Nuestro año sin azúcar – Una gran aventura familiar.

Por: Eve O. Schaub

Érase una vez una época en la que yo era sana – o al menos pensaba que lo era. 

Naturalmente me faltaba la energía suficiente para terminar el día, pero con todos los anuncios en la televisión promocionando bebidas energéticas para las masas cansadas de los Estados Unidos, siempre asumí que yo no era la única que sufría. Y, por supuesto, todo el mundo en mi familia temía las temporadas de resfriados y gripe, pero también pensé que al llegar enero, todas las personas desarrollan algún tipo de enfermedad. 

Al menos eso es lo que pensaba hasta que empece a escuchar nueva información inquietante, sobre los efectos del azúcar. Según varios expertos, el azúcar es lo que está causando que muchos estadounidenses tengan sobrepeso y enfermedades. Cuanto más pensaba en ello, esta nueva información empezó a tener sentido para mí – un montón de sentido. Uno de cada siete estadounidenses tiene síndrome metabólico. Uno de cada tres estadounidenses es obeso. La tasa de diabetes se ha disparado y las enfermedades cardiovasculares son la causa de mortalidad número uno de Estados Unidos. 

Según esta teoría, todas estas enfermedades y muchas otras se pueden asociar con la presencia de este gran tóxico en nuestra dieta … el azúcar. 

Una idea brillante 

Tomé todo este conocimiento recién descubierto y formulé una idea. Quería ver cuan difícil sería para nuestra familia – mi marido, nuestras dos hijas (de 6 y 11) y yo – pasar todo un año sin consumir alimentos con azúcar añadido. Cortamos de nuestra dieta cualquier alimento con azúcar añadido, ya fuera azúcar de mesa, miel, melaza, jarabe de maple, agave o zumo de frutas. También se excluyó cualquier cosa hecha con edulcorantes o alcoholes de azúcar. A menos que la dulzura fuese original en el alimento (por ejemplo, una pieza de fruta), no lo comeríamos. 

Una vez que empezamos a buscar, encontramos el azúcar en los lugares más increíbles: tortillas mexicanas, salchichas, caldo de pollo, ensaladas preparadas, fiambres, galletas, mayonesa, tocino, pan, e incluso en comida para bebés. ¿Por qué añadir toda esta azúcar? Para hacer estos artículos más agradables al paladar, preservar por más tiempo los alimentos, y abaratar la producción de alimentos envasados. 

Llámenme loca, pero evitar azúcares añadidos durante todo un año me parecía una gran aventura. Tenía curiosidad de lo que sucedería. Quería saber cuan difícil iba a ser y qué cosas interesantes podrían suceder. ¿Cómo iba a cambiar mi forma de cocinar y hacer compras? Después de haber realizado mi investigación estaba convencida que eliminar el azúcar nos haría a todos más saludables. Lo que no esperaba fue cómo el hecho de no comer azúcar me hizo sentir mucho mejor de una manera muy real y tangible

Un año sin azúcar más tarde… 

Era sutil, pero perceptible: cuanto más tiempo pasaba sin comer azúcar añadido, me sentía mejor y con más energía. Y por aquello de las dudas, algo que sucedió confirmó la conexión entre dejar el azúcar añadido con sentirme mejor: el cumpleaños de mi marido. 

Durante nuestro año de NO azúcar, una de las reglas era que como familia, podríamos tener al mes, un postre con contenido de azúcar y si era el cumpleaños de alguno de los miembros de la familia, este lo podía elegir.Por septiembre ya notamos nuestros paladares cambiados y poco a poco, empezamos a disfrutar menos de nuestro postre mensual. 

Pero cuando nos comimos el decadente pastel de varias capas con crema de plátano que mi marido había elegido para la celebración de su cumpleaños, yo sabía que algo nuevo estaba ocurriendo. No sólo no me gustó mi trozo de pastel, sino que ni siquiera la pude terminar. Tenía un sabor extremadamente dulzón para mi paladar ahora sensible, hizo que mis dientes dolieran, mi cabeza comenzó a latir con fuerza y mi corazón empezó a acelerarse… Me sentía muy mal. 

