LA SALUD EN TUS MANOS (5).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 187, septiembre 2016.

Todo lo que necesita ser dicho, ya está dicho. Ocurre que nadie estaba escuchando y todo debe decirse de nuevo.

André Gide (1869 – 1951)

codigos-de-meditacion (C) Ángel Escudero Villanueva

Comencé mis vacaciones del verano de 1979 leyendo Ilusiones de Richard Bach, el autor de Juan Salvador Gaviota.

De la mano de su autor fui conociendo a Donald Shimoda y la sabiduría que iba trasmitiendo a su discípulo, pero también fui conociéndome un poco mejor a mí mismo y qué había venido a hacer aquí.

Descubrir nuestro verdadero yo, nuestro yo interior, nuestro yo dormido, reconocerlo y permitir que entre en acción, no es una tarea fácil y puede costar toda una vida.

Aún resuena en mi mente el eco de las enseñanzas ocultas en su Manual:

La criatura estudiosa que llevas adentro, el travieso ser espiritual que encarna tu auténtica personalidad, te guía por la vida.”

“No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don. Buscas los problemas porque necesitas sus dones.”

“Justifica tus limitaciones, y ciertamente las tendrás.”

“Nunca te conceden un deseo sin concederte también la facultad de convertirlo en realidad. Sin embargo, es posible que te cueste trabajo.”

Página tras página, la novela va sugiriendo al lector los diferentes aspectos del poder creador de la intención, del pensamiento, de la imaginación…

Pero, ¿cómo podemos usar este poder para mejorar nuestra vida? ¿Existe alguna metodología?

La práctica de la meditación está siendo objeto del estudio científico y cada vez son más los trabajos publicados que evidencian sus efectos en la salud y en la vida del ser humano. Es por todo ello, que desde el año 1996, el National Institute of Health de los Estados Unidos de Norteamérica viene recomendando a los médicos que contemplen la meditación como un tratamiento eficaz en diferentes estados patológicos como el dolor crónico, la ansiedad, el insomnio, el síndrome premenstrual o la infertilidad.

La práctica de la meditación nos permite recuperar el equilibrio, la armonía, la salud y la paz interior que el frenético ritmo de vida de la sociedad actual nos roba constantemente. Conseguimos equilibrar nuestro sistema nervioso, nuestras funciones vitales, nuestro metabolismo. Logramos percibir la vida en alta definición reduciendo interferencias internas y externas siendo conscientes de detalles que antes nos pasaban desapercibidos. La práctica regular de la meditación nos permite gestionar de forma constructiva los sucesos estresantes apaciguando nuestro cuerpo y nuestra mente. Conseguimos conocer, entender y comprender los aspectos de nuestra existencia que normalmente se nos escapan y nos confunden sumiéndonos en un bucle “cerebro – cuerpo – cerebro” destructivo, agotador y frustrante que no nos permite pensar ni actuar con claridad. Llegamos a esa situación viviendo en nuestras rutinas sin darnos cuenta de la multitud de estímulos estresantes a los que estamos sometidos. Vivir y trabajar bajo estas condiciones provoca que, o bien no consigamos nuestros objetivos, o los consigamos con un sobreesfuerzo y un excesivo desgaste físico y mental. Esto nos conduce, poco a poco, a experimentar una destructiva sensación de fatiga, tristeza, frustración y agresividad. En estos casos las técnicas de meditación son una herramienta eficaz para desactivar esta espiral que nos acerca a la enfermedad.

Si hacemos una búsqueda en revistas médicas sobre el uso clínico de la meditación encontramos más de mil trabajos que hablan del amplio campo de actuación de la meditación que  van desde la disminución de los niveles de presión arterial, reducción de la isquemia miocárdica, aumento del riego sanguíneo cerebral, descenso en los niveles de colesterol en sangre, mejora de la tolerancia al ejercicio tras padecer una angina de pecho, mejora del funcionamiento del sistema inmunológico, disminución de la incidencia de enfermedades cardiovasculares, mejora de los procesos depresivos, mejora de los procesos de rehabilitación, mejora del insomnio, reducción de la ansiedad, el estrés o el miedo escénico, hasta mejorar los procesos cancerosos o las adicciones.

A estas evidencias científicas, solo cabe añadir los buenos resultados que obtienen mis pacientes cuando practican técnicas de concentración, relajación y meditación en mi consulta. Considero que si queremos hacer una verdadera promoción integral de la salud hay que enseñar estas técnicas desde la infancia y difundirlas entre la población para facilitar su comprensión y su práctica.

Esta es la razón por la que he comenzado mis vacaciones del verano de 2016 escribiendo sobre los beneficios de la práctica habitual de la meditación.

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s