estas necesidades de nutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) van a diferir en función de la situación y/o del tipo de ejercicio que se esté realizando –aeróbico o anaeróbico-, es decir, estas necesidades energéticas van a ser diferentes y dependerán de si el bailarín está haciendo clase, un ensayo, o de si está en una actuación, porque la demanda de energía es distinta en cada circunstancia. Por ejemplo, un Adagio -movimiento de una pieza musical de tiempo lento-, en danza es una serie de movimientos realizados sobre un tiempo lento –y por tanto, prolongados en el tiempo- (ronde jambe, developpé, fondu, etc.). Estos corresponden a ejercicios de tipo aeróbico (de media a larga duración), que consume glucógeno muscular.

En cambio, un Allegro, es una sucesión de movimientos realizados sobre un tiempo rápido (frappé, battu, flic flac, etc.), principalmente saltos, los cuales requieren de rapidez y fuerza muscular, por lo que destruyen fibras de este tejido que deben ser reparadas.

En todo caso, las necesidades energéticas tienen que ser las suficientes para mantener el peso del individuo, y proporcionarle la energía requerida para el correcto rendimiento físico, y prevenir la fatiga y el desgaste. Por lo que su alimentación debe estar basada en alimentos que proporcionen la energía necesaria en cada momento, sin olvidar una adecuada hidratación y reposición de minerales que se eliminan a través del sudor y la respiración, mecanismos que regulan la temperatura corporal.

Los alimentos más indicados para recuperar la energía consumida y reponer fuerzas tras el ejercicio, son aquellos ricos en hidratos de carbono y proteínas con un aporte bajo de grasa, sobre todo, durante las dos horas siguientes al esfuerzo, ya que es cuando el cuerpo está más receptivo y asimila mejor los alimentos. Y tanto si el ejercicio es aeróbico como anaeróbico, estos nutrientes son imprescindibles.

A continuación, y por último, me gustaría indicar algunos consejos útiles de alimentación para bailarines,  demostrando junto con lo anteriormente expuesto, que los profesionales de la alimentación son necesarios también dentro del arte escénico, ya que una adecuada nutrición  de base favorece enormemente el éxito de la representación, pero estos tienen que estar en equilibrio con el resto de expertos que formen parte del equipo multidisciplinar con tal de prevenir y tratar lesiones, y evitar además el desarrollo de trastornos de la conducta que a menudo aparecen debido a una imagen distorsionada del propio individuo y en cierto modo por los prototipos impuestos del modelo de bailarín «ideal», en este caso .

 

Al terminar las clases, es conveniente comer un pequeño tentempié para evitar llegar a las comidas principales con un hambre extrema. Combinaciones como pan integral con queso fresco o pavo; frutos secos; barritas de cereales integrales; o fruta fresca con requesón serían una buena opción.

Prescindir de alimentos ricos en grasa y azúcar, como la bollería, que puede ser muy apetecible después de los ensayos, pero van a dar sensación de pesadez y además, pueden neutralizar o contrarrestar parte del trabajo realizado durante el ejercicio.
En las comidas principales (comida, y cena), no deben faltar cereales como el arroz, pasta o legumbres, y la proteína procedente principalmente de la carne y pescados magros, y huevo.
Se debe evitar el consumo elevado de grasa, ya que retrasa la digestión de las proteínas, y por tanto, la recuperación del músculo.
Para relajar los músculos tras el ejercicio, es esencial consumir alimentos ricos en potasio, como la fruta (sobre todo el plátano, pero también uva, ciruelas), y las verduras.

La hidratación antes, durante y después del ejercicio es fundamental para evitar una posible deshidratación. Además, la reposición de líquidos y minerales al terminar la actividad ayuda al organismo a recuperar el equilibrio.

 

Bibliografía:

Taylor, J., Taylor, C. Psicología de la Danza; Gaia Ediciones. Madrid, 2008.

Chmelar, Robin D. Fitt, Sally S. Diet for Dancers. Princeton Book Company Publishers, Hightstown, 1990.

__________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Descubren por qué el ejercicio reduce el riesgo de depresión por estrés.

