Meditación clínica.

Por: Aigo Seiga Castro, Maestro Zen certificado por la escuela budista Zen Soto (Japón). Máster en estudios budistas (con distinción) por la Universidad de Sunderland (Reino Unido). Profesor de budismo en la Cátedra de las Tres Religiones (Universidad de Valencia).

Ángel Escudero Villanueva, Coordinador Médico de la Unidad de Medicina Psicosomática del Hospital Quirón Valencia. Miembro Fundador de la Sociedad Española para la Promoción Integral de la Salud.

El 2 de marzo de 2014, hicimos una búsqueda en el PubMed con el término “meditation” y produjo 3.013 referencias de publicaciones en revistas de Medicina de impacto. Solo en lo que llevamos de 2014 aparecen 67 artículos sobre este tema. Esto refleja el interés científico por evaluar la eficiencia clínica de la meditación.

Del uso de las técnicas clásicas de meditación en el campo de la Medicina nace el término “meditación clínica”. Los datos experimentales indican que el uso clínico de la meditación produce beneficios en el estado de salud en general movilizando los mecanismos naturales para controlar la salud. También se ha constatado su utilidad como tratamiento complementario cuando hay una patología ya establecida.

La meditación produce una relajación del cuerpo y una activación particular de la mente. Genera equilibrio emocional, claridad mental, sensación de “entender”, aumento de la confianza en uno mismo y es de gran ayuda para afrontar acontecimientos estresantes.

Es por todo esto, que desde 1996, el National Institute of Health de los Estados Unidos, recomienda a los médicos que acepten la meditación como tratamiento eficaz en su práctica profesional.

Sin duda, el antecedente más relevante del uso clínico actual de la meditación proviene del budismo. Surgida en la India hace más de 2.600 años por su fundador, el Buda Sakyamuni, la espiritualidad budista considera que las causas de numerosas enfermedades psicosomáticas provienen de tres distorsiones mentales básicas que calificó como apego, enfado ignorancia. Los antídotos que el Buda elaboró para eliminar dichas distorsiones consisten en adquirir hábitos armoniosos de vida y especialmente, en el desarrollo de cualidades mentales y emocionales saludables mediante la práctica de la meditación.

Gracias a los avances comunicativos de la sociedad contemporánea, la tradición meditativa budista basada en la experiencia empírica está siendo corroborada por la comunidad científica internacional. Por ello, el presente proyecto de meditación clínica combina de modo novedoso la sabiduría milenaria de la meditación junto a la metodología científica moderna, con el propósito de preservar y mejorar la salud psicofísica de las personas, incrementando así  su calidad de vida.

Bibliografía:

Compagne D.M.: Teoría y fisiología de la meditación. C. Med. Psicosom, 2004; 69-70.

____________________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s