Estuve tumbada en el sofá con la cabeza apunto de estallar, durante una hora antes de empezar a recuperarme. “Caray”, pensé “El azúcar siempre me hizo sentir mal, pero debido a que estaba en todas partes, nunca lo relacioné”. 

Después de que nuestro año sin azúcar añadido terminara, conté las ausencias de mis hijos en la escuela y las comparé con años anteriores. La diferencia fue dramática. Mi hija mayor, Greta, pasó de 15 ausencias en el año anterior, a sólo dos

Hoy en día, habiendo pasado ese año, la forma en que comemos es muy diferente. Apreciamos el azúcar en cantidades drásticamente más pequeñas, lo evitamos en los alimentos diarios (en los que no debería estar en primer lugar), y guardamos el postre para momentos muy particulares. Mi cuerpo parece estar dándome las gracias por ello. No me preocupo por quedarme sin energía. Y cuando aparece la temporada de gripe, ya no siento la necesidad de esconderme con mis hijas debajo de la cama. Si nos enfermamos sabemos que nuestros organismos están mejor equipados para luchar, nos enfermamos menos y nos recuperamos más rápidamente. Para mi sorpresa, después de nuestro año sin azúcar, todos nos sentimos más sanos y fuertes. Y eso no es nada despreciable.

Fuente: everydayhealth.com

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Algún día todos vestiremos moda limpia.

Un cuento futurista sobre la moda sostenible 

Estas son las prendas que utilizaban hace 50 años-explicaba la guía del Museo del Traje, dirigiendo su dedo hacia la ropa que se exponía tras unos cristales- Hoy han desaparecido, sólo podemos verlas en museos como este. Ya no nos vestimos así. En aquellos tiempos, usaban prendas perecederas, de baja calidad, cuya fabricación suponía un tremendo impacto ambiental y social. Se compraban ropa, aunque no la necesitasen, había un consumo acelerado y masivo, y uno de los pasatiempos en su tiempo libre era ir de compras. Para que os hagáis una idea, os contaré que, para producir el algodón de una simple camiseta, hacían falta 2.700 litros de agua.

Estas empresas textiles emitían el 20% de las sustancias tóxicas a los ríos y mares y provocaban el 10% de las emisiones de dióxido de carbono global, debido a la deslocalización de la industria. Además de ser una industria contaminante, empleaba mano de obra de allende sus fronteras, a la que pagaba un salario injusto, fomentando una cadena de esclavitud en los países pobres. Había mujeres y niños que trabajaban de 12 a 20 horas al día sin salir de un cuarto. Por eso surgió un movimiento que se llamó Slow Fashion.

- ¿Moda lenta? -preguntó uno de los jóvenes del grupo.

-Fue un movimiento de pioneros que abogaba por hacer las cosas de otra manera-respondió la guía- Hablaban de innovación, de cambios en la producción y el consumo de ropa. Unas personas que querían algo nuevo, buscaban un despertar de los consumidores y la industria para que todo fuera más humano, menos agresivo con el planeta y más real -puntualizó con su voz clara y potente, dejando entrever un leve tono de entusiasmo – Gracias al ingenio asombroso de unos cuantos, floreció un concepto nuevo, más evolucionado, que exploraba ideas y soluciones en todo el mundo, para acabar con esos impactos glocales. Gracias a ellos hablamos de esto en pasado.

Mientras seguían la explicación de esa historia de la moda, muchas cabezas dirigían sus ojos a los cristales que protegían aquellas prendas que portaban toxicidad y dolor. Los jóvenes alumnos de la escuela de diseño iban mirando las vitrinas y alguno comentó: “entonces la humanidad se vestía con sustancias químicas adheridas a su cuerpo”. La guía sonrío para sí y se dirigió a una gran pantalla.

