Una boca sana en los bebés.

Por: Fátima González Galván, médico – odontólogo

Ojalá nuestros hijos no tuvieran que pasar por un dolor de muelas, por una anestesia dental o por una mala experiencia en el dentista. Las nuevas generaciones no deberían pasar por lo que sus padres pasaron.

Hoy en día, la Odontología está cambiando. Sabemos que la caries es una enfermedad 100% controlable si se conocen los factores de riesgo que la ocasionan, y cada vez somos más los odontólogos que creemos firmemente que más vale prevenir que curar. Pero para lograr este objetivo debemos empezar desde muy temprano. Por ejemplo, ¿sabes que la boca de los bebés no contiene bacterias cariógenas cuando nacen? El problema es que se puede contaminar antes incluso de que le salga el primer diente sobre los seis meses de edad.

La principal fuente de bacterias que ocasionan las caries en los bebés es la saliva de madres, padres y cuidadores. Si además éstos tienen antecedentes de alto riesgo de caries, serán más propensos a presentar altos niveles de bacterias en su saliva poniendo a sus hijos en mayor riesgo de desarrollar caries precoces en la infancia.

Consejos para que el bebé tenga una boca sin bacterias el máximo tiempo posible:

  • No compartir utensilios con el bebé (cubiertos, cepillos…) especialmente los primeros dos años de vida.
  • No limpiar con nuestra boca el chupete si se ha caído al suelo.
  • No enfriar la comida soplando directamente en la cuchara o en el plato.
  • No dar besos en la boca de los bebés.
  • No permitir que las mascotas laman la cara del bebé.

Además, una buena limpieza oral es el factor más importante para evitar las caries y las enfermedades de las encías.

Mientras más temprano empecemos con la higiene bucal del bebé, mejor, ya que durante los primeros meses de vida disfruta del masaje y manipulación de su boca.

  • Comenzar la limpieza de las encías desde el nacimiento, una vez al día utilizando una gasa húmeda o la punta de un pañito limpio humedecido con agua. Para esta limpieza, se puede aprovechar el momento del baño.
  • Será “obligatorio” con la salida del primer diente de leche (sobre los seis meses de edad). Es recomendable realizar esta limpieza una vez por la mañana y otra por la noche.
  • En niños de un año o más, ya se puede utilizar un cepillo de dientes acorde a su edad. Al principio lo usaremos sin pasta pues no saben enjuagarse y se la pueden tragar.
  • Y ¡muy importante! NO ENDULZAR EL CHUPETE CON AZÚCAR, ZUMOS O MIEL.

____________________________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal https://promocionintegraldelasalud.wordpress.com/aviso-legal/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s