Investigadores del Instituto Karolinska han descrito los mecanismos que provocan que el ejercicio físico reduzca el riesgo de sufrir depresión asociada al estrés. El estudio, publicado esta semana en la revista Cell, ahonda en la influencia del deporte en la salud mental. 

El ejercicio físico posee una gran cantidad de beneficios para la salud humana, incluida la protección frente a la depresión generada por el estrés. Sin embargo, hasta ahora se desconocían los mecanismos que lo hacían posible.

Un nuevo estudio en ratones, realizado por los investigadores del Instituto Karolinska de Suecia, muestra cómo el ejercicio físico induce cambios en el músculo esquelético –un tipo de músculo unido al esqueleto– que ocasionan la limpieza de una sustancia que se acumula en la sangre durante los momentos de estrés y que es perjudicial para el cerebro.

“Aunque seguimos sin saber qué es la depresión, nuestro estudio forma parte de una pieza más del rompecabezas, ya que damos una explicación a los cambios bioquímicos que protegen al cerebro del estrés gracias al ejercicio físico”, explica Mia Lindskog, investigadora del departamento de Neurociencia de la institución sueca.

Anteriores investigaciones ya mostraron que la proteína PGC-1α1 se incrementa en el músculo cuando se realiza ejercicio. En este trabajo los investigadores utilizaron ratones genéticamente modificados con altos niveles de PGC-1α1 en el músculo esquelético, que desarrollaron músculos bien entrenados (incluso sin ejercicio).

Tanto estos ratones como los que no fueron modificados con la proteína fueron expuestos a un ambiente estresante, como ruidos altos, luces intermitentes y alteraciones en el ritmo circadiano. Después de cinco semanas, los ratones sin tratar mostraron un comportamiento depresivo, mientras que los ratones genéticamente modificados no presentaban dichos síntomas.  

“La hipótesis inicial era que los músculos entrenados podrían producir una sustancia con efectos beneficiosos para el cerebro. Ahora nos encontramos lo contrario: los músculos bien entrenados producen una enzima que depura el cuerpo de sustancias perjudiciales. En este contexto, la función del músculo recuerda a la del riñón o el hígado”, explica Jorge Ruas, principal investigador y miembro del departamento de Psicología y Farmacología del Instituto Karolinska.

Relación con las enfermedades mentales

La proteína PGC-1α1, que se activa en el músculo por el ejercicio aeróbico, regula la expresión de los genes KAT. Por ello, los científicos descubrieron que los ratones con altos niveles de dicha proteína en los músculos también tenían altos niveles de la enzima KAT.

Esta enzima convierte a la quinurenina –una sustancia que se genera en momentos de estrés– en ácido quinurénico, incapaz de pasar de la sangre al cerebro y, por tanto, no afecta a este órgano. Aunque no se conoce la función exacta de la quinurenina, los pacientes con enfermedades mentales tienen altos niveles de esta sustancia.

“Hasta ahora los mecanismos precisos de la depresión son poco conocidos, pero se sabe que el estrés induce cambios en el cerebro que pueden provocarla, como perturbaciones en la neurotransmisión y la inflamación del cerebro”, indica a SINC Jorge Rúas. “Así, al administrar quinurenina los ratones mostraron actitudes depresivas”.

Por el contrario, los ratones con niveles aumentados de PGC-1α1 en músculos no parecían afectados. De hecho, estos animales nunca mostraron altos niveles de quinurenina en la sangre, pues la enzima KAT rápidamente la convertía en ácido quinurénico, protegiendo al cerebro de la sustancia.  

“Nuestro trabajo muestra que al entrenar los músculos a través de la actividad física para incrementar los niveles de PGC-1α1, se activa un mecanismo de ‘desintoxicación’ que protege de la depresión producida por estrés”, añade Rúas. “Será muy interesante ver si podemos desarrollar medicamentos que activen el mismo proceso en aquellos pacientes que no puedan realizar ejercicio”, concluye. 

La depresión es un desorden psiquiátrico común en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 350 millones de personas están afectadas y es la principal causa mundial de discapacidad.

