Hábitos dietéticos saludables contra el cáncer gástrico.

Un nuevo estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) revela unos hábitos alimentarios saludables podrían prevenir hasta un 30% de los tumores de estómago. La investigación, integrada en el proyecto MCC-Spain, refuerza la idea de que las recomendaciones nutricionales deben tener en cuenta patrones de dieta en lugar de alimentos individuales.

Madrid, 5 de diciembre de 2017.- Adoptar hábitos dietéticos que se alejan del patrón de dieta Occidental en favor de una dieta Mediterránea, podría reducir sustancialmente el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. Se trata de una nueva evidencia científica descubierta por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. El estudio, liderado por Adela Castelló y Nuria Aragonés, ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Gastric Cancer.

MCC-Spain, cómo influyen los factores ambientales en tumores frecuentes

El cáncer de estómago es el tercer tumor con mayor mortalidad en el mundo, debido a su baja tasa de supervivencia tras el diagnóstico. Por ello, es de vital importancia llevar a cabo estudios orientados a la prevención que eviten el desarrollo de este tumor maligno como medida fundamental para atajar los efectos de esta enfermedad en la población. El proyecto MCC-Spain, impulsado por el CIBERESP y del que forma parte este reciente estudio, cuenta con la colaboración de investigadores de 11 comunidades autónomas españolas y busca aportar nueva información sobre factores de riesgo y posibles estrategias de prevención. “MCC-Spain es el mayor estudio multicaso-control llevado a cabo en España para identificar factores ambientales y de hábitos de vida -incluyendo la dieta- asociados al desarrollo de tumores frecuentes o con alta mortalidad como el cáncer de estómago”, sostiene la investigadora del CIBERESP Nuria Aragonés.

En esta investigación, en la que participaron 295 pacientes con adenocarcinoma de estómago y 3.040 personas sanas de diez provincias españolas, se ha explorado la relación entre el riesgo de tener un adenocarcinoma gástrico y tres patrones de dieta que caracterizan los hábitos alimentarios de la población española. Por un lado, el patrón Occidental representa un tipo de dieta con alto consumo de  productos lácteos grasos, granos refinados, carne procesada, bebidas azucaradas, dulces, comida preparada y salsas. Por otro lado, el patrón Prudente, es característico de personas que parecen estar preocupadas por su peso y consumen productos lácteos bajos en grasas, granos integrales, frutas, verduras y zumos. Finalmente, los individuos que siguen un patrón Mediterráneo, presentan también un elevado consumo de frutas y verduras, pero añaden a su dieta pescado, patatas hervidas, legumbres y aceite de oliva y prefieren consumir las frutas enteras en lugar de ingerirlas en zumos.

Los participantes del estudio MCC-Spain con una alta adherencia al patrón de dieta Occidental mostraron el doble de riesgo de desarrollar un adenocarcinoma de estómago que los individuos con una baja adherencia a esta dieta. Por otro lado, una alta adherencia al patrón de dieta Prudente, no se asoció con el riesgo de este tumor; mientras que los participantes con adherencias altas al patrón Mediterráneo presentaron la mitad de riesgo de desarrollar un tumor maligno de estómago que aquellos con adherencias bajas. Según apunta Adela Castelló, “Este último resultado es especialmente importante puesto que indica que para prevenir el cáncer gástrico no es suficiente con consumir una gran cantidad de frutas y verduras sino que además hay que añadir a la dieta productos ricos en grasas saludables como el pescado o el aceite de oliva y otros productos típicos de la dieta mediterránea como las legumbres”.

La investigadora Nuria Aragonés destaca que “Es importante ser cautos con las conclusiones del estudio. La dieta es uno más entre los factores de riesgo. Tener una dieta altamente concordante con el patrón Occidental no es sinónimo de desarrollar cáncer gástrico y seguir una la dieta Mediterránea no garantiza que pueda evitarse el desarrollo de este tumor”.

