Medicina con alma.

“Medicina con alma”, rememorando al escritor romano Petronio, da título a este artículo escrito con gran sensibilidad por el doctor Trujillo y publicado en “Diario Sur”, en el que se aborda la verdadera esencia de la Medicina y del humanismo médico

Málaga, 2 de enero 2014 (medicosypacientes.com)

“Medicina con alma”

Doctor José Antonio Trujillo, médico, profesor, consultor, especialista en gestión y escritor

La vida es un soneto sin rima consonante. Discurre entre dos cuartetos y un terceto dedicados al dolor y el sufrimiento, y entrega sólo un terceto a la alegría. El hombre es demasiado importante como para gastar su vida sólo en los momentos de gozo. Nacemos alumbrados y vivimos sorteando la oscuridad que nos procura los endecasílabos tozudos del dolor y la enfermedad. Uno puede quedarse en la lectura del soneto de la vida o atreverse a hacer poesía con ella.

Me hice médico porque no soportaba los versos entonados en clave de sufrimiento de tantas y tantas personas. En primer lugar, necesité construir esas rimas tan sonoras del lado del que las entonaba con el acento grave del dolor. Después, con ciencia y conciencia, entendí que debía ayudar a reescribir los sonetos de la vida de cada uno del que depositaba en mi su confianza, con palabras de esperanza, comprensión y valor.

Las enfermedades no tienen solución en demasiadas ocasiones, pero el hombre siempre la tiene. Si tratamos enfermedades siempre perderemos, si atendemos a las personas, siempre venceremos.

En estos tiempos de prosa vulgar y economía de guerra, la medicina no encuentra salida en el laberinto de la dictadura de la eficiencia y la escasez. Nuestra sociedad tiene la suerte de que nuestra sanidad pobre no se desmorona gracias a la fortaleza de los que trabajan en ella. No debiera ocupar más lugar que el estrictamente necesario en el poemario de la crisis, los versos dedicados a la privación y estrechez, por mucho que algunos deseen convertir a los médicos en nueva orden mendicante. Algunos se quedaron instalados en el consejo de Esculapio a su hijo que deseaba ser médico, y que rezaba así: «no será decente que produjera tu profesión ganancias como las que saca un aceitero o el que vende lanas».

Los ojos del médico deben centrarse de nuevo en la belleza de la dignidad del hombre doliente. Cuando escucha en silencio las razones del dolor, sus susurros de consuelo, una sociedad madura los transforma en versos sonoros que traspasan las puertas cerradas de las instituciones. Haciéndome médico lo he perdido todo, pero también lo he ganado todo. Sigo soñando con hacer poesía con versos sencillos. Como decía Petronio, el médico no es otra cosa que el consuelo del alma.

Enlace al artículo: http://www.diariosur.es/v/20131229/malaga/medicina-alma-20131229.html

Fuente: Médicos y Pacientes

___________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s