-En está pantalla podéis ver alguna de aquellas acciones que provocaron los cambios, y qué permitieron, que hoy, la ropa que llevamos esté limpia de sustancias químicas, no contamine y se haga de una forma justa. Vosotros, futuros diseñadores, debéis conocer cómo ha sido la historia de la moda, y cómo un día, felizmente, despertamos; al principio los cambios fueron lentos, parecía que tardaría mucho en producirse, pero al final, fue más rápido de lo que ellos creían y todo se ordenó y armonizó. En este Museo se celebraron unas jornadas que se titulaban Moda +Sostenibilidad innovación = Evolución, organizadas por una plataforma que se llamaba Slow Fashion Spain, creada por una de esas pioneras de las que os hablé antes, Gema Gómez. Realizaron una serie de conferencias llenas de términos que hoy ya no utilizamos porque no los necesitamos: Ecodiseño, Economía Humanizada, Tejidos Ecológicos Certificados, Innovación en Procesos y en Ideas, Nuevos Modelos de Consumo, Mujer, Creación de Redes, etc., Querían crear nuevas formas de encarar el mundo, de contribuir al bien común por el camino de la creatividad, el ingenio y el valor para no darse por vencido.

-Al final lo lograron-dijo una chica del fondo.

-Como he dicho, fue un camino de pequeños pasos, de lucha por cada logro, pero ellos se empeñaron en dar lo mejor de sí mismos y luchar por lo que creían, era una alternativa que buscaba crear un mundo mejor. Sabían que la moda, como se entendía entonces, estaba obsoleta, y que había que inventar algo nuevo, un sistema que generará riqueza para todos, marcas, trabajadores y consumidores, y que nadie tuviera que sufrir para el beneficio de unos pocos, y con ese esfuerzo se levantaban todos los días. Hubo un doctor que dijo “Somos exploradores en busca de ampliar el espacio de las soluciones que todo diseñador ha de encontrar”. Se llamaba Manuel Quirós y hablaba de biomímesis, y, además era profesor de diseño.

Si quieres ver cómo contribuimos entre todos a que este cuento se haga realidad no te pierdas la III Jornada de Moda Sostenible que organiza Slow Fashion Spain en el Museo del Traje de Madrid los próximos 25 y 26 de abril. Un evento anual que pretende seguir despertando el interés y la acogida que lograron las pasadas ediciones. Para ello Slow Fashion Spain ha reunido a un elenco de profesionales y expertos del sector, tanto nacionales como internacionales, que debatirán sobre los caminos que debe tomar la industria de la moda sino quiere devorarse a sí misma.

¿Te parecen razones suficientes para no perderte la jornada?
 
Sigue lo que se cuece en las semanas previas al evento y todos los acontecimientos en tiempo real en twitter con el hashtag #ModaSostenibleMT en @slowfashionsp y el evento en Facebook
___________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.



España podría ahorrar más de 8.000 millones al año con una mejor atención a los crónicos.

  • Cáncer, diabetes, enfermedades cardiacas y respiratorias suponen el 75% del gasto.

  • Un informe advierte de que, sin cambios, el gasto podría crecer hasta los 100.000 millones.

Por: María Valerio.

El 75% de los recursos sanitarios en España se los comen las enfermedades crónicas. Sólo cuatro de ellas, cáncer, diabetes, patologías respiratorias y cardiovasculares son responsables del 90% de las muertes y, pese a ello, la atención a los crónicos sigue siendo más un leit motiv de buenas intenciones que una realidad en la planificación y organización de los recursos. Un informe propone ahora cómo ahorrar de 8.000 a 12.000 millones de euros al año con medidas concretas e iniciativas que ya están funcionando en algunas CCAA.

El Informe Cronos: hacia un cambio de paradigma en la atención a enfermos crónicos, que se presenta este jueves en Madrid, ha sido encargado por los laboratorios Lilly y elaborado por la consultora The Boston Consulting Group, que ha contado para ello con un comité científico asesor.

Si nada cambiase de aquí a 2020 en el modo de atender a estos pacientes (más de 19 millones ya en la actualidad), y teniendo en cuenta predicciones sobre envejecimiento de la población y (malos) hábitos de vida, los autores del estudio auguran que los costes de la cronicidad para las arcas públicas podrían ascender a 98.000 millones de euros anuales. “No quiere decir que no se pueda mejorar también en otras áreas, pero teniendo en cuenta que ésta representa el 75% del sistema de salud creemos que es ahí donde se deben aunar esfuerzos”, explica a EL MUNDO Paulo Gonçálvez,director ejecutivo de la consultora y uno de los autores; “no es sólo cuestión de ahorrar, sino de medidas que -además- aporten valor al sistema”.