En cualquier caso, los resultados de este estudio confirman la necesidad de transmitir a la población que se debe reducir el consumo de los alimentos propios de patrón Occidental y aumentar la ingesta de alimentos característicos del patrón Mediterráneo. Según la Dra. Castelló, “Moderar el consumo de lácteos grasos, granos refinados (pan, pasta y arroz blancos), carnes procesadas (embutidos, hamburguesas, salchichas, etc.), refrescos azucarados, zumos, dulces, comida preparada y salsas en favor de una dieta con una alta presencia de frutas enteras, verduras, legumbres, pescado y aceite de oliva, podría reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago a la mitad”.

Artículo de referencia:
Castelló A, Fernández de Larrea N., Martín V. , Dávila-Batista V, Boldo E, Guevara M, Moreno V, Castaño-Vinyals G, Gómez-Acebo I, Fernández-Tardón G, Peiró R, Olmedo-Requena R, Capelo R, Navarro C, Pacho-Valbuena S, Pérez-Gómez B, Kogevinas M, Pollán M, Aragonés N; MCC-Spain researchers.High Adherence to the Western and Mediterranean dietary patterns and risk of gastric adenocarcinoma. Gastric Cancer. 2017 Nov 14. doi: 10.1007/s10120-017-0774-x.

Sobre el CIBERESP

El CIBER (Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red, M.P.) depende del Instituto de Salud Carlos III –Ministerio de Economía, Industria y Competitividad– y está cofinanciado por FEDER. Su Área Temática de Epidemiología y Salud Pública –CIBERESP– está formada por 48 grupos de investigación de excelencia, de carácter multidisciplinar y multicéntrico. Centra sus actividades en dos aspectos clave: conocer la magnitud y la distribución de los problemas de salud pública e identificar los factores determinantes de los mismos para evaluar la efectividad y la eficiencia de las intervenciones, ya sean éstas desde el ámbito de las políticas públicas o de las implementaciones prácticas de prevención y resolución.

El Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III

El Centro Nacional de Epidemiología es uno de los centros nacionales integrados en el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), un organismo público de investigación adscrito orgánicamente al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través de la Secretaria de Estado de Investigación Desarrollo e Innovación; y funcionalmente a este Departamento y al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Las principales misiones del ISCIII son: financiar, gestionar y ejecutar la investigación biomédica en España, desarrollar actividades de investigación, servicios de apoyo al Sistema Nacional de Salud y formación.

Más información

Departamento de comunicación CIBER
comunicacion@ciberisciii.es / 91 1718119

Documentos adjuntos

Fuente: Instituto de Salud Carlos III


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

El patrón de dieta mediterránea contra el cáncer de próstata.

Un nuevo estudio del CIBERESP, realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, revela que una alta adherencia a este patrón alimentario podría reducir el riesgo de desarrollar tumores de próstata agresivos. La investigación, integrada en el proyecto MCC-Spain, refuerza la idea de que las recomendaciones nutricionales deben tener en cuenta patrones de dieta en lugar de alimentos individuales.

Madrid, 8 de noviembre de 2017.- Una alta adherencia al patrón de dieta mediterránea podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata agresivo. Se trata de una nueva evidencia científica descubierta por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. El estudio, liderado por Adela Castelló y Beatriz Pérez-Gómez, ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Journal of Urology.

MCC-Spain, cómo influyen los factores ambientales en tumores frecuentes

A pesar de que el cáncer de próstata es el tumor más frecuente entre hombres europeos y el tercero con más mortalidad, aún se sabe muy poco sobre sus causas. El proyecto MCC-Spain, impulsado por el CIBERESP y del que forma parte este reciente estudio, cuenta con la colaboración de investigadores de 11 Comunidades Autonómicas de España y busca aportar nuevos datos en este campo. “MCC-Spain es el mayor estudio de casos y controles hecho en España para investigar la influencia de factores ambientales –incluyendo la dieta- en el origen de tumores frecuentes como el cáncer de próstata”, sostiene la investigadora del CIBERESP Beatriz Pérez-Gómez.

