¿Es cierto que la comida fermentada es buena para tu intestino?

Por: Philippa Roxby

La fermentación es una manera de preservar la comida que data de hace miles de años, pero ahora está empezando a ser considerada como una fuente importante de bacterias amigas.

¿Será que debemos consumir más chucrut (col fermentada) o encurtidos como los de pepino que nos dan con las hamburguesas?

Permitir que bacterias se reproduzcan durante unos meses en un frasco sellado con verduras dentro no parece ser la forma más atractiva de crear un plato apetecible, pero la fermentación tiene mucho a su favor.

Pregúntale a los coreanos y japoneses, que han estado fermentando vegetales, pescado y frijoles por generaciones.

Cuando el plato coreano de repollo llamado kimchi se hace de manera artesanal, la col se remoja en agua salada para matar las bacterias dañinas.

En la siguiente etapa, las bacterias restantes, llamadas Lactobacillus, convierten los azúcares y los carbohidratos en ácido láctico, que conserva las verduras y les da un sabor fuerte y picante que a muchas personas les gusta.

SCIENCE PHOTO LIBRARY

Science photo library

Este tipo de bacterias no son nuestras enemigas; de hecho, son buenas para la digestión y para nuestra salud.

Las necesitamos en el intestino para luchar contra las bacterias dañinas, restablecer el equilibrio de nuestro sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a funcionar de la mejor manera posible.

Buen trabajo

A estas bacterias “buenas” se les llama ‘probióticos’, que literalmente significa “para la vida”, debido al trabajo que hacen.

Pero, ¿habrá suficiente de ellas en los alimentos fermentados para que beneficien a nuestra salud?

Tim Spector, profesor de epidemiología genética en el Kings College de Londres y autor de “El mito de la dieta: la ciencia real detrás de lo que comemos”, dice que es un tema complicado.

“Hay muchos alimentos fermentados por ahí y no con muchos se han hecho pruebas formales, por lo que es difícil saber qué hacen”, dice.

“Pero no hay nada perjudicial en ellos si se producen de forma natural, en lugar de usar el vinagre”.

Los alimentos fermentados vienen en muchas formas, por ejemplo, yogur, crema agria, pan de masa agria, verduras, salsas picantes y encurtidos.

A menudo se añaden probióticos, en forma de bacterias vivas o levaduras.

Incluso el vino y la cerveza pueden ser incluidos en la lista de fermentados.

Pero no todos son beneficiosos en el mismo grado, por lo que no todos pueden ser clasificados como sanos.

La consideración más importante es si las buenas bacterias pueden sobrevivir el largo camino del intestino hasta el colon para tener la oportunidad de ser beneficiosos.

Los estudios indican que esto no está garantizado, y que tendríamos que ingerir probióticos con una regularidad y en una cantidad bastante grande para sobrevivir al viaje.

Y cuando logran reproducirse en el intestino, los científicos tienen una teoría acerca de la función que realizan.

Conexiones estomacales

“Creemos que pueden permitir la producción de sustancias químicas llamadas ácidos grasos de cadena corta, que mejoran el sistema inmunológico, manteniéndolo equilibrado y evitando que reaccione cuando no está indicado”, dice Spector.

Una gran cantidad de investigaciones se están llevando a cabo para averiguar si tomar probióticos puede mejorar la salud de las personas con trastornos específicos.

Hasta el momento se ha dicho que podrían beneficiar a quienes sufren síndrome de intestino irritable y enfermedades inflamatorias de los intestinos. También pueden mejorar las alergias en los bebés y la salud de las personas con sistemas inmunes débiles.

Sin embargo, Spector advierte que, si bien los estudios sobre el efecto de los probióticos en animales en el laboratorio son convincentes, la investigación en seres humanos todavía no existe.

Los muy enfermos, los muy jóvenes y los muy viejos son los que tienen más probabilidades de beneficiarse de los probióticos, pero hasta ahora hay poca evidencia de sus beneficios sobre una persona sana.

En cambio, la clave puede ser centrarse en prebióticos -que alimentan a las bacterias beneficiosas para nuestro intestino- nutrirlos y ayudarles a crecer.

Esta es un área que la doctora Gemma Walton, microbióloga de la Universidad de Reading, en Reino Unido, ha estado investigando y ha encontrado evidencia alentadora de que una dieta prebiótica puede aumentar el número de bacterias buenas en el intestino.

¿Diez plátanos al día?

Walton señala que la leche materna es un buen ejemplo de un prebiótico, ya que apoya el crecimiento de bacterias promotoras de la salud.

Los plátanos también son prebióticos, pero “tendrías que comerte 10 al día para aportar suficiente cantidad de prebióticos”.

Las cebollas, espárragos, achicoria y ajo actúan como prebióticos también.

Chucrut, yogur, sopa de miso y kimchi son sólo algunos de los productos alimenticios fermentados que contienen los microbios vivos necesarios para mantener las buenas bacterias vivas por más tiempo.

Sin embargo, Walton dice que es difícil saber qué alimentos fermentados dan en el clavo.

“Todos los alimentos tienen una mezcla diferente de bacterias lo que significa que algunos serán más beneficiosos que otros”, explica y añade que el asunto de las bacterias en los alimentos a menudo es poco claro.

Hay miles de millones de bacterias que viven en nuestros intestinos y en nuestros cuerpos: más de 10 veces el número de células del cuerpo de un individuo.

Si podemos introducir más fibra en el intestino, sería una buena opción“, agrega Walton.

La respuesta a todo esto quizás se va a poder encontrar con el Proyecto Gut británico, que está analizando las bacterias intestinales de 2.000 personas.

El objetivo es averiguar qué especies de bacterias existen en el intestino y qué grupos de la población tienen la mayor cantidad de especies en sus cuerpos.

En última instancia, los investigadores serán capaces de responder a la pregunta de si existe un intestino en perfecto estado de salud, y de ser así, qué lo alimenta.

Las naciones más saludables

El plan es entonces comparar las bacterias intestinales para averiguar qué país tiene la dieta más saludable.

Las dietas asiáticas, que tienen una tradición de alimentos fermentados, parecen conducir a una mejor salud intestinal en países como China, Japón y Corea, donde las enfermedades intestinales son menos comunes.

Por lo que no sorprendería que las dietas occidentales, dominadas por el azúcar y los alimentos procesados, necesiten añadir probióticos para completar la fauna bacteriana del intestino.

Mientras tanto, Spector sugiere comer una variedad de las cosas que te gustan.

“Un poco de fruta y yogur natural para el desayuno tal vez, prueba kéfir, chucrut, sopa de miso, kimchi…”, dice.

“La diversidad es la clave”.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s