Fuente: Agencia SINC

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Premio DARDOS.

Desde la RED DE PERSONAS PROMOTORAS DE LA SALUD queremos agradecer a Esther por habernos concedido este premio desde su blog  http://sther74.wordpress.com/

Premio Dardos

El premio Dardos es un ingenioso premio que otorgan otros bloggers para reconocer la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un Blog.

Las reglas de este premio si se aceptan son las siguientes:

1- Hay que incluir una imagen del premio en el blog.
2- Mencionar y enlazar el blog que nos ha otorgado el premio.
3- Otorgar el premio a 15 bloggers.
Y nuestro premio Dardos va para:

 

Somos adictos a comer, no a la comida.

Científicos españoles consideran que ‘adicción a comer’ define con mayor rigor la conducta alimentaria de tipo adictivo ya que no existe, de momento, evidencia sobre las propiedades adictivas de ciertos alimentos. El estudio no señala como culpable directo a la industria de alimentación, pero le atribuye un papel clave en las políticas de prevención de la obesidad.

Un nuevo documento de consenso que acaba de emitir el consorcio de investigadores NeuroFAST, en el que participan varios países de toda Europa incluido España, concluye que ‘adicción a comer’, en lugar de ‘adicción a la comida’, detalla con mayor precisión la conducta alimentaria de tipo adictivo.

El hallazgo, que acaba de ser publicado en la revista Neuroscience & Biobehavioral Reviews y en el que ha participado Carlos Diéguez, del Centro de Investigación Biomédica en Red‐Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), recoge argumentos sobre la supuesta adicción que provocan alimentos, componentes o sustancias alimenticias concretas.

El trabajo concluye que, a día de hoy, no existe evidencia científica que apoye la hipótesis de que los alimentos involucran mecanismos cerebrales comparables a las drogas de abuso, a pesar de las opiniones de expertos de primer nivel, como el director general de Salud del Reino Unido que manifestó que “la investigación demostrará que el azúcar es adictivo”.

Alimentos atractivos, no adictivos

“La gente trata de encontrar explicaciones racionales para el sobrepeso y es fácil culpar a los alimentos. Es cierto que algunos alimentos son más atractivos que otros, debido en parte a su capacidad para estimular vías de recompensa en el cerebro –también activadas por algunos comportamientos naturales, como el sexo, y algunas drogas de abuso–”, sostiene Diéguez, investigador de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Sin embargo, la evidencia científica actual no apoya la idea de que los distintos componentes de los alimentos ejerzan los mismos efectos que las drogas adictivas en nuestros cerebros. Con la posible excepción de la cafeína, no hay pruebas significativas en humanos de que cualquier alimento, o sus componentes, puedan causar cambios en el cerebro que se asemejen a los observados por consumo de alcohol o nicotina.

“Es evidente que algunas personas tienen una relación de dependencia con los alimentos, en el sentido de comer en exceso a pesar de ser conscientes de las graves consecuencias para su salud. Pero sigue siendo una fuente de controversia sustancial el considerar que la comida desarrolle una conducta adictiva similar a las drogas de abuso”, explica el jefe de grupo del CIBERobn.

Industria alimentaria, cómplice no verdugo

La buena noticia para la industria de la alimentación es, según Diéguez, que no hay evidencia de que los alimentos o nutrientes particulares provocan directamente una adicción basada en una determinada sustancia. La mala noticia es que, si se asume que la adicción a comer es frecuente, indica que depende de un entorno que fomenta su desarrollo.

De esa forma, “la facilidad de acceso y una amplia exposición a un gran número de alimentos sabrosos (y baratos) -continúa el investigador del CIBERobn-, bien pueden implicar un riesgo elevado de desarrollar una adicción como el comer”.

El experto argumenta que, gracias al trastorno de adicción al juego, “sabemos que tanto un tratamiento individualizado y una prevención estructural –como la reducción del número de salas de juego, la restricción de la publicidad de la promoción de los juegos de azar y el cumplimiento de las restricciones de edad– son eficaces en un gran número de pacientes”.

Fuente: AGENCIA SINC

______________________________________________________

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.