LACTANCIA MATERNA: LA MEJOR OPCIÓN.

Por: María Pilar Gómez Villena, Graduada en Nutrición Humana y Dietética.

Según indica la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, “la lactancia natural es una forma sin parangón de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes; también es parte integrante del proceso reproductivo, con repercusiones importantes en la salud de las madres”.

La lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida, constituye una forma de alimentación inmejorable para los recién nacidos y lactantes sanos, ya que cubre sus necesidades energéticas y de nutrientes, y se adapta a las limitaciones fisiológicas del tubo digestivo de estos durante este periodo, a partir del cual debe introducirse la diversificación alimentaria (Beikost) pero sin abandonar la lactancia materna hasta el segundo año de edad.

La lactancia materna proporciona tanto a la madre como al lactante, una serie de beneficios que se pueden resumir en los siguientes:

- El inicio de la lactancia debe ser precoz, en las primeras horas postparto ya este hecho fomenta el vínculo madre-hijo.

- Puede servir como método anticonceptivo natural, porque la lactancia materna retrasa la ovulación, aunque no es un método 100% seguro.

- Reduce el riesgo de cáncer de mama.

- Favorece la involución uterina; es decir, la lactancia materna ayuda a que tras el parto el útero vuelva a la normalidad en la mayor brevedad posible.

- Facilita la recuperación del peso y la composición corporal previos al embarazo, dado que se utilizan las reservas de grasa para la producción de leche.

En cuanto a los beneficios para el lactante de la toma de leche materna cabe destacar que:

- Cubre la totalidad de sus necesidades energéticas hasta los seis meses de vida.

- Proporciona nutrientes de fácil digestión y biodisponibilidad.

- Es fuente de probióticos que estimulan el desarrollo y crecimiento gastrointestinal, y el sistema inmune, así como la flora microbiana sana.

- Mejora el desarrollo neurológico y visual.

- Protege frente a infecciones, porque constituye la primera inmunización del bebé, especialmente en lugares donde la leche en polvo es cara y corre el peligro de contaminarse con agua no potabilizada.

- Previene la obesidad y futuras enfermedades crónicas.

La OMS y UNICEF, aconsejan que para iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva durante 6 meses, a) la lactancia se inicie en la primera hora de vida; b) el lactante solo reciba leche materna; c) la lactancia se haga a demanda; y d) no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes.

Excepcionalmente, la lactancia materna va a estar contraindicada en situaciones en las que la madre tenga una afectación médica como infecciones víricas, o esté en tratamiento quimioterápico, p.ej.

En conclusión, dadas las amplias ventajas que otorga la lactancia materna, es ineludible promover esta actividad y apoyar desde los servicios de maternidad a las madres para evitar que abandonen la lactancia materna exclusiva, porque a pesar de los beneficios mundialmente demostrados, solo el 39% de los niños menores de seis meses recibieron lactancia materna en 2012 según últimos datos de UNICEF.

____________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

Una mala hidratación al volante puede provocar mareos, fatiga y somnolencia.

El European Hydration Institute (EHI) ha alertado sobre la importancia de mantener una adecuada hidratación mientras se conduce ya que la falta de esta puede provocar mareos, fatiga, dolor de cabeza y somnolencia así como problemas en las funciones cardiovascular y termorreguladora.

 Madrid, 21 de julio de 2014 (medicosypacientes.com/EP)

Durante los meses de julio y agosto se estima que más de 20 millones de personas se desplazarán en España. Por ello es muy importante que durante el viaje se mantenga un nivel adecuado de hidratación además de mantener la alerta constante al volante y no perder en ningún momento la concentración.

“Durante la conducción es importante mantener un nivel óptimo de hidratación, se deben cumplir una pauta específicas al volante que ayudarán a lograr este nivel de hidratación, siendo necesario parar cada dos horas a estirarse e ingerir líquidos. La hidratación al volante es de vital importancia, la falta de hidratación y la fatiga puede aumentar hasta en un 60 por ciento la posibilidad de tener un accidente”, afirma un miembro del Comité Científico Asesor del EHI y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el profesor Lluís Serra-Majem.