En esta investigación, en la que participaron 733 pacientes con cáncer de próstata y 1.229 hombres sanos de siete provincias, se ha explorado la relación entre el riesgo de tener un cáncer de próstata y tres patrones de dieta que caracterizan los hábitos alimentarios de la población española. Por un lado, el patrón Occidental incluye a los individuos que consumen gran cantidad de productos lácteos grasos, granos refinados, carne procesada, bebidas calóricas, dulces, comida rápida y salsas. El segundo, el patrón Prudente, es característico de hombres que consumen productos lácteos bajos en grasas, granos integrales, frutas, verduras y zumos. Por último, el patrón Mediterráneo, es el caracterizado por un elevado consumo de pescado, patatas hervidas, frutas, verduras, legumbres y aceite de oliva y un bajo consumo de zumos.

Según apunta Adela Castelló, “los resultados de este trabajo muestran que aquellos hombres con mayor grado de adherencia al patrón Mediterráneo tienen menos riesgo de tener cánceres de próstata agresivos que aquellos cuyos hábitos alimenticios se alejan de este perfil. Esta asociación no se ha encontrado en aquellos hombres con dietas más cercanas al patrón Prudente o al Occidental”. El análisis refuerza la idea de que las recomendaciones nutricionales deben tener en cuenta patrones de dieta en lugar de focalizarse en alimentos individuales.

Artículo de referencia:

Castelló A, Boldo E, Amiano P, Castaño-Vinyals G, Aragonés N, Gómez-Acebo I, Peiró R, Jimenez-Moleón JJ, Alguacil J, Tardón A, Cecchini L, Lope V, Dierssen-Sotos T, Mengual L, Kogevinas M, Pollán M, Pérez-Gómez B; MCC-Spain researchers. Mediterranean dietary pattern is associated to low risk of aggressive prostate cancer: MCC-Spain study. J Urol. 2017 Aug 22. pii: S0022-5347(17)77385-5. doi: 10.1016/j.juro.2017.08.087. In press.

Sobre el CIBERESP

El CIBER (Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red, M.P.) depende del Instituto de Salud Carlos III –Ministerio de Economía, Industria y Competitividad– y está cofinanciado por FEDER. Su Área Temática de Epidemiología y Salud Pública –CIBERESP– está formada por 48 grupos de investigación de excelencia, de carácter multidisciplinar y multicéntrico. Centra sus actividades en dos aspectos clave: conocer la magnitud y la distribución de los problemas de salud pública e identificar los factores determinantes de los mismos para evaluar la efectividad y la eficiencia de las intervenciones, ya sean éstas desde el ámbito de las políticas públicas o de las implementaciones prácticas de prevención y resolución.

El Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III

El Centro Nacional de Epidemiología es uno de los centros nacionales integrados en el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), un organismo público de investigación adscrito orgánicamente al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través de la Secretaria de Estado de Investigación Desarrollo e Innovación; y funcionalmente a este Departamento y al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Las principales misiones del ISCIII son:  financiar, gestionar y ejecutar la investigación biomédica en España, desarrollar actividades de investigación, servicios de apoyo al Sistema Nacional de Salud y formación.

Más información

Departamento de comunicación CIBER
comunicacion@ciberisciii.es / 91 1718119

FUENTE: Instituto de Salud Carlos III


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

LA SALUD EN TUS MANOS (10).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 192, febrero 2017.

