CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (3).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 197, julio 2017.

Si entendemos por salud un estado de completo bienestar físico, mental, social y espiritual, ¿de qué depende el bienestar social? La Organización Mundial de la Salud habla de determinantes sociales de la salud. “Los estilos de vida de las personas y las condiciones en que viven y trabajan ejercen un gran impacto sobre su salud”.

Para los profesores Richard Wilkinson y Michael Marmot, las personas no necesitan solamente contar con unas buenas condiciones materiales, sino ya desde la primera infancia la gente necesita sentirse valorada y estimada. Necesitamos amigos, necesitamos sociedades más sociables, necesitamos sentirnos útiles y necesitamos un cierto nivel de control sobre un trabajo valioso. Sin todo ello, nos volvemos más propensos a la depresión, al uso de las drogas, a la ansiedad, la hostilidad y la desesperación, y todo ello repercute en la salud física. Todo apunta a la necesidad de crear una sociedad más humanitaria y justa –tanto en el ámbito social como económico-. Si se combina la economía, la sociología y la psicología con la medicina y la neurobiología, parece como si todo depende en gran medida de la comprensión de la interacción entre las desventajas materiales y sus implicaciones sociales.

Entre los diferentes determinantes sociales de la salud, en esta ocasión, escribiré sobre el apoyo social.

La amistad, las buenas relaciones sociales y unas sólidas redes de apoyo mejoran la salud en el hogar, en el trabajo y en la comunidad.

El apoyo social proporciona a las personas los recursos mentales, sentimentales y prácticos que necesitan. Pertenecer a una red de apoyo basada en la comunicación y en el establecimiento de obligaciones mutuas hace que las personas se sientan cuidadas, queridas, estimadas y valoradas. Y todo esto ejerce un poderoso efecto protector sobre la salud. Las relaciones de apoyo pueden también estimular patrones de conducta más saludables.

El aislamiento social y la marginación están relacionados con índices más elevados de muerte prematura y con menores posibilidades de sobrevivir a una enfermedad cardiovascular aguda. Las personas que reciben poco apoyo social y sentimental de los demás, están más expuestas a experimentar menos sentimientos de bienestar, más depresión, un riesgo más elevado de padecer complicaciones durante el embarazo y riesgos más elevados de padecer alguna discapacidad generada por enfermedades crónicas. Unas relaciones deficientes pueden ser el motivo de que empeore la salud mental y física.

La cohesión social –definida como la calidad de relaciones sociales y la existencia de confianza, obligaciones mutuas y respeto en la comunidad o en la sociedad- ayuda a proteger a las personas y a su salud.

Las sociedades que presentan un nivel alto de desigualdad salarial tienden a tener menos cohesión social y una tasa más elevada de delitos violentos. Los niveles altos de apoyo mutuo protegerán la salud, mientras que con la desintegración de las relaciones sociales, a veces como consecuencia de una mayor desigualdad, disminuye el grado de confianza y se incrementan los niveles de violencia. Un estudio realizado con una comunidad que presentaba niveles altos de cohesión social, demostró que los índices de enfermedades coronarias eran más bajos. Y al contrario, cuando la cohesión decrece, aumentan los índices de enfermedades cardiovasculares.

La experimentación sugiere que las buenas relaciones sociales pueden reducir la respuesta fisiológica al estrés. Se han publicado otros estudios que demuestran que un adecuado apoyo social puede mejorar los índices de recuperación de pacientes con diversos tipos de enfermedades. Diseñar instalaciones donde se fomenten los encuentros y la interacción social puede ayudar a mejorar la salud mental.

En todas las áreas de la vida personal e institucional se deberían evitar aquellas prácticas que señalan a algunas personas como socialmente inferiores y menos valiosas porque fomentan la desintegración social.

Fuente: Social determinants of health. The solid facts. Second edition. World Health Organization, 2003.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s