Ese enorme gasto no va ligado sólo a las hospitalizaciones (que es una de las porciones más grandes del pastel) sino a otros costes indirectos, como las pérdidas de productividad laboral de hasta el 40% por culpa de bajas e incapacidades.

Ejemplos concretos

Sin embargo, los autores no se limitan a hacer una fotografía actual de la situación, sino que con diversos ejemplos nacionales e internacionales tratan de demostrar que “la reforma de la atención a la cronicidad es posible y se basa en una prestación sanitaria enfocada en la mejora de los resultados de salud de los pacientes y en un uso eficiente de los recursos disponibles”.

Entre los autores del informe figuran Josep María Argimón, director de la Agencia de Calidad de Cataluña; Joan Escarrabill, del programa de Atención a la Cronicidad del Hospital Clínic de Barcelona; Luos Manzano, coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Joan Carles Marcha, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y Roberto Nuño, director del Instituto de Innovación Sanitaria O+Berri del País Vasco.

Para demostrar que los modelos innovadores de gestión del paciente crónico no sólo mejora la salud de estas personas, sino que puede ser una importante fuente de ahorro, los investigadores eligen cuatro grupos de enfermedades concretas para citar ejemplos concretos de éxito. Concretamente, la diabetes, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la insuficiencia cardiaca y las enfermedades osteoarticulares”.

“Hay ejemplos en algunas Comunidades de iniciativas concretas, pero son iniciativas sueltas, en algunos casos sólo programas piloto. Es necesaria una mayor integración, todos tienen que hacer más”, apunta Gonçalvez.

El paciente, protagonista

La diabetes, por ejemplo, representa ya el 8,2% del gasto sanitario total (casi 6.000 millones de euros) y la predicción habla de más de 8.000 millones en el año 2020. Con algunas iniciativas que ya se han probado con éxito en EEUU, dirigidas a facilitar a los pacientes el acceso al diagnóstico (con dispositivos de medición de glucosa fácilmente accesibles a un precio asequible), los investigadores calculan que podrían ahorrarse unos 750 millones. Es decir, en torno al 9% de lo calculado para 2020.

En el caso de la EPOC, una combinación de medidas contra el tabaquismo (principal factor de riesgo de esta enfermedad pulmonar) y una gestión individualizada de los pacientes (con programas de rehabilitación y más protagonismo de la atención domiciliaria) podrían ahorrarse otros 500 millones adicionales.

Para la insuficiencia cardiaca (que afecta a más del 16% de los mayores de 75 años), los autores del informe proponen una serie de medidas de telemedicina con apoyo directo de una enfermera gestoraque permitirían al sistema de salud ahorrarse casi 2.000 millones de euros.

A ellos habría que sumar los más de 200 que proponen de ahorro en el campo de las patologías osteoarticulares gracias a programas de identificación precoz de los pacientes con mayor riesgo de fracturas por fragilidad y mediante la formación de pacientes que ya han sufrido una fractura para evitar nuevos eventos en el futuro.

Además de las experiencias internacionales, el informe también menciona ejemplos concretos puestos en marcha por algunas comunidades, como el DE-Plan del País Vasco para la prevención de la diabetes, la figura del paciente experto en Cataluña o las unidades específicas pre y post quirúrgicas en Andalucía o la Comunidad de Madrid.

Como ellos mismos concluyen, “las experiencias orientadas a la contracción del gasto mediante la gestión cortoplacista de los recursos sanitarios” se han demostrado “insostenibles”. A cambio, recomiendan, es hora de establecer ya un sistema proactivo (diseñado a prevenir hospitalizaciones innecesarias), de la mano de un paciente activo, informado y partícipe de su propia gestión de la salud.

“En el entorno de contracción económica en que se encuentra España, el foco en resultados de salud resulta clave para coordinar la calidad asistencial y el uso de los recursos de que dispone el sistema”, concluyen.

Fuente: EL MUNDO SALUD

__________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Tertulia sobre meditación clínica.

¿Qué dice la Ciencia del Siglo XXI sobre el milenario arte de la meditación?

¿Cómo te puede ayudar la meditación para incrementar el control sobre los determinantes de tu salud?

¿Qué puede aportar la práctica de la meditación  para desarrollar y fortalecer habilidades y capacidades personales para actuar sobre tu salud?

Estas serán algunas de las cuestiones que trataremos en la Tertulia sobre Meditación Clínica que tendrá lugar el viernes 11 de abril de 2014 a las 19:00h en el Casal de la Pau (Calle En Llopis, 4 – 46003  Valencia)

Entrada libre hasta completar el aforo.

En la tertulia intervendrán:

Aigo Seiga Castro, Maestro Zen certificado por la escuela budista Zen Soto (Japón). Máster en estudios budistas (con distinción) por la Universidad de Sunderland (Reino Unido). Profesor de budismo en la Cátedra de las Tres Religiones (Universidad de Valencia).

Ángel Escudero Villanueva, Coordinador Médico de la Unidad de Medicina Psicosomática del Hospital Quirón Valencia. Miembro Fundador de la Sociedad Española para la Promoción Integral de la Salud.

______________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Un programa de ejercicio disminuye la apnea en jóvenes con sobrepeso.

Por: Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio logran reducir este grave problema de salud mediante un programa de entrenamiento físico realizado a 60 niños y adolescentes de entre 10 y 18 años.

Los expertos advierten, en un trabajo publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños obesos padecen apnea del sueño.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio de Granada han demostrado que un programa de ejercicio llevado a cabo en niños y adolescentes con sobrepeso ayuda a disminuir considerablemente la apnea y a mejorar la calidad del sueño.

Este trabajo, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, advierte de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños y adolescentes obesos padecen apnea del sueño, un grave problema de salud pública que afecta su función neurocognitiva, comportamiento, sistema cardiovascular y alteraciones metabólicas y del crecimiento.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos trabajaron con una muestra formada por 60 niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años, que acudieron a la consulta de Endocrinología por tener obesidad en los Hospitales San Cecilio y Virgen de las Nieves de Granada, además de 12 centros de salud de la capital. Todos tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25.

Un año de intervención

A todos ellos se les realizó un programa de intervención de 12 meses de duración, consistente en tres sesiones a la semana, independiente de la hora semanal de Educación Física que los niños realizan en el colegio. El programa incluía juegos colectivos, deportes aeróbicos y alternativos, ciclismo y senderismo.

La autora principal de este trabajo, Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada, advierte del “enorme problema epidemiológico” que supone en la actualidad la obesidad infantil, “ya que conlleva una serie de problemas de salud muy graves como una baja autoestima, diabetes tipo 2, hipertensión o apnea del sueño, propios de una edad más adulta. No estamos hablando de que la obesidad infantil les pueda causar problemas de mayores: es que esos problemas ya los tienen siendo pequeños”, apunta la investigadora.

Aguilar destaca que este programa “no ha consistido en poner a régimen a los niños, sino en distribuir las comidas mejor a lo largo del día y en realizar ejercicio varias veces por semana, además de dar unas pautas a los padres para que restrinjan el consumo de hidratos de carbono a sus hijos”.

La catedrática afirma que muchas de las madres que participaron en este estudio “nos indicaban que sus hijos roncaban al dormir. Nosotros, mediante la realización de una batería de pruebas como una polisomnografía y un cuestionario de calidad del sueño, comprobamos que no se trataba de ronquidos, sino de una apnea, pequeñas paradas respiratorias derivadas de su sobrepeso que pueden suponer un grave problema de salud”.

Referencias bibliográficas:

Influencia de un programa de actividad física en niños y adolescentes obesos. Evaluación del estrés fisiológico mediante compuestos en la saliva. Protocolo de estudio Aguilar Cordero, M.J.; Sánchez López, A.M.; Padilla López, C.A.; González Mendoza, J.L.; Mur Villar, N.; Perona, J.S.; Hermoso Rodríguez, E. Nutrición Hospitalaria 2013; 28(3) : 705-708

Síndrome de apneas-hipoapneas del sueño y factores de riesgo en el niño y el adolescente; revisión sistemática M. J. Aguilar Cordero, A. M. Sánchez López, N. Mur Villar, I. García García y R. Guisado Barrilao Nutrición Hospitalaria 2013; 28(6):1781-1791

En el siguiente enlace puede ver un vídeo sobre esta investigación, elaborado por la Unidad de Cultura Científica de la UGRhttp://sl.ugr.es/068V

Contacto:
Mª José Aguilar Cordero
Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada
Teléfono: 958 24 28 97
Correo electrónicomariajaguilar@telefonica.net

Fuente: Universidad de Granada

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

El deporte ayuda a combatir los dolores y mejora la calidad de vida de los pacientes con enfermedades reumáticas.

Los expertos, reunidos en el I Encuentro de la Liga Reumatológica Española, han incidido en la importancia de la actividad física y del deporte en el manejo de las enfermedades reumáticas, sobre todo en mantener la calidad de vida de los pacientes, combatir los dolores y evitar el anquilosamiento

Madrid, 4 de abril de 2014 (medicosypacientes.com)

El ejercicio y la práctica deportiva mejoran de forma significativa la calidad de vida del paciente con alguna enfermedad reumática, ya que sus beneficios van más allá de los puramente físicos, según han acordado los expertos en el 1er Encuentro LIRE 2014 Proyecto “Tú También Puedes, El deporte y las enfermedades reumáticas”.

“Se ha constatado que son beneficiosos para la ansiedad y la depresión, el ritmo y la calidad del sueño y la valoración global de la enfermedad por parte del paciente”, comenta el Dr. Pedro Zarco, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcón y coordinador del Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER), que participa en el encuentro.

La presentación del proyecto, que ha corrido a cargo de D. Benito Martos, presidente de la Liga Reumatológica Española (LIRE), y de Pedro Plazuelo, presidente de Coordinadora Española de Asociaciones de Espondilitis (CEDAE), y de D. Santiago Muñoz, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), se ha llevado a cabo dentro del marco de unas jornadas que se han celebrado hoy en Madrid y donde se han dado cita los especialistas implicados en el tratamiento de las enfermedades reumáticas y los pacientes que las sufren.

Durante la reunión, se han debatido aspectos relativos a la importancia de la actividad física y del deporte en el manejo de la enfermedad, sobre todo en mantener la calidad de vida de los pacientes. El Dr. Zarco ha sido el encargado de comentar el efecto de la actividad física y el deporte en las enfermedades reumáticas y ha recordado que tan sólo un tercio de los pacientes con enfermedades reumáticas realiza ejercicio de forma habitual, es decir, unos tres días a la semana.

Los beneficios son múltiples, pero básicamente, el reumatólogo los resume en, ayuda a mantener y mejorar la calidad del hueso, el músculo y las articulaciones, disminuye el dolor y la rigidez, mejora la movilidad articular y la situación funcional, aumenta la fuerza muscular y la masa ósea y reduce el riesgo de caídas, mejora la forma física, reduce la tensión arterial y el sobrepeso, mejora el perfil lipídico y la composición corporal y disminuye el riesgo cardiovascular

A Josechu Elosúa, que le diagnosticaron hace más de 20 años espondilitis anquilosante, el deporte le ha dado la vida. “Si no hubiese hecho deporte, estaría en una silla de ruedas. El ejercicio físico regular me ha dado movilidad, elasticidad y ganas de seguir para adelante”.

La vida de Juan Vázquez también gira en torno al deporte. “El ejercicio es el principal remedio a mis problemas con la enfermedad, no sólo me sirve para aliviar los dolores, sino que también me hace salir de casa y evitar pensar en ella. La espondilitis anquilosante es una enfermedad complicada, porque es muy dolorosa; así que salir a correr, a nadar o a montar en bici. Todo esto te despeja la mente y también te hace olvidar un poco los males que sufrimos”.

El nadador Jacobo Parages coincide con sus colegas deportistas al señalar que para él el deporte es una de las principales razones para que la enfermedad no le pueda, “para conseguir combatirla y ser más fuerte que ella. Para mi nadar alivia mis dolores, evita el anquilosamiento y, sobre todo, oxigena mi mente, algo fundamental cuando se tiene una enfermedad crónica, como la espondilitis anquilosante”.

