Nace una alianza europea de empresas para promover hábitos de vida saludables

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-nace-alianza-europea-empresas-promover-habitos-vida-saludables-20120510135630.html

EUROPA PRESS – 10-5-2012

El Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social ha presentado este jueves la ‘Alianza Europea de Empresas Saludables‘ con el objetivo de que las compañías promuevan hábitos de vida óptimos ya que, en la actualidad, 40 millones de europeos padecen estrés y 20 sufren alguna enfermedad de tipo crónico.

“Nada mejor que desde el seno de la empresa para promover la salud y asegurar la sostenibilidad del puesto de trabajo”, sostiene el presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social –centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS)–, el doctor Manuel de la Peña.

De este modo, explica que “las empresas que protegen la salud de sus trabajadores son las más exitosas” y asegura que “un euro invertido en salud supone un reembolso de cinco“.

De la Peña advierte que un entorno laboral inseguro o poco saludable genera estrés y, entonces, el trabajador puede sufrir accidentes y lesiones así como una falta de satisfacción por el trabajo realizado. A su vez, este fenómeno, puede traducirse en la aparición de hábitos nocivos, como fumar o a beber alcohol, y, tras ellos, enfermedades crónicas, como hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

Por su parte, el director del Programme Management de la OMS, el doctor José Martín Moreno, considera que la divulgación de buenas prácticas desde el ámbito laboral no es otra cosa que “intentar aplicar el sentido común” y recuerda que “el principal activo de las empresas es el trabajador”.

“Cualquier empresa tiene que fomentar el bienestar (entre sus empleados) porque es lo legal. Se trata de prevenir la aparición de patologías y de fomentar un ambiente psicosocial adecuado”, argumenta Martín Moreno. En este sentido, subraya la importancia de impulsar el compañerismo y la solidaridad así como de reconocer los méritos del trabajador.

Por otro lado, considera fundamental que la compañía cuente con recursos sanitarios y que anime a sus empleados a seguir una dieta  saludable y practicar ejercicio físico.

EMPRESAS SALUDABLES

Por su parte, el director de la Cátedra de Empresas Saludables del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, el doctor Luis Blázquez, apuesta por impulsar la cultura de empresa saludable “en el tejido de los que toman las decisiones”, aunque, lamenta que, en estos momentos, a pesar de que ya exista, “no haya conciencia”.

Sobre si las empresas españolas están más o menos concienciadas con esta cultura saludable en comparación a las europeas, Blázquez reconoce que, en el propio país, este compromiso es muy “desigual” y lamenta que, por “desgracia”, a consecuencia de la crisis económica, “se haya parado”. No obstante, sostiene que, en los años 2006 y 2007, los importantes grupos empresariales estaban trabajando en “esta dirección”.

“El vaso no está tan lleno como nos gustaría”, señala, por su parte,  Martín Moreno, quien considera que “hay más espacio para actuar” y recomienda poner la vista en los países nórdicos, que son los más concienciados con este tema.

En general, las empresas que se incoporen a esta alianza internacional elaboraran un libro blanco que facilitará el intercambio de conocimiento y crearán un comité de expertos en el que participarán reconocidos profesionales a fin de difundir, normalizar y aplicar el conocimiento.

La primera empresa que ya ha manifestado su interés por adherirse a esta iniciativa ha sido Accenture, aunque Blázquez pronostica que las 8.000 empresas que han conseguido el certificado de AENOR sobre riesgos laborales cuentan con la “sensibilidad suficiente” para empatizar con esta iniciativa.

   Según la OMS, un lugar de trabajo saludable es aquel en el que los “trabajadores y administradores colaboran para usar un proceso continuo de mejora para proteger y promover la salud, seguridad y bienestar de todos los trabajadores”.

