CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (2).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 196, junio 2017.

Cuando hablamos de Promoción de la Salud, la actitud es esencial.

Puedes elegir adoptar una actitud pasiva frente a tu salud. Puedes adoptar una actitud irresponsable frente a tu salud. Puedes adoptar una actitud destructiva frente a tu salud.

La Promoción de la Salud te propone adoptar una actitud activa, responsable y constructiva frente a tu salud para que entres en un proceso de mejora continua y progresiva de tu estado de salud. Y para esto necesitas adquirir y desarrollar una serie de habilidades cognitivas y sociales que llamamos habilidades para la vida. Estas habilidades son capacidades que te permiten adoptar un comportamiento adaptativo y constructivo para elegir e incluir con eficiencia opciones saludables en tu vida, en tu agenda, en tu trabajo, en tus relaciones sociales.

Las habilidades para la vida son habilidades personales, interpersonales, cognitivas y físicas que permiten a las personas controlar y dirigir sus vidas, desarrollando la capacidad para vivir e interactuar con su entorno y lograr que éste cambie. Como ejemplos de habilidades de vida individuales se pueden citar la toma de decisiones y la solución de problemas, el pensamiento creativo y crítico, el conocimiento de sí mismo y la empatía, las habilidades comunicativas y de relación interpersonal y la capacidad para hacer frente a las emociones, los sentimientos y manejar de forma constructiva el estrés.

Según sean estas habilidades, podrás ir conformando estilos de vida que te conduzcan a la salud. El estilo de vida se basa en patrones de comportamiento que estarán determinados por tus características personales individuales, las interacciones sociales y las condiciones de vida socioeconómicas y ambientales.

Las condiciones de vida son el entorno cotidiano de las personas, dónde viven, actúan y trabajan, y son producto de las circunstancias sociales, económicas y del entorno físico.

Si bien hay factores determinantes de tu salud que escapan a tu control inmediato, tu salud la destruyes o la construyes con cada una de las pequeñas decisiones que vas tomando a lo largo de cada día, y su efecto se va sumando. Siempre existe una opción que no aportará nada bueno a tu salud y otra que sí aportará algo bueno, por pequeño que sea, a tu salud.

Tú puedes decidir comenzar el día aprovechando la oportunidad que te brinda el desayuno para que éste cuide tu salud. Tú puedes decidir cómo hacer los desplazamientos cotidianos para cuidar la salud del planeta, la calidad del aire que respiras y cuidar tu salud. Tú puedes decidir que el momento de la comida del medio día aporte algo bueno para tu salud y sea un momento de calma para recuperarte de la actividad de la mañana y prepararte para la actividad de la tarde. Tú decides si la merienda va a contribuir a aumentar la sobredosis de sal, azúcares y grasas saturadas que producen los productos envasados, o buscar una merienda rica, natural y saludable. Tú puedes decidir que la cena sea una fuente de sustancias que cuiden y protejan tu salud. Tú puedes decidir crear rituales para preparar y saborear, con calma, infusiones protectoras y saludables que además te proporcionen un momento de relax. Tú decides llevar una vida sedentaria, o cuidar tu corazón y tu salud general practicando algún tipo de actividad física moderada. Tú decides si incluyes o no en tu agenda diaria algunos minutos para la concentración, relajación y meditación que te permitan afrontar de forma constructiva el estrés diario.

Si realmente valoras tu salud, seguro que encontrarás tiempo para desarrollar tus propias habilidades personales que te permitan disfrutar de un estilo de vida saludable.

Referencia: World Health Organization Health Promotion Glossary. 1998.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Promoción de la salud: conocimientos, habilidades y actitudes.

La promoción de la salud como reto en el ámbito de la conducta: ¿Estamos olvidando las actitudes?

Panagopoulou, E., Montgomery, A., & Benos, A. (2011). Health promotion as a behavioural challenge: Are we missing attitudes? Global Health Promotion, 18(2), 54-54-57,83,95. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/870700668?accountid=44539

Fuente: http://ped.sagepub.com/content/18/2/54.abstract

Los autores de este artículo nos proponen que la mejor forma de entender la promoción de la salud es plantearla como un reto en el ámbito de la conducta. La conducta está relacionada con: conocimientos, habilidades y actitudes. Si bien los conocimientos y las habilidades han recibido suficiente atención, el enfoque centrado en la actitud ha sido infrautilizado.

La aplicación de los principios conductuales para la promoción de la salud es un fenómeno relativamente reciente. Mientras la transmisión de conocimientos y habilidades ha sido desarrollada con éxito, el abordaje de la actitud ha sido infrautilizado.

El cambio conductual es complicado y multifactorial. Cambiar las actitudes de las personas implica cambiar su comportamiento.

Las estrategias de promoción de la salud serán más eficaces si asumen algunos de los principios básicos del cambio de actitud. Una persona cambiará su comportamiento si piensa que:

  • los beneficios del cambio son más que las pérdidas
  • tiene algún riesgo de enfermar
  • puede hacerlo
  • las personas que le importan esperan que lo haga

_________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal