ACAPARAMIENTO DE TIERRAS.

Por Francisco Mata Rabasa, médico, especializado en alimentación vegetariana.

Valencia, 26 de febrero de 2014.

En el Reino Unido de finales del siglo XVIII principios del XIX fueron muchas las personas que, tras escuchar las palabras de Ottobah Cugoano explicando la situación y el trato de los esclavos en las colonias inglesas del Caribe, así como por la acción política de William Wilberforce  en el parlamento británico en pro de la abolición de la esclavitud en todos los territorios bajo el dominio del R.U., se animaron a no consumir azúcar que hubiera sido producida por esclavos en el Caribe.

Dos siglos más tarde, una situación similar (tal vez no tan extrema pero si muy preocupante) se está dando en todo el mundo, principalmente en los países menos favorecidos económicamente. La campaña “TRAS LA MARCA”,  lanzada por OXFAM a nivel mundial, pone en evidencia dicha situación:

“Durante más de cien años, las empresas de alimentación y bebidas más poderosas se han servido de tierra y mano de obra baratas para elaborar productos a bajo coste y obtener enormes beneficios. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos beneficios se han generado a expensas del medio ambiente y del bienestar de comunidades de todo el mundo y han contribuido a la crisis del sistema alimentario.

Ninguna de las 10 grandes (empresas analizadas) dispone de políticas adecuadas para proteger a las comunidades locales del acaparamiento de tierras y de agua… y ninguna de ellas se ha comprometido a garantizar que reciban (los pequeños agricultores) un precio justo por sus productos.

Tras la marca forma parte de la campaña CRECE, cuyo objetivo es construir un sistema alimentario mejor que alimente de manera sostenible a una población creciente y que fortaleza a las personas que viven en la pobreza para que puedan ganarse la vida, alimentar a sus familias y progresar”.

Para poder percibir el significado de esta campaña, nada mejor que una imagen, como la del video divulgador de la noticia lanzado por OXFAM:

Acaparamiento de tierras

https://www.youtube.com/watch?v=GyqKOYtnbDo&feature=player_embedded

¿En qué consiste el acaparamiento de tierras?

Se trata del arrendamiento o compra de grandes extensiones de tierra por parte de grandes corporaciones que invierten en agricultura para producir alimentos y agrocombustibles, orientado principalmente a la exportación. Es un fenómeno difícil de localizar exactamente, pero que está teniendo lugar principalmente en países económicamente menos favorecidos (África, América latina, Sudeste asiático…), intentado presentar las inversiones como proyectos agrícolas de desarrollo que darán lugar a puestos de trabajo y riqueza, pero que en la mayoría de los casos supone desplazar a los agricultores y pastores originarios o los propietarios de sus tierras tradicionales, con su consecuente empobrecimiento y pérdida de recursos.

En general se acompaña de secretismo y de falta de transparencia, encontrándose detrás de ellos gobiernos locales, inversos privados o grandes fondos de inversión.

Es difícil resumir en una noticia breve una realidad tan compleja como es el acaparamiento de tierras y sus consecuencias, pero podría esclarecernos un poco una noticia reciente aparecida en el periódico mensual LE MONDE diplomatique, en español, de enero de 2014, en la que Maurice Lemoine, periodista y especialista de la situación política en América latina, nos describe la situación en Paraguay. “Campesinos expulsados de sus tierras. Paraguay, un país devorado por la soja:

Comunidades enteras migran a causa de los estragos que provoca la deforestación (para plantar soja)… El 60% de la soja se envía a Europa para alimentar ganado y producir biocarburantes… Desde 1989 se han registrado 116 casos de asesinatos o desapariciones de líderes o militantes de organizaciones campesinas… La gente tiene miedo, se alarma Victoria Sanabria (una campesina). No confiamos en la justicia ni en las instituciones que deberían proteger nuestros derechos (de los campesinos). Pensamos que el fondo del problema es nuestra tierra. … El poder llamado democrático se escandaliza y criminaliza, ante todo, a los movimientos sociales, para mayor provecho de los sojeros”.

