CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (30).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 225, noviembre 2019

“Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece”.

Cuántas veces al final del día has sentido la mente embotada y el cuerpo cansado por tanto ruido, ruido sensorial, ruido visual, ruido ambiental, ruido afectivo, ruido sentimental, ruido emocional, ruido mental. Y sientes cómo todo ese ruido acumulado te va quitando la paz interior; te va robando la alegría y las ganas de vivir y te consume las fuerzas.

Cuánto ruido produce en tu interior las contrariedades, los problemas, los contratiempos, las desilusiones, las humillaciones, los desengaños, el dolor, el sufrimiento, la soledad no buscada.

Si quieres disfrutar de una buena salud afectiva, busca esos momentos de silencio exterior e interior. Es mucho más fácil conseguir el silencio exterior que el silencio interior. El silencio interior requiere mucho trabajo, mucha práctica y mucha determinación.

Cultivar las cosas que no hacen ruido cuida tu salud afectiva. Una sonrisa en medio de los habituales problemas y dificultades. Un apretón de manos ante el sufrimiento. Una mirada que se tropiece con unos ojos solitarios. Un abrazo en momentos de desolación. Una palabra… Una palabra cargada de sabiduría alivia y genera bienestar.

Las palabras que brotan del estudio, la reflexión y la meditación irán cargadas de prudencia, de fortaleza y podrán aliviar el sufrimiento y sanar heridas. Una palabra puede ser el mejor regalo ayudando a encontrar el verdadero sentido a la vida.

Entrénate a usar tus palabras, no para juzgar, ni criticar, ni hacer daño. Entrénate para que tus palabras sean capaces de confortar y alegrar a quien se siente triste.

Si usas bien tus palabras, serás capaz de consolar a quien esté sufriendo. Serás capaz de orientar a quien haya perdido el rumbo. Con tus palabras serás capaz de fortalecer a quien se sienta flaquear; podrás acompañar y hacer más llevadero el camino. Esfuérzate para que tus palabras enriquezcan a quien las escucha.

Si quieres vivir con una buena salud afectiva evita las conversaciones vacías, superficiales y ociosas. Evita el enredo o la murmuración. Entrénate para no hablar mal de nadie.

Entrénate para que tus palabras trasmitan humildad y generen buenos sentimientos. Entrénate para que tus palabras, al pronunciarlas, generen en ti y a tu alrededor, confianza, serenidad, alegría y paz.


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com 

SALUD BUCODENTAL y SALUD GENERAL.

Existe una contrastada evidencia científica que relaciona una mala salud bucodental con enfermedades como el Alzheimer, enfermedad obstructiva crónica (EPOC), artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer…

Esta evidencia científica debe ser compartida con toda la población informando y formando acerca de los beneficios de una buena salud bucodental sobre su salud global.

Por todo esto, desde la RED de PERSONAS PROMOTORAS de la SALUD, hemos organizado un SEMINARIO de SALUD ORAL y SALUD GENERAL.

El seminario estará impartido por:

Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud

Sábado 14 de diciembre de 11:00 a 13:30h.

En Kosmo (Av. Baleares, 46 bajo, Valencia)

Información y reserva de plazas: Tel. 677 23 56 17


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com

La experiencia modela el cerebro.

Por: Ángel Escudero Villanueva

Coordinador Médico de la Unidad de Medicina Psicosomática del Hospital Quirónsalud Valencia

La neuroplasticidad es la capacidad intrínseca del cerebro para reestructurarse a través de la experiencia, es decir, la experiencia modela el cerebro anatómica y funcionalmente.

La meditación ofrece al cerebro esa experiencia para restaurar el equilibrio y la armonía que nos roba el estrés y la ansiedad.


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Domina tus pensamientos.