La dieta mediterránea está pasando en la actualidad por un momento “dulce” ya que continuamente se está hablando de sus bondades; se está escribiendo sobre sus efectos cardiosaludables y se están publicando estudios científicos sobre sus efectos beneficiosos para nuestra salud. Pero cuando hablamos de dieta mediterránea, ¿de qué estamos hablando? Entendemos por dieta mediterránea aquella en la que abunda la fruta, la verdura, las hortalizas, las legumbres, los frutos secos, el aceite de oliva como principal fuente de lípidos y aquella en la que el consumo de carne es moderado.

frutas

El estudio CORDIOPREV se propone determinar el efecto terapéutico de una dieta saludable sobre las cardiopatías coronarias. Este proyecto es el primero en el mundo con estas características. El equipo internacional de investigadores está siendo coordinado por el Dr. F. Gómez Delgado y el Dr. Pablo Pérez Martínez desde el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba y El Instituto de Salud Carlos III de Madrid entre otros centros.

En el marco de esta investigación, en el mes de octubre de 2016, este equipo de investigadores publicó en la revista Journal of Gerontology el artículo titulado: “Telomerase RNA Component Genetic Variants Interact With the Mediterranean Diet Modifying the Inflamatory Status and its Relationship With Aging: CORDIOPREV Study”.

En este trabajo sus autores explican cómo el estrés oxidativo, la activación continuada del sistema inmunológico, así como la inflamación, aceleran el envejecimiento celular al acortar los telómeros, que son unas estructuras situadas en los extremos de los cromosomas y que tienen la función de proteger la integridad del ADN. Estos telómeros, de manera natural, con la edad, se van acortando disminuyendo su efecto protector. En sus conclusiones se destaca que la dieta mediterránea enlentece el acortamiento de los telómeros, y por tanto, el envejecimiento celular, permitiendo diseñar dietas personalizadas con efectos terapéuticos sobre las personas con cardiopatías coronarias.

Un aspecto que no pasa desapercibido a los investigadores cuando evalúan los efectos sobre la salud de la dieta mediterránea es el factor humano, ya que las personas que siguen este tipo de alimentación, lo suelen hacer en un entorno distendido, relajado, comprometido con su salud, cuidando también la actividad física y el trabajo mental. En definitiva, la autoestima y la motivación son elementos decisivos a la hora de mantener hábitos de vida saludables.

Quizá sea más fácil hacer una angioplastia coronaria que conseguir que un paciente deje de fumar y lleve una alimentación consciente; quizá sea más fácil recetar un antidiabético oral que explicar los efectos nocivos de las bebidas azucaradas, la comida procesada o la bollería industrial; quizá sea más fácil recetar ansiolíticos que conseguir que las personas practiquen actividad física y técnicas de relajación y meditación; quizá sea más fácil aplicar un balón intragástrico que explicar cómo llevar una alimentación sana y equilibrada… Es evidente que la Promoción de la Salud no es la opción fácil, pero sí es la opción más eficiente, sostenible y hasta ecológica.

______________________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

TALLER de COMIDA VIVA “Raw food” (1-12-2016)

raw-food

TALLER de COMIDA VIVA “Raw food” en SENSEOLI

La alimentación viva es una interesante herramienta para cuidar nuestra salud.

En nuestro taller aprenderás cómo procesar los alimentos para que sean una fuente excepcional de sustancias fitoquímicas saludables y protectoras. Descubrirás nuevos aromas y deliciosos sabores ocultos con recetas que te revitalizarán  mientras activas los mecanismos naturales de la salud. Aprenderás las bases de un estilo de vida saludable.

FECHA Y HORARIO: jueves 1 de diciembre de 19:00 a 21:30 h.
LUGAR: SENSEOLI Avd. del Recreo 72, bajo.  L’Eliana
PRECIO: 30€
IMPARTIDO POR:

  • Lola Cano-Coloma Abad
  • Sonia Gisbert González
  • Ángel Escudero Villanueva

Es imprescindible la inscripción previa.

Información e inscripción: 

SENSEOLI: 962758233  

PATRICIA: 622 622 775

LOLA: 640 047 223

raw-food-2

raw-food-3

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

TALLER de PAN y MEDITACIÓN (1-10-2016).

TALLER de PAN y MEDITACIÓN

En la Font de la ClaredaT

LA FONT DE LA CLAREDAT

Un buen pan es fuente de salud.