_______________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Trabajador sano, empresa rentable.

Fuente: http://www.elcorreo.com/vizcaya/20111122/mas-actualidad/salud/relaciones/trabajador-sano-empresa-rentable-201111230501.html#

23.11.11 – 05:01 – MADRID

En los últimos años, las corporaciones no solo se fijan en su cuenta de resultados, sino que se preocupan por el bienestar físico y mental de sus empleados. No lo hacen por mera humanidad; se han dado cuenta de que ambos parámetros están estrechamente unidos.

En una época de crisis como la que vivimos, es difícil hablar bien de empresas y bancos. Sin embargo, y aunque a algunos les pueda costar creerlo, todavía hay compañías para las que el bienestar de sus empleados, incluyendo la tan estigmatizadora salud mental, es una prioridad.

Un estudio de la Unión Europea concluyó que los trastornos de ansiedad y depresión están entre los tres primeros motivos de baja en el Viejo Continente, lo que llevó a la creación en 2008 del Pacto Europeo para la Salud Mental y el Bienestar en el que, entre otras actividades, se ponen en común buenas prácticas de empresas que se preocupan por el bienestar mental de sus empleados.

Ideas para promover el bienestar del empleado también son compartidas en el foro CSR Europe, donde más de 80 empresas privadas y públicas del continente, se comunican para la mejora de esta ‘pata’ de la responsabilidad social corporativa. Echando un vistazo al foro de esta iniciativa, se ve que la preocupación llega incluso a los Gobiernos.

Pero en esta tendencia generalizada, de nuevo las buenas intenciones expresadas por las compañías no bastan. Cada vez más existen índices que evalúan a las corporaciones según su ajuste a estas buenas prácticas. Por ejemplo, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) ha desarrollado el estándar OHSAS 18.001, que permite certificar el desempeño en seguridad y salud laboral.

PREOCUPACIÓN EN AUMENTO

El conocido Índice Mundial de Sostenibilidad Dow Jones tiene un apartado específico sobre Seguridad y Salud Ocupacional y cada año se publica el ránking de las mejores empresas para trabajar, tanto en España como a nivel mundial, que tiene muy en cuenta las condiciones las estrategias de promoción de la salud que ponen en marcha los empresarios, cada vez más preocupados por estos asuntos.

_____________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

El mito de las “multitareas”.

 La lentitud da precisión y la precisión da velocidad.

Nuestro mundo hiperactivo y apremiante admira a las personas que realizan muchas actividades al mismo tiempo. Pero los investigadores afirman que concentrarse en una sola cosa a la vez es más productivo, y mejor para nuestra salud y seguridad.

Por:  Allan Britnell

¿Quién no ha tenido uno de esos días en que encuentra su teléfono móvil en el cajón de los cubiertos, el azucarero en la nevera y las llaves… perdidas Dios sabe dónde? Lo más probable es que eso pase porque se está distraído realizando dos o más tareas a la vez. Y por mucho que la sociedad venere a las personas capaces de hacer varias cosas al mismo tiempo – como la supermadre que puede atender una llamada telefónica mientras prepara la cena, dobla la ropa recién lavada y ayuda a los niños con sus deberes-, la realidad biológica es que en los momentos más importantes (en el trabajo, al conducir el coche o cuando interactuamos con la familia) no podemos ocuparnos de varias tareas a la vez, por más que lo queramos o lo intentemos.

El término “multitareas” surgió en el campo de la informática, y se refiere a la situación en que la unidad de procesamiento central cambia constantemente entre dos o más programas. Aunque durante siglos se ha discutido y estudiado la capacidad humana para realizar varias tareas a la vez, aún estamos lejos de llegar a una conclusión definitiva respecto a si podemos hacer eso o no y con qué eficacia.

Veamos una situación muy común en el trabajo: escribir un mensaje electrónico a un colega mientras hablamos por teléfono con otro. Al hablar, se interrumpen momentáneamente las habilidades necesarias para escribir (ortografía, gramática, mover los dedos por el teclado), y cuando nos concentramos en el ordenador, perdemos el hilo de la conversación (lo que suele hacer que el colega al teléfono pregunte: “¿Sigues ahí?”). Así que, en realidad, no hacemos esas cosas simultáneamente.