En la revista “SOBERANIA ALIMENTARIA, Número 4: LA TIERRA QUE HEMOS DE CUIDAR” (http://revistasoberaniaalimentaria.files.wordpress.com/2010/08/sabc4.pdf) se destaca: “Hablamos de una concentración de la tierra en pocas manos, auspiciada por las multinacionales, algunos estados y los lobbies de la especulación, que ponen gravemente en riesgo la supervivencia de miles de millones de familias campesinas”. “La experiencia y la información disponible señalan que el acaparamiento de la tierra solo va a empeorar la crisis alimentaria”.

¿Cómo reaccionar para evitar el acaparamiento de tierras y sus consecuencias sociales? Reflexión para el cambio.

Ante este acaparamiento, las organizaciones campesinas y sociales se organizan para defender sus intereses y los de la sociedad en general (Declaración de la III Asamblea Internacional de Jóvenes de La Vía Campesina, 16 Julio 2013):

“…, con el fin de recuperar la dignidad de los campesinos y de la propia agricultura y de fomentar  un concepto completo  de soberanía alimentaria a través de la agroecología, nosotras y nosotros, jóvenes campesinos, seguiremos luchando contra: 

  • La agricultura industrial y el acaparamiento de tierras dirigido por las corporaciones transnacionales y los gobiernos nacionales y locales que destruyen los medios de vida y la herencia cultural campesina, y provocan el desplazamiento forzoso de la juventud campesina  de las áreas rurales. 
  • Todo tipo de tratados de libre Comercio (TLC’s)…
  • Los Organismos Genéticamente Modificados (OGM’s) y las patentes sobre las semillas, especies y la diversidad biológica. 
  • La privatización de los bienes naturales como el territorio, la tierra, los bosques, y el agua que fuerza el desplazamiento de los campesinos y pueblo originarios poniendo en riesgo su sustento.
  • Pongan fin al acaparamiento y reconversión de tierras en nombre del desarrollo del modelo de la “Economía Verde” de la producción agro-alimentaria, de los agro-combustibles y del monocultivo, que son las causas estructurales del cambio climático y de la crisis energética. 
  • Cesen la criminalización de la protesta, la represión de los movimientos sociales, los asesinatos, exterminios de jóvenes campesinos y  que respeten los derechos humanos y a sus defensores, condenen la militarización que está empeorando las condiciones de vida de los pobres en nuestras regiones”.

Por otro lado, como personas y ciudadanos, podemos actuar desde lo personal. Para ello un primer paso es apostar por una gran reducción del consumo de alimentos de origen animal: carnes, lácteos, huevos de la ganadería industrial, así como pescados de acuicultura. No nos olvidemos que una gran parte de estos acaparamientos están detrás de la soja y el maíz que se utiliza en la cría de animales dentro de la ganadería industrial o la acuicultura. Una posibilidad para reducir la cantidad de alimentos animales utilizados sería que estos estén presentes en algunos platos como condimentos, para dar sabor, en pequeñas cantidades.

Por otro lado, la alimentación vegetariana es una opción interesante que reduce en gran medida este tipo de fenómenos negativos. En especial si los alimentos son producidos dentro de los principios de la agro-ecología y comprados en proximidad a agricultores locales. De este modo evitamos la desaparición de la agricultura local y reducimos el precio de dicho alimentos. Al mismo tiempo, comprando local pasamos a ser protagonistas del consumo de alimentos, rompiendo la dependencia de las grandes corporaciones y grandes cadenas de distribución y venta, como es el caso de los supermercados. Hoy en día son múltiples las ofertas en esta línea en los alrededores de cualquier ciudad o pueblo. Es tan solo darle prioridad y buscarlos. La alimentación vegetariana se basa en el consumo de verduras, frutas legumbres y cereales integrales. El paso más sencillo para iniciar el cambio es “veganizar” nuestros platos habituales, sustituyendo los alimentos de origen animal por legumbres y/o cereales.

Desde la industria de la alimentación se está intentando monopolizar las semillas y su producción a gran escala, intentándolo transformar en un negocio más de las grandes corporaciones, con el consecuente distanciamiento de sus productores tradicionales. Nos quieren hacer creer que esto es en beneficio de la mayoría de la población y de los países,  pero nada más lejos de la realidad. Es importante y urgente que tomemos conciencia de estos movimientos excluyentes y pasemos como ciudadanos a jugar un papel activo en la defensa de nuestra salud, nuestra economía, nuestra gente y de la sostenibilidad del planeta.

El primer paso: la información.
_____________________________________________________

Contacto email:  promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s