En nuestro taller verás lo fácil y saludable que resulta hacer pan en casa.

Te sorprenderá cómo puedes preparar tu propio pan sin necesidad de horno.

Hablaremos del importante efecto que tienen los diferentes componentes del pan sobre tu salud y de la trascendencia que tiene el tiempo de fermentación de la masa.

Y mientras fermenta practicaremos un ejercicio de concentración, relajación y meditación… porque tu estado de ánimo y tus sentimientos también influyen.

Haremos pan con cariño, con calma, con ciencia, disfrutando de la compañía y de una experiencia para recordar.

Y al final degustaremos nuestra creación.

Este taller lo imparten:

Pau Sanchís Murillo, Maestro Panadero.

Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Cuándo: Sábado 1 de octubre de 2016 de 16:30 a 19:30 h.

Precio: 30€

Necesitas traerte delantal y material de escritura para tomar notas.

Información e inscripción:

Es imprescindible la inscripción previa.

La Font de la ClaredaT  C/ Humanista Furió, 9 – 46022  Valencia

Tel. 961 156 769 – 640 728 486

lafontdelaclaredat@gmail.com

www.lafontdelaclaredat.com

ב י ה ש מ ו

____________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

Cómo la dieta mediterránea puede ser más efectiva que las estatinas para los enfermos del corazón.

Sabíamos que comer sano es saludable, ¿pero tanto como para que los médicos, antes de recetar remedios, deban considerar cambios en la dieta como tratamiento para enfermos de corazón?

¿Tanto como para que los servicios de salud subsidien frutas y verduras?

Sí. O al menos es la conclusión de un reciente estudio sobre la dieta mediterránea según el cual puede ser más efectiva en algunos casos que los medicamentos para reducir el riesgo de muerte temprana en enfermos del corazón.

Se trata del primer trabajo extenso que estudia el impacto de la dieta mediterránea en la supervivencia de pacientes con problemas cardíacos.

La dieta mediterránea redujo el riesgo de muerte temprana en 37%, según el estudio.

Investigaciones anteriores, determinaron que tomar sólo estatinas, medicamentos recetados a millones de personas en el mundo para reducir el colesterol, disminuye el mismo riesgo en 18%.

El estudio evaluó durante siete años a 1.200 pacientes del corazón en Italia que llevaron registros de sus hábitos de alimentación. Durante los siete años hubo 208 muertes.

La nueva investigación fue presentada en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, considerado el mayor del mundo sobre enfermedades cardiovasculares. El encuentro tiene lugar esta semana en Roma.

La dieta mediterránea es el término usado para describir el tipo de alimentación común en esa región, que incluye más pescado que carnes rojas, y es rica en frutas y verduras además de nueces, cereales integrales y aceite de oliva.

“Cambios en la dieta antes que medicamentos”

“La dieta mediterránea es considerada ampliamente como uno de los hábitos nutricionales más sanos del mundo”, dijo uno de los autores del estudio, el profesor Giovanni de Gaetano, jefe del Departamento de Epidemiología y Prevención en el Instituto Neurológico Mediterráneo, IRCCS Neuromed, en Italia.

“Muchos estudios ya habían demostrado que la dieta mediterránea está asociada a menor riesgo de diferentes enfermedades crónicas y muerte”.

“Pero hasta ahora la investigación se había centrado en la población en general, que está compuesta principalmente de gente sana. Nosotros nos preguntamos, ¿qué pasa con aquellos que tienen problemas cardiovasculares? ¿Es la dieta mediterránea óptima para ellos también?”, dijo De Caetano.

Los médicos deberían considerar recetar “cambios en la dieta antes que medicamentos”, dijo De Gaetano.

“Y los servicios de salud deberían subsidiar las frutas y verduras”, agregó.

El próximo paso será investigar por qué exactamente la dieta mediterránea reduce el riesgo de muerte temprana personas con problemas cardiovasculares.