Hay que tener en cuenta que con una temperatura normal nuestro cuerpo pierde a diario entre dos y tres litros de agua, sobre todo mediante la orina, pero también por la sudoración. A pesar de esto la activación del aire acondicionado en los coches no siempre es recomendable debido al aire seco que desprende y porque aún así la pérdida de agua puede aumentar en viajes largos.

El total del agua que se pierde durante el día depende de muchos factores como el sexo, la talla corporal, el nivel de actividad física y el tipo de ropa que se lleve, sin embargo el mayor impacto en la pérdida de agua en el cuerpo lo tienen las condiciones ambientales.

Durante un viaje largo, es recomendable combinar la ingesta de agua con otras bebidas como zumos de frutas y hortalizas y bebidas con cafeína, pues estas ayudan a mantener la alerta y evitar así el cansancio y la fatiga que aparecen cuando se está mucho tiempo al volante.

Además, el profesor Lluís Serra-Majem recuerda “es muy importante equilibrar las ingestas y lo que bebemos, con lo que perdemos. Básicamente las pérdidas se producen por la orina, la sudoración o incluso por la transpiración. Mantener el equilibrio nos asegura una buena hidratación”.

Fuente: Médicos y Pacientes

_____________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La obesidad y sedentarismo son el origen de muchas enfermedades.

Gran parte de las enfermedades actuales se debe a un hábito de vida inadecuado y al alejamiento de la dieta mediterránea, según Jara Valtueña, del Grupo de Investigación en Nutrición, Ejercicio y Estilo de Vida Saludable (Imfine) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Jara Valtueña.

La investigadora asegura que unos hábitos de vida inapropiados nos llevan a un «incremento desmesurado del sobrepeso, la obesidad y sus patologías asociadas». A su juicio, la gente debe dar el «salto al cambio de mentalidad: del tratamiento de enfermedades a la prevención».

Para la experta, la base está en unos buenos modelos de prevención, tanto en la aparición de enfermedades como en la prevención de recidivas en caso de tenerlas, y para ello, «los esfuerzos deben centrarse en fomentar hábitos de vida saludables donde la actividad física y la nutrición cumplen un papel fundamental».

De esta manera, es necesario «transmitir y hacer consciente a la población de la importancia de cuidarse uno mismo diariamente con una alimentación variada, equilibrada y moderada realizando actividad física diaria -explica Valtueña-. Como el organismo va cambiando y las demandas no son las mismas, cada grupo de edad necesita cuidarse atendiendo a factores distintos».

Vitamina D

De esta manera, en el niño es importante aumentar la ingesta de determinados nutrientes como las proteínas, el hierro o el calcio, «tan importantes para su crecimiento y desarrollo». Asimismo, les viene bien hacer ejercicio durante 60 minutos diarios, ya que favorece muchos sistemas fisiológicos, como el aumento de la masa muscular y con ello un mayor consumo energético. Por su parte, las niñas, con la menstruación, sufren pérdidas de hierro y el riesgo de osteoporosis se incrementa, por lo que «es necesaria una adecuada ingesta de hierro, calcio y vitamina D», señala .

En los adultos, en cambio, el metabolismo disminuye y se recomienda que se realice diariamente actividad física al menos 30 minutos. Respecto a las personas mayores, «es fundamental vigilar que come», ya que están en riesgo de carencias nutricionales por una baja ingesta, pérdida de apetito, etc. «También hay que educarles para que adquieran el hábito de hidratación constante sin sed», añade la investigadora.

Además, y esto recomendado a todas las franjas de edad, «unos adecuados niveles de vitamina D son necesarios para la formación del hueso, contracción muscular, regular el sistema inmunológico, también participa a nivel neurológico regulando el estrés, la depresión, y se ha relacionado con la prevención del cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares».
En varios estudios llevados a cabo en Imfine a nivel europeo se ha encontrado una «deficiencia de vitamina D en torno a un 80 por ciento entre los adolescentes», incluyéndose los españoles, por lo que «aumentar la ingesta por ejemplo de pescado azul a dos veces por semana y tomar el sol diariamente al menos 15 minutos sin protección solar es recomendable para optimizar su estado», apunta Valtueña.
Fuente: ABC SALUD
__________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Para que los niños vayan andando al colegio hay que concienciar a sus padres.