“Creemos estar realizando dos tareas a la vez, pero lo cierto es que hacemos una y luego la otra”, dice Pierre Jolicoeur, investigador canadiense especializado en ciencia cognitiva experimental en la Universidad de Montreal, quien estudia la manera en que el cerebro se ocupa de varias tareas a la vez. “Cambio de tarea” podría ser una descripción más precisa de lo que hacemos, y aunque el cambio tal vez ocurra en fracciones de segundo, tiene un coste: la cantidad de tiempo que perdemos con cada cambio.

Es perfectamente posible, desde luego, realizar con éxito dos o más tareas al mismo tiempo. Cualquiera puede hablar por teléfono mientras se sirve una taza de café, pero si también intenta vigilar a los niños y prepararles el desayuno, en su cerebro se forma un cuello de botella de información en espera de ser procesada, y probablemente termine por meter el azucarero en la nevera y quemar las tostadas.

“A medida que intentamos hacer cada vez más cosas y cada vez en menos tiempo, con frecuencia sucede que cometemos errores sin darnos cuenta. Mis colegas y yo llamamos a esto ganar velocidad pero perder precisión“, señala Jolicoeur.

Renunciar a la precisión para ganar velocidad puede tener consecuencias desastrosas. Pensemos en la conducción de un coche, tarea que nos exige procesar muchas señales visuales y auditivas complejas para transitar con seguridad: hay que cuidar la velocidad, escudriñar el camino para identificar peligros potenciales, mirar los espejos retrovisor y laterales, y procesar toda esa información mientras mantenemos el coche centrado en el carril. A esto hay que añadir otra carga de trabajo mental si hablamos por el móvil o con nuestros acompañantes, comemos o bebemos algo sin derramar nada, observamos el GPS y escuchamos la radio.

Procesar toda esa información extra puede resultar arriesgado e incluso mortal. En la lista de los candidatos a lo que llamaré el Premio al Conductor Peligrosamente Distraído del Año yo incluiría sin duda a una mujer que fue acusada de poner en peligro la vida de su bebé después de que la vieron dándole el pecho y hablando por el móvil mientras conducía. Otra mujer no vio la luz roja de un semáforo porque se estaba pintando las uñas, y arrolló y mató a un motociclista.

Si bien son menos inmediatos que los de un accidente de tráfico, los efectos de realizar varias tareas a la vez pueden ser igual de dañinos para la salud a la larga. Sobrecargar el cerebro nos estresa, y en ningún lugar es más evidente que en el trabajo, donde se espera que hagamos muchas cosas al mismo tiempo. Mientras trabajamos, por ejemplo, en un informe importante, también debemos contestar llamadas telefónicas, revisar mensajes electrónicos y hablar con los colegas o visitantes que entran de repente en nuestra oficina. Un estudio de empleados de Microsoft mostró que, tras cada interrupción, necesitaban 15 minutos de media para volver a concentrarse en tareas difíciles, como escribir programas de cómputo. Un estudio de la Universidad de Londres reveló que las distracciones por revisar mensajes electrónicos y contestar llamadas telefónicas al mismo tiempo se tradujeron en una reducción temporal de 10 puntos en el cociente de inteligencia.

El hábito “multítareas” también puede afectar nuestras relaciones personales, desde las más recientes (¿cuántas veces has olvidado de inmediato el nombre de una persona a la que te acaban de presentar porque pusiste más atención a lo que decía o a su ropa?) hasta las más preciadas. A todos nos ha ocurrido que algún ser querido, mientras nos revela sus sentimientos más profundos, de pronto nos dice: “¿Oye, me estás escuchando?” En conclusión, la clave es reconocer nuestras limitaciones como seres humanos.

Fuente: http://www.selecciones.es/el-mito-de-las-multitareas

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal https://promocionintegraldelasalud.wordpress.com/aviso-legal/