“Éste es un estudio observacional (de carácter estadístico y demográfico). Así que no podemos decir que el efecto es causal. Creemos que probablemente la reducción del riesgo se debe a que la dieta impacta factores como la inflamación, pero se necesita hacer más investigaciones”, dijo De Gaetano.

Dolores musculares

Algunos expertos advierten que muchos pacientes pueden obtener el mayor beneficio si optan por ambas posibilidades, cambios en la dieta y medicamentos.

Si bien algunos pacientes pueden seguir requiriendo estatinas, una dieta mediterránea puede hacer que las dosis sean menores, reduciendo efectos secundarios como los dolores musculares. Se estima que sólo en Estados Unidos, cerca de 30 millones de personas toman estatinas.

Jeremy Pearson, director asociado de la Fundación Británica del Corazón, British Heart Foundation, dijo que es muy bueno saber “que aún si uno tiene antecedentes de enfermedades cardiovasculares, seguir una dieta mediterránea reduce el riesgo de muerte”.

“Mantener un estilo de vida saludable, aún si alguien ha tenido un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular, continúa teniendo beneficios”, agregó Pearson.

Cautela

Jules Payne, director de la organización no gubernamental Heart UK, dijo que los resultados del estudio deben analizarse con cautela.

“La dieta mediterránea es una gran dieta, pero yo ciertamente no recomendaría a todos los enfermos que se deshagan de sus medicamentos”, señaló Payne.

“Si alguien tiene colesterol alto, con antecedentes familiares o ha tenido un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular, las estatinas siguen siendo necesarias además de otros medicamentos”, agrega.

“Así que mi consejo sería, por favor, no dejen de tomar sus medicamentos sin consultar a su médico, ya que en ciertos casos las estatinas son necesarias”.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Los cardiólogos le declaran la guerra al azúcar.

Ya lo hizo la Organización Mundial de la Salud. Ahora, los cardiólogos estadounidenses recomiendan que los niños no ingieran más de 25 gramos (seis cucharaditas de té) de azúcar al día.

Por: JOSEFINA G. STEGMANN @jgstegmann Madrid

Su hijo no debería comer más de 25 gramos de azúcares añadidos al día. Es decir, el equivalente a seis cucharaditas de té o un poco menos de lo que contiene una lata de refresco (30 gr.). Lo dice la Asociación Americana de Cardiología en una recomendación publicada en su revista «Circulation». Y aclaran tener una evidencia científica «sólida» para hacerlo.

La OMS ya advirtió que gran parte del azúcar que consumimos diariamente se encuentra "oculta".

La OMS ya advirtió que gran parte del azúcar que consumimos diariamente se encuentra “oculta”.

Los azúcares añadidos son todos aquellos presentes en alimentos o bebidas de forma artificial, es decir, en chocolates, caramelos, bollería, galletas, cereales azucarados, refrescos, y un largo etcétera, así como el azúcar de mesa. Queda excluido, por lo tanto, el azúcar que aporta el consumo de fruta o de leche, por ejemplo.

La presencia de estos apetecibles pero «peligrosos» alimentos con azúcar refinado en la dieta está vinculado al desarrollo del síndrome metabólico, es decir, un conjunto de factores de riesgo cardiovascular que pueden provocar obesidad, aumentar el perímetro abdominal, la presión arterial, la glucosa, los triglicéridos y bajar el colesterol «bueno».

La recomendación se dirige específicamente a los niños de 2 a 18 años. Es precisamente en la población joven, por lo menos en España, donde el azúcar es el mayor responsable de la obesidad. «No es nada extraño que las recomendaciones se dirijan a la población joven. El síndrome metabólico está aumentando mucho en este sector, sobre todo en aquellos con niveles socioeconómicos bajos porque consumen más comida preparada y hacen menos ejercicio», asegura José Ramón González Juanetey, presidente de la Sociedad Española de Cardiología.