Los beneficios de que los niños vayan andando al colegio son numerosos. Ahora un estudio, en el que participan investigadores españoles, sostiene que es necesario realizar campañas para convencer a los padres de dichas virtudes. Este trabajo señala, además, la conveniencia de que las distintas administraciones públicas promuevan el desplazamiento activo entre los niños y sus familias. 

Un estudio internacional, en el que participan investigadores de la Universidad de Granada (UGR), demuestra que es necesario realizar campañas para concienciar a los padres de los beneficios de que sus hijos vayan andando al colegio y, además, para trabajar también la percepción sobre la seguridad de los caminos que sus hijos deben seguir.

Hasta ahora, numerosos trabajos han confirmado que desplazarse andando al colegio es un comportamiento que tiene muchos beneficios en la salud de los jóvenes. Por este motivo, los investigadores consideran importante conocer qué factores determinan el hecho de que los adolescentes vayan o no andando al colegio, para promover dicho hábito.

En esta investigación, publicada en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, participaron 1.219 niños de entre 8 y 11 años y 1.007 padres, pertenecientes a 18 colegios distintos de diversos estados de EE UU.

El objetivo fue analizar qué factores determinan el que los niños vayan o no andando al colegio, incluyendo factores sociodemográficos (raza y nivel socioeconómico); factores del ambiente físico (el clima y la calidad de los caminos al colegio en cuanto a que sean propicios para andar o ir en bicicleta); las percepciones de los padres y de los hijos, atendiendo a las barreras que impiden el desplazamiento activo y al apoyo social de que haya más niños vecinos que vayan andando al colegio.

Como apunta Palma Chillón Garzón, profesora del departamento de Educación Física y Deportiva de la UGR y autora principal del proyecto, la investigación concluyó  que las percepciones de los padres ante el hecho de permitir o no a sus hijos que anden al colegio son fundamentales en este comportamiento.

“Por tanto, debemos mejorar la percepción que los padres tienen respecto a la seguridad de los caminos que sus hijos utilizan para ir al colegio, y eliminar así esta barrera paternal”, concluye.

El trabajo señala, además, la conveniencia de que las distintas administraciones públicas promuevan el desplazamiento activo entre los niños y sus familias. 

Referencia bibliográfica:

Palma Chillón, Derek Hales, Amber Vaughn, ZiyaGizlice, Andy Ni y Dianne S Ward. A cross-sectional study of demographic, environmental and parental barriers to active school travel among children in the United States. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity 2014, 11:61 doi:10.1186/1479-5868-11-61

Fuente: UGRdivulga

__________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Más ansiedad y problemas de sueño, primeras consecuencias de la subida de temperaturas en verano.

El aumento de las temperaturas que tiene lugar en los primeros días de verano provoca en todo individuo un esfuerzo corporal para tratar de mantener la temperatura interior acorde con la exterior, lo que puede tener “consecuencias cerebrales” que deriven en un aumento de la ansiedad y en problemas para conciliar el sueño

Madrid, 10 de julio de 2014 (medicosypacientes.com)

Así lo ha explicado el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López Rodríguez, que recuerda que la temperatura externa que el cuerpo necesita para dormir bien es aproximadamente 21 grados y con más calor se produce una hiperactivación del metabolismo para adaptarse y una activación cerebral que da lugar al citado incremento de los trastorno del sueño y la ansiedad.

“Ambos trastornos, ansiedad y falta de sueño, se complementan y se potencian el uno al otro, dando lugar a una espiral que es necesario frenar a tiempo para evitar posibles crisis”, ha asegurado.

No obstante, López Rodríguez reconoce que se trata de un síndrome adaptativo que desaparece a los pocos días de surgir los primeros síntoma. De hecho, aunque en agosto las temperaturas suelen ser más altas que en julio, al principio del verano, “el calor afecta en mayor medida”. “Ahora nos estamos adaptando al cambio de temperatura, mientras que en agosto, ya estaremos más acostumbrados”, ha añadido.