Juan Pablo no lleva un ritmo de entrenamientos tan pautado como el de sus compañeros, pero desde hace años practica senderismo. “Físicamente, impide la tendencia al anquilosamiento, ampliando el movimiento articular todo lo posible, es como una manera de estar preparado para un futuro incierto y psicológicamente, es una gran ayuda emocional, te hace más fuerte emocionalmente para superar la enfermedad, mejora las sensaciones y se descubren otras nuevas”.

Percepción de la enfermedad

El Dr. Pedro Zarco recuerda que un aspecto fundamental de la enfermedad en los pacientes reumáticos y especialmente en la patología reumática crónica es la percepción de la enfermedad por el propio enfermo y la repercusión que ello provoca sobre su calidad de vida. “Según estudios recientes, se ha podido comprobar que el ejercicio aeróbico regular puede ser eficaz para reducir la inflamación crónica. Estos resultados todavía son muy preliminares y no se dispone de información suficiente respecto al tipo, intensidad y frecuencia de los ejercicios y su aplicación a patologías concretas”.

Asimismo el reumatólogo apunta a que “la incorporación de pautas de ejercicio al tratamiento del paciente reumático no implica, inicialmente, la modificación de la terapia farmacológica que está recibiendo. Sin embargo, la mejoría de estos parámetros, en los que puede contribuir el ejercicio, sí puede motivar el ajuste del tratamiento”.

Así, las recomendaciones sobre el deporte se deben adaptar a cada enfermedad, al estado evolutivo, a la situación específica de cada paciente y a su experiencia previa con el ejercicio o la práctica deportiva. Como norma general y especialmente en aquellos pacientes que no han realizado ejercicio previamente, “es muy importante comenzar de forma progresiva con un ejercicio suave de forma regular e ir incrementándolo y modificándolo según tolerancia y preferencias del enfermo, valorando el grado de cumplimiento y las dificultades que se puedan presentar para su ejecución. Por eso, la relación del médico con el paciente es fundamental para comentar aspectos relativos a la relevancia del ejercicio en su patología concreta, para aportar las pautas generales iniciales de ejercicio adaptadas a cada caso, así como la valoración del cumplimiento, su eficacia y las posibles soluciones a las barreras que se presenten”, asegura el reumatólogo.

El Proyecto “Tú También Puedes” está impulsado por la Liga Reumatológica Española (LIRE) y la Fundación Josechu Elosúa y tiene como objetivo potenciar la práctica del deporte en pacientes con enfermedades reumáticas. “Este proyecto queremos llevarlo por todo el territorio Español, con el apoyo de nuestras asociaciones. Durante todo el año iremos informando las fechas y las ciudades en las cuales presentaremos el proyecto y así  poder convencer a los enfermos reumáticos de todas las patologías de que el deporte puede ser una ayuda para convivir mejor con su enfermedad. En 2014 nos centraremos en enfermos de espondilitis y el próximo lo dedicaremos a otras de nuestras patologías”, indica Benito Martos, presidente de LIRE.

Fuente: Médicos y Pacientes

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

¿Cómo elegir el mejor chocolate?

Por: María Valero

  • Los beneficios del cacao no siempre se pueden extrapolar a los chocolates industriales.

  • Negro, sin leche, ni azúcares añadidos, los que más propiedades antioxidantes conservan.

Seguro que está cansado de oír hablar de las bondades del chocolate, de su rica composición en antioxidantes que favorecen la salud cardiovascular, reducen la tensión o mejoran el colesterol. Sin embargo, a la hora de ir al supermercado no siempre es fácil elegir entre los porcentajes de cacao, los reclamos de sin azúcares añadidos o las largas listas de ingredientes. Le ofrecemos algunas pistas para facilitarle la compra del chocolate más saludable, aunque los expertos recuerdan que las propiedades antioxidantes del cacao no siempre llegan intactas al consumidor debido a los numerosos procesos industriales al que es sometido hasta llegar a nuestro paladar.

En términos generales, el chocolate más beneficioso para la salud es el que tiene en su composición “mayor porcentaje de sólidos de cacao”, explica el catedrático Emilio Martínez de Victoria, director del Instituto de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada. “La semilla del cacao contiene las pepitas rodeadas de grasa, y ésta no contiene estos antioxidantes”, aclara este especialista.