Por: Ángel Escudero Villanueva

Coordinador Médico de la Unidad de Medicina Psicosomática del Hospital Quirónsalud Valencia

En las contrariedades no sirven de nada las quejas. La meditación te entrena para crear y consolidar el hábito de generar pensamientos y sentimientos útiles y constructivos capaces de transmitir confianza, serenidad, alegría y paz. Es un trabajo mental que permite sacar lo mejor de ti mismo forjándote una voluntad férrea.


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (29).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 224, octubre 2019

Cuando hablamos de neuroplasticidad decimos que la experiencia moldea el cerebro.

Recordemos que la neuroplasticidad es la capacidad intrínseca del cerebro para modificar conexiones neuronales ya existentes, crear conexiones nuevas y generar nuevas neuronas, es decir, la neuroplasticidad permite reestructurar el cerebro.

¿Cómo podemos ofrecer al cerebro esa experiencia?

Cuando escaneamos el cerebro de una persona haciendo algo como por ejemplo escribir, vemos que se activa una zona concreta de su cerebro. Cuando a esa misma persona le pedimos que se visualice escribiendo, vemos que en su cerebro se activa la misma zona que cuando escribía realmente. Mediante la imaginación el cerebro experimenta esa vivencia imaginada como si fuera real porque se activan las mismas conexiones neuronales que cuando estamos viviendo esa experiencia realmente.

La neurociencia nos dice entonces que la experiencia imaginada también moldea el cerebro.

Es por esto que las prácticas contemplativas, los ejercicios de imaginación y visualización a través de la meditación, permiten entrenar al cerebro para conseguir efectos duraderos en nuestro comportamiento y en nuestra vida.

En estas prácticas mentales hay que tener en cuenta la tendencia de la imaginación a tomar el control, no solo con distracciones, sino intentando doblegar el pensamiento, el entendimiento, la inteligencia y la voluntad. En ocasiones la imaginación pretende decirle al entendimiento lo que puede o no puede aceptar.

La imaginación construye imágenes mentales con los datos almacenados en nuestra memoria. Lo que nuestros sentidos no pueden experimentar, la imaginación puede encontrar serias dificultades para recrearlo y es cuando decimos que eso es inimaginable. Habitualmente confundimos lo inimaginable con lo inconcebible y automáticamente lo calificamos de imposible e inalcanzable. No permitas que tu imaginación te juegue esta mala pasada. El primer paso para poder guiar la imaginación es aceptar que algo no tiene que ser forzosamente inconcebible por ser únicamente inimaginable ya que son conceptos diferentes.

Es necesario entrenar al cerebro para guiar la imaginación con el entendimiento y la voluntad. La inteligencia tiende a esquivar el esfuerzo y de esta manera le cede el timón a la imaginación. Este es el motivo por el que debemos acostumbrar a la inteligencia al esfuerzo para que desempeñe su propio papel.

Proponte entrenar de forma exigente y rigurosa tu entendimiento y tu voluntad. Con un entendimiento lúcido y una voluntad recia, podrás ofrecerle a tu cerebro experiencias útiles y constructivas que restablezcan el equilibrio, la paz interior y te acerquen cada día más a la bondad, la plenitud y la felicidad.


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com 

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (28).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 223, septiembre 2019

En ocasiones las circunstancias adversas, el dolor, el sufrimiento, las contrariedades, la ansiedad y la angustia parecen generar una atmósfera de caos a nuestro alrededor. El caos exterior no es más que la suma del caos interior de cada persona. El caos se contrarresta con orden, equilibrio, armonía, perfección y belleza.

Frente a los cotidianos estímulos estresantes, presentamos una natural tendencia a generar pensamientos y sentimientos inútiles y destructivos que no hacen más que aumentar el caos. Es necesario entrenar al cerebro para que responda ante estos mismos estímulos estresantes generando pensamientos y sentimientos útiles y constructivos.

Si queremos protegernos de los efectos nocivos del caos debemos confrontar las pasiones y las emociones con la razón. La luz de la razón ilumina la oscuridad que genera el caos.

