La falta de ejercicio a los 40 “reduce el tamaño del cerebro”.

A la edad de 40 años, la falta de ejercicio no solo envejece el cuerpo, sino que también podría hacer que veinte años más tarde el cerebro sea más pequeño.ejercicio físico a los 40

La investigación incluyó a 1.583 personas, con 40 años de edad promedio, que no padecían ni demencia ni enfermedades del corazón.

Todas fueron sometidas a una prueba con caminadora, que se repitió dos décadas más tarde, y conjuntamente se les hicieron escáneres cerebrales.

La advertencia, expuesta en un estudio publicado en la revista de la American Academy of Neurology, se añade a la cada vez más creciente evidencia sobre la importancia de mantener un corazón saludable a través de la actividad física.

“Encontramos una directa correlación en nuestro estudio entre estar en mala forma y el volumen del cerebro décadas más tarde, indicando un acelerado envejecimiento cerebral”, dijo Nicole Spartano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Y el estudio también mostró que las personas que al hacer ejercicio experimentaban subidas en la presión arterial y el ritmo cardíaco cuentan con una mayor probabilidad de tener cerebros más pequeños décadas más tarde.

Aunque hace falta corrobar los resultado a una mayor escala, Spartano añadió que el estado físico en la mediana edad “puede ser especialmente importante para millones de personas en todo el mundo, que ya muestran evidencias de enfermedades del corazón”.

Por su parte Laura Phipps, de la fundación Alzheimer’s Research UK, señaló que si bien “es difícil concluir con ese tipo de estudios que un factor es definitivamente causa del otro, los resultados se agregan a la evidencia de que una mala salud cardiovascular a lo largo de la vida podría tener un efecto negativo sobre el cerebro“.

Nunca es tarde

En cualquier caso, los especialistas en salud coinciden en señalar que la actividad física ofrece beneficios a cualquier edad.

Y es algo que destacó a BBC Mundo el doctor César Kalazich, especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS, en Chile.

“Se ha visto que pacientes ancianos mejoran parámetros como memoria, capacidad de reacción y capacidad cognitiva a los pocos meses (de 3 a 6) luego de un régimen de ejercicios guiados”.

Un estudio previo del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois en Estados Unidos halló que las personas físicamente en forma tienden a tener mayor volumen cerebral y una materia blanca más intacta que quienes no se ejercitan.

Y hace 15 años otra investigación con ratones demostró que el ejercicio hace que las neuronas del hipocampo segreguen una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro que promueve el crecimiento de las neuronas.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

Por tu salud: ¡¡¡MUÉVETE!!!

La sangre se mantiene circulando por el torrente sanguíneo no solo por la actividad del corazón, sino también por la contracción del resto de músculos del cuerpo.

Cuando nos movemos estamos ayudando a que nuestro aparato circulatorio cumpla con su misión nutriendo y oxigenando las células con la sangre arterial , así como transportando por la sangre venosa el CO2 y los desechos del metabolismo celular.

Una actividad física suave, equilibrada, armónica y agradable puede serabbey-road-beatles caminar.

Si no quieres machacar tus rodillas, forzar las estructuras de la planta del pié hasta la dolorosa fascitis plantar; si no quieres deprimir tu sistema inmunológico y lo que quieres es cuidar tu corazón, deja de correr y ponte a caminar.

Comienza por ponerte un calzado cómodo que amortigüe el impacto de la pisada. Activa  el músculo recto del abdomen “conectando” tu ombligo hacia la columna vertebral para protegerla y estabilizarla. Adopta una postura erguida equilibrando tus hombros. Separa ligeramente los dientes para relajar la mandíbula sin llegar a separar tus labios y seguir respirando por la nariz. No inclines la cabeza para mirar al suelo. Levanta tu barbilla hasta formar un ángulo recto con tu cuello y baja la mirada a una distancia de unos 3 metros por delante de tus pies. Si además quieres mover los músculos de la parte superior del cuerpo, ayúdate cogiendo un bastón en cada mano para impulsarte siguiendo la técnica de la “marcha nórdica”. De esta forma movilizarás hasta el 90% de tus músculos.

Cuando empieces a caminar procura que tu zancada sea lo más amplia posible. Presta atención a tu respiración. Respira por la nariz y, de vez en cuando, sentirás la necesidad de hacer una inspiración más profunda. Cuando llegue ese momento, coge aire notando cómo se expande el tórax.

Presta atención a tus pensamientos para que éstos sean agradables, constructivos y útiles. Si estás al aire libre, saborea el paisaje, la luz, los colores, los aromas. Si vas acompañado, presta atención a la conversación y que ésta sea placentera, relajante y constructiva.