Así que el consumidor deberá buscar en la etiqueta el porcentaje de cacao sólido y no de manteca de cacao, y huir también de azúcares añadidos o leche. “Las proteínas de la leche interfieren con el potencial efecto saludable de los antioxidantes del cacao“, añade por su parte Alfonso Carrascosa, especialista en Biotecnología de los Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). “Desde el punto de vista de la salud, el chocolate más saludable es el chocolate negro, sin proteínas de origen lácteo”.

Entre los compuestos fenólicos del chocolate destacan sobre todo los flavonoides (como la epicatequina), con fuertes propiedades antioxidantes, “pero que no actúan en presencia de las proteínas lácteas”, insiste el especialista del CSIC. Esos antioxidantes también se encuentran en frutas, verduras, té, vino o aceite de oliva, por lo que Carrascosa recuerda que no hay que considerar el chocolate “un medicamento, y hay que tener en cuenta que todos sus beneficios son potenciales”. Además, esos nutrientes disponen de un cierto porcentaje de biodisponibilidad, por lo que no pasan al cien por cien al torrente sanguíneo. De hecho, algunos ingredientes del cacao (como las procianidinas) que sí han demostrado beneficios en estudios in vitro, son prácticamente inactivas en el organismo porqueno son bien absorbidas por el intestino.

Como explicaba recientemente en una entrevista al diario The Washington Post Jo Ann Mason, especialista de la Universidad de Harvard (EEUU) a punto de iniciar un estudio sobre el chocolate, gran parte de los flavonoides del cacao se destruyen durante el procesado industrial para fabricar el chocolate.

Una idea en la que coincide Roberto Verna, especialista de la Universidad de la Sapienza (en Roma, Italia) y autor de Historia y Ciencia del Chocolate (publicado en la revista Malasyan Journal of Pathology en 2013). “El chocolate no es un fármaco y no debe ser considerado como tal. El porcentaje de cacao es importante, pero no es el único factor a tener en cuenta. La calidad del cacao, de dónde proceda y cómo se procese también influyen“, indica el investigador italiano a EL MUNDO. “Los flavonoides y las vitaminas que le confieren al cacao sus propiedades saludables son termosensibles, así que el proceso industrial para obtener una pasta de cacao suave y fluida debe manejarse con cuidado”.

De hecho, los estudios en los que los beneficios del cacao para la salud han sido más evidentes se han llevado a cabo en poblaciones índigenas, con un alto consumo diario de cacao (que no de chocolate industrial). Son famosos los trabajos del doctor Norman Hollenberg, de la Universidad de Harvard (EEUU) con los indios Kuma de Panamá, entre quienes se apreció un significativo descenso de patologías cardiovasculares, cáncer, demencias y otras enfermedades occidentales. Y como señalaba el propio Hollenberg en una revisión en la revista Circulation la mayoría de los efectos del cacao no son aplicables al chocolate” -pese a que varios estudios han desvinculado este alimento de la obesidad y los problemas de peso-.

Precisamente por esto, a la hora de elegir en el supermercado, el consumidor debería optar preferiblemente por chocolates sin azúcares añadidos, aunque como admite Carrascosa es habitual que incluso en estos los fabricantes añadan algún tipo de saborizante para restarle la sensación de amargor propia del cacao. “Cuanto mayor es el porcentaje de cacao, mayor es el amargor“, aclara Martínez de Victoria.

Carrascosa recuerda que fueron los franceses los primeros en añadir azúcar al cacao para restarle su típico amargor. Además, añade, en términos generales es un alimento muy seguro, que prácticamente no caduca y es difícil que transmita enfermedades precisamente porque sus altos niveles de antioxidantes actúan a modo de microbicidas, protegiendo a la planta del cacao en la naturaleza.

Los Incas y los Mayas consideraban el xocolat una bebida de dioses, capaz de dar vigor y energía a sus soldados durante horas y cuentan que Moctezuma podía llegar a beber docenas de tazas de cacao al día para aumentar su virilidad.

Fuente: EL MUNDO SALUD

___________________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.