EL ritual de la última cama.

Por: Agustín Domingo Moratalla

Profesor de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Valencia.

http://marineroet.blogspot.com/

Fuente: http://www.lasprovincias.es/v/20111125/opinion/ritual-ultima-cama-20111125.html

(25-11-2011)

El Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia acogió el pasado miércoles una interesante jornada de estudio sobre los problemas éticos del sistema sanitario. La iniciativa partió de los miembros del Comité de Ética Asistencial de la zona 5 que recibe el nombre Hospital Clínico/Malva-rosa. Precisamente ese día se cumplían veinte años de nuestra existencia como grupo de profesionales, expertos y ciudadanos interesados en la mejora permanente de las buenas prácticas en el conjunto del sistema socio-sanitario.

A la jornada asistieron más de doscientas personas, alumnos y miembros de otros comités de ética, algunos profesionales y ninguna autoridad. Como sucede en estas iniciativas cívicas, la ausencia de ayudas no impidió la realización de un acto formativo en el que profesionales sanitarios de distintas generaciones, economistas, juristas y especialistas en bioética planteáramos abiertamente las reformas más urgentes.
Cuando programamos la fecha desconocíamos el programa de limitación del gasto sanitario y farmacéutico que pocas horas antes se anunciaba el presidente de la Generalidad de Cataluña. Tampoco lo hicimos para contribuir a una aplicación sensata, lúcida y dialogada de los programas de recortes que los nuevos responsables del gobierno central deben llevar a cabo. Lo hicimos por responsabilidad profesional y porque consideramos que los programas de austeridad, recortes y racionalización suponen una modificación de hábitos cívicos, pautas culturales, gestores irresponsables y prácticas profesionales.
Los enfoques éticos y económicos que analizaron los programas de medicina gestionada, se completaron con un enfoque clínico donde el jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Clínico, el Dr. Pedro Luis Pérez Martínez, planteó los desafíos éticos que nos está causando la fascinación por la tecnología. En la distribución de responsabilidades, no sólo señaló los problemas de la polifarmacia, la futilidad de algunos tratamientos o la peregrinación de especializadades. Además de denunciar lo que entendemos por barra libre ante la sanidad que practicamos los ciudadanos, apuntó la necesidad de evaluar seriamente los programas de racionalización y productividad.
Sin el debate sobre un mínimo decente sanitario, sin revisar la forma de gestionar las urgencias y sin confiar en los médicos de cabecera (la cabeza del sistema), las reformas están condenadas al fracaso. Sin Bioética corremos el riesgo de dejar en manos del azar o la arbitrariedad el uso de las camas hospitalarias, como si la vida del paciente dependiera del ritual de la última cama.
_______________________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s