La práctica diaria de las técnicas de concentración, relajación y meditación permiten entrenar al cerebro para responder ante los retos que nos plantea la vida con prudencia, sabiduría, inteligencia y fortaleza.

El objetivo no es la meditación. La meditación es el recurso, la herramienta que nos permite entrenar al cerebro para que genere buenos pensamientos y buenos sentimientos.

Silenciar los sentidos, buscar un lugar que nos permita conseguir un silencio sensorial y un descanso corporal aquietando el cuerpo, facilita la meditación.

Es bueno que la meditación sea metódica y ordenada. Es bueno que transmita sencillez y humildad.

La meditación se debe practicar con confianza, sin dudas ni vacilaciones. Las dudas impiden que se consigan buenos resultados y retrasan los efectos beneficiosos del trabajo mental.

Durante la meditación se debe dirigir la atención hacia lo que se quiere conseguir y hacia los hábitos que se desea consolidar.

A través de la meditación el cerebro se entrena para entender y comprender el para qué de todo lo que sucede en la vida. Porque todo lo que sucede en la vida tiene un para qué.

A través de la meditación el cerebro se entrena para activar la Intuición que permite ir dos pasos por delante de los acontecimientos de la vida.

A través de la meditación el cerebro se entrena para activar la creatividad que permite encontrar soluciones imaginativas y efectivas ante los retos que plantea la vida.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (27).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 222, agosto 2019

El concepto de empatía fue introducido en 1905 por Edmund Husserl entendida como la experiencia de las vivencias ajenas. No fue hasta 1916 cuando Edith Stein leía su tesis doctoral sobre el enfoque fenomenológico de la empatía. Es al trabajo de esta gran filósofa alemana a quien debo la inspiración para escribir este artículo.

Una sociedad afectivamente sana es aquella en la que las personas son capaces de manejar unos niveles adecuados de empatía. Saber expresar y compartir los sentimientos propios ayuda a generar empatía, es decir, ayuda a las personas que nos rodean a entender nuestros estados de ánimo y nuestros sentimientos. De esta forma nos situaríamos en la dimensión social de los sentimientos.

Conseguir esto requiere un adecuado trabajo interior y mucho entrenamiento mental porque ante los estímulos estresantes de la vida, nuestro cerebro tiende, con una facilidad pasmosa, a generar reacciones inútiles y destructivas que dificultan generar empatía. Es bueno entrenar a nuestro cerebro a que ante estos mismos estímulos estresantes diseñe respuestas útiles y constructivas capaces de restaurar la armonía social.

La empatía nos permite comprender la vida anímica de las personas con las que convivimos y nos permite participar de su vida interior, de sus propias vivencias. En cierta forma, el yo propio y el yo ajeno se funden en un solo yo.

Para llevar una vida anímicamente sana debemos tomar consciencia de la dimensión trascendente de los sentimientos que generamos ya que tienden a transmitirse y contagiarse. Nuestra confianza, nuestra seguridad, nuestra alegría, nuestra paz interior, serán percibidas por las personas con quienes interactuamos y podrán contagiarse por ellas. Seguro que en alguna ocasión en la que has sentido tristeza, buscaste la compañía de personas alegres para animarte.

Si nos centramos únicamente en nuestro yo personal, nos convertimos en personas soberbias, codiciosas, egoístas y ególatras, manipuladoras y amargadas. De esta forma iremos consolidando un estado de creciente aislamiento y soledad alejándonos de una vida anímicamente sana.

La empatía nos convierte en espejos que reflejan los sentimientos ajenos. Y los sentimientos son construcciones activas de nuestro cerebro y nuestra mente. Es por esto por lo que podemos guiarlos con un adecuado entrenamiento mental. Te invito a que entrenes a tu cerebro a generar en cualquier situación, sentimientos de gratitud, compasión, serenidad, optimismo, alegría, paz interior. Te invito a que en cualquier situación te entrenes a mantener tu mente concentrada y en calma.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.