CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (30).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 225, noviembre 2019

“Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece”.

Cuántas veces al final del día has sentido la mente embotada y el cuerpo cansado por tanto ruido, ruido sensorial, ruido visual, ruido ambiental, ruido afectivo, ruido sentimental, ruido emocional, ruido mental. Y sientes cómo todo ese ruido acumulado te va quitando la paz interior; te va robando la alegría y las ganas de vivir y te consume las fuerzas.

Cuánto ruido produce en tu interior las contrariedades, los problemas, los contratiempos, las desilusiones, las humillaciones, los desengaños, el dolor, el sufrimiento, la soledad no buscada.

Si quieres disfrutar de una buena salud afectiva, busca esos momentos de silencio exterior e interior. Es mucho más fácil conseguir el silencio exterior que el silencio interior. El silencio interior requiere mucho trabajo, mucha práctica y mucha determinación.

Cultivar las cosas que no hacen ruido cuida tu salud afectiva. Una sonrisa en medio de los habituales problemas y dificultades. Un apretón de manos ante el sufrimiento. Una mirada que se tropiece con unos ojos solitarios. Un abrazo en momentos de desolación. Una palabra… Una palabra cargada de sabiduría alivia y genera bienestar.

Las palabras que brotan del estudio, la reflexión y la meditación irán cargadas de prudencia, de fortaleza y podrán aliviar el sufrimiento y sanar heridas. Una palabra puede ser el mejor regalo ayudando a encontrar el verdadero sentido a la vida.

Entrénate a usar tus palabras, no para juzgar, ni criticar, ni hacer daño. Entrénate para que tus palabras sean capaces de confortar y alegrar a quien se siente triste.

Si usas bien tus palabras, serás capaz de consolar a quien esté sufriendo. Serás capaz de orientar a quien haya perdido el rumbo. Con tus palabras serás capaz de fortalecer a quien se sienta flaquear; podrás acompañar y hacer más llevadero el camino. Esfuérzate para que tus palabras enriquezcan a quien las escucha.

Si quieres vivir con una buena salud afectiva evita las conversaciones vacías, superficiales y ociosas. Evita el enredo o la murmuración. Entrénate para no hablar mal de nadie.

Entrénate para que tus palabras trasmitan humildad y generen buenos sentimientos. Entrénate para que tus palabras, al pronunciarlas, generen en ti y a tu alrededor, confianza, serenidad, alegría y paz.


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s