Ante esta mayor irritabilidad o falta de sueño, el vicepresidente de ASEPP aconseja no preocuparse por dormir mal 2 o 3 días por estos motivos ya que “el cuerpo humano está más que preparado para superar esta circunstancia”.

En estos casos, a su juicio lo mejor que puede hacerse es “no empeñarse” en dormir e irse a la cama “solo y exclusivamente cuando tengamos sueño”.

“Dar vueltas en la cama, pensando que no nos dormimos, no hace sino reforzar el sistema de alerta y nerviosismo de nuestro cerebro, con lo que dormir se hace tarea imposible”, según alerta.

Además, insiste en que se trata de una circunstancia temporal que pasará en unos días, salvo en aquellas personas que ya han tenido un trastorno de ansiedad motivado por el calor, en cuyos casos deberán acudir a su médico al notar los primeros síntomas para “evitar cualquier recaída”.

Fuente: Médicos y Pacientes

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Tu barrio cuida de ti.

  • Vivir en zonas que invitan a caminar reduce la incidencia de diabetes y obesidad.

  • Cada vez más estudios demuestran la importancia del entorno físico en la salud humana.

Por: María Valero. > Madrid. 18/6/2014

Vivir en una zona urbana en la que es fácil salir a caminar, donde hay abundancia de comercios de barrio o se puede llevar a los niños al colegio andando o en bicicleta puede ser una buena receta para controlar la obesidad y la diabetes. Cada vez son más los estudios que demuestran la influencia del entorno urbano en nuestra salud y un nuevo trabajo presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Diabetes así lo ratifica.

Marisa Creatore y su equipo de epidemiólogos del Hospital St. Michael de Toronto (Canadá) acaban de presentar sus conclusiones en la reunión científica sobre diabetes que estos días se está celebrando en San Francisco (EEUU).

Entre otras cosas, tras analizar la cuestión durante años en varias áreas metropolitanas del sur de Ontario, Creatore y su equipo concluyen que los barrios más caminables se asocian con una reducción del 7% de la incidencia de diabetes al cabo de 10 años y una disminución de las tasas de obesidad de casi el 10% en el mismo periodo.

En contraposición, los barrios con menos facilidades para salir a caminar, la diabetes y la obesidad se incrementaron en el mismo periodo una tasa del 6% y el 13%, respectivamente.

Según han explicado en alguna ocasión, la definición de un barrio favorable al ejercicio físico integra elementos como la presencia de zonas verdes, escuelas, comercios locales (especialmente donde adquirir frutas, verduras y otros productos frescos), espacios públicos recreativos o centros de salud.

Además, como han explicado en su presentación en San Francisco, influyen otros factores como la interconectividad de las calles y la facilidad para encontrar ciertos servicios a una distancia que se pueda recorrer caminando. En su estudio, además, se tuvo en cuenta la salud de los participantes de inicio, para descartar que las personas más sanas tiendan a elegir para vivir barrios más sanos y eso hubiese podido influir en los resultados.

“El modo en que construimos nuestras ciudades importa en términos de salud”, ha señalado por su parte Gillian Booth, otro de los investigadores de este equipo. “Ésta es una pieza del puzzle en la que podemos intervenir. Como sociedad hemos desterrado la actividad física de nuestras vidas, mientras que cada oportunidad que tengamos para ir a la tienda de la esquina, llevar a los niños andando al colegio o sacar al perro a pasear puede estar influyendo en nuestro riesgo de desarrollar diabetes o sobrepeso”.

En el estudio que acaban de dar a conocer, los beneficios del entorno físico sólo se apreciaron en los grupos de edad más jóvenes, pero no en los mayores de 65 años, una cuestión a la que de momento no han dado una explicación.

Cada vez más investigaciones ahondan en esta relación entre la salud y el entorno físico en el que vivimos. Algunos estudios, por ejemplo, han demostrado que vivir cerca de áreas verdes mejora parámetros como la ansiedad, la calidad de sueño o la tasa de partos prematuros.

Fuente: EL MUNDO SALUD

________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.