Los jóvenes vivirán menos

Pese al supuesto aumento de la concienciación respecto a la necesidad de tener hábitos saludables, como hacer ejercicio y comer de forma equilibrada, combinando frutas, legumbres y verduras, y sin excederse en la ingesta de calorías diarias, la realidad parece ser diferente y muy preocupante. «Estoy convencido de que si el perfil de riesgo en la población española sigue así, las generaciones que ahora están entre los 10 y los 20 años acabarán teniendo más enfermedades del corazón y vivirán menos que sus padres», sentencia González Juanetey.

El comunicado advierte de que la probabilidad de que los niños desarrollen enfermedades es proporcional al aumento de azúcar añadida ingerida. De hecho, los pequeños con sobrepeso que continúen tomando azúcares añadidos son proclives a desarrollar resistencia a la insulina, un primer paso para el desarrollo de la diabetes. El efecto de la presencia del azúcar en el cuerpo es global. Provoca una subida de insulina, una hormona que tiende a quemar el azúcar, pero que también facilita que se acumule el exceso en forma de grasa. Conforme se va aumentando de peso, se genera resistencia a la insulina. Y es esta resistencia el inicio de todas las enfermedades cardiovasculares.

Educar en sabores

La solución a estos problemas no es, desde luego, prescindir del azúcar ya que la necesitamos para vivir, y más siendo jóvenes. «El cerebro necesita unos 160 gramos diarios, pero la obtiene de otro tipo de alimentos, sobre todo de hidratos de carbono de absorción lenta como cereales, legumbres, patatas, arroz, pan, etc, así como frutas y verduras», explica Susana Moreneo, jefa de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón y secretaria de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

En resumen, el problema del azúcar añadido es, precisamente, que es añadido. «Es un elemento superfluo de la dieta. Cuando se empieza a incorporar es por una cuestión más hedónica que otra cosa. El problema es que no se sustituyen, sino que siempre se suman», explica Moreneo.

A su juicio, una ingesta de 25 gramos de azúcar al día «es poco», en el sentido de que a los pequeños les costará prescindir de los dulces, pero coincide con la recomendación de los cardiólogos estadounidenses y recuerda que hay que «educar en sabores» para evitar la necesidad de ponerle azúcar a todo. «Hay personas que lo ponen incluso a la fruta o la leche. Si se empieza así desde pequeño, es difícil quitarla luego y, además, producirá una sobrealimentación».

Juanetey también aplaude la medida y señala que en España es un problema de primera magnitud y que, por lo tanto, «tendría que abordarse en los colegios, con educación para la salud obligatoria por los niños como motores de cambio para los padres». Los adultos tampoco se salvan de la ingesta reducida. En 2015, la Organización Mundial de la Salud recomendó que los adultos con un peso normal disminuyan la ingesta de azúcar al 5% de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a una cucharada sopera al día.

Ante esto, en lo primero que se piensa no es en eliminar el dulce de nuestras vidas, sino en sustituirlo. ¿Los edulcorantes son una buena opción? Sí, pero no del todo. «Pueden afectar al metabolismo de los lípidos, pero no está del todo claro. En principio, si se quiere tomar refrescos es mejor que sean light y en el caso del café, la mejor opción es la sacarina», señala Juanetey. «Si el consumo de edulcorantes es excesivo, a veces se produce un efecto rebote y parece que el cuerpo quiere más dulce. Además, hay estudios que señalan que pueden atacar a la flora intestinal, pero se han hecho en animales, no en humanos», añade Moreneo.

Efectos en la salud dental

Otro problema con el azúcar, no menor, es que puede ser un problema también para la salud bucodental dando lugar al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. «Toda la enfermedad metabólica, en el fondo, es un trastorno inflamatorio. Procesos paralelos como una infección de la boca por ingesta de azúcar pueden aumentar la inflamación y favorecer así la resistencia a la insulina. Además, las personas con problemas en las encías como la periodontitis tienen más enfermedades cardiovasculares», concluye Moreneo.

Fuente: ABC

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.