La actividad física de estas características, activa la circulación de la sangre y ayuda al retorno venoso, ayuda a mantener un correcto tránsito intestinal, nos limpia del exceso de hormonas y neurotransmisores del estrés, con el sudor eliminamos toxinas, gracias a la liberación de endorfinas experimentaremos una agradable sensación de bienestar, cuida nuestras articulaciones manteniéndolas flexibles, mejora nuestra coordinación psicomotora, contribuye a mantener nuestro organismo bien oxigenado y, en definitiva, nos mantiene activos y sanos.

Revisado por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Descubren por qué el ejercicio reduce el riesgo de depresión por estrés.

Investigadores del Instituto Karolinska han descrito los mecanismos que provocan que el ejercicio físico reduzca el riesgo de sufrir depresión asociada al estrés. El estudio, publicado esta semana en la revista Cell, ahonda en la influencia del deporte en la salud mental. 

El ejercicio físico posee una gran cantidad de beneficios para la salud humana, incluida la protección frente a la depresión generada por el estrés. Sin embargo, hasta ahora se desconocían los mecanismos que lo hacían posible.

Un nuevo estudio en ratones, realizado por los investigadores del Instituto Karolinska de Suecia, muestra cómo el ejercicio físico induce cambios en el músculo esquelético –un tipo de músculo unido al esqueleto– que ocasionan la limpieza de una sustancia que se acumula en la sangre durante los momentos de estrés y que es perjudicial para el cerebro.

“Aunque seguimos sin saber qué es la depresión, nuestro estudio forma parte de una pieza más del rompecabezas, ya que damos una explicación a los cambios bioquímicos que protegen al cerebro del estrés gracias al ejercicio físico”, explica Mia Lindskog, investigadora del departamento de Neurociencia de la institución sueca.

Anteriores investigaciones ya mostraron que la proteína PGC-1α1 se incrementa en el músculo cuando se realiza ejercicio. En este trabajo los investigadores utilizaron ratones genéticamente modificados con altos niveles de PGC-1α1 en el músculo esquelético, que desarrollaron músculos bien entrenados (incluso sin ejercicio).

Tanto estos ratones como los que no fueron modificados con la proteína fueron expuestos a un ambiente estresante, como ruidos altos, luces intermitentes y alteraciones en el ritmo circadiano. Después de cinco semanas, los ratones sin tratar mostraron un comportamiento depresivo, mientras que los ratones genéticamente modificados no presentaban dichos síntomas.  

“La hipótesis inicial era que los músculos entrenados podrían producir una sustancia con efectos beneficiosos para el cerebro. Ahora nos encontramos lo contrario: los músculos bien entrenados producen una enzima que depura el cuerpo de sustancias perjudiciales. En este contexto, la función del músculo recuerda a la del riñón o el hígado”, explica Jorge Ruas, principal investigador y miembro del departamento de Psicología y Farmacología del Instituto Karolinska.

Relación con las enfermedades mentales

La proteína PGC-1α1, que se activa en el músculo por el ejercicio aeróbico, regula la expresión de los genes KAT. Por ello, los científicos descubrieron que los ratones con altos niveles de dicha proteína en los músculos también tenían altos niveles de la enzima KAT.

Esta enzima convierte a la quinurenina –una sustancia que se genera en momentos de estrés– en ácido quinurénico, incapaz de pasar de la sangre al cerebro y, por tanto, no afecta a este órgano. Aunque no se conoce la función exacta de la quinurenina, los pacientes con enfermedades mentales tienen altos niveles de esta sustancia.

“Hasta ahora los mecanismos precisos de la depresión son poco conocidos, pero se sabe que el estrés induce cambios en el cerebro que pueden provocarla, como perturbaciones en la neurotransmisión y la inflamación del cerebro”, indica a SINC Jorge Rúas. “Así, al administrar quinurenina los ratones mostraron actitudes depresivas”.

Por el contrario, los ratones con niveles aumentados de PGC-1α1 en músculos no parecían afectados. De hecho, estos animales nunca mostraron altos niveles de quinurenina en la sangre, pues la enzima KAT rápidamente la convertía en ácido quinurénico, protegiendo al cerebro de la sustancia.  

“Nuestro trabajo muestra que al entrenar los músculos a través de la actividad física para incrementar los niveles de PGC-1α1, se activa un mecanismo de ‘desintoxicación’ que protege de la depresión producida por estrés”, añade Rúas. “Será muy interesante ver si podemos desarrollar medicamentos que activen el mismo proceso en aquellos pacientes que no puedan realizar ejercicio”, concluye. 

La depresión es un desorden psiquiátrico común en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 350 millones de personas están afectadas y es la principal causa mundial de discapacidad.

Fuente: Agencia SINC

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Un programa de ejercicio disminuye la apnea en jóvenes con sobrepeso.

Por: Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio logran reducir este grave problema de salud mediante un programa de entrenamiento físico realizado a 60 niños y adolescentes de entre 10 y 18 años.

Los expertos advierten, en un trabajo publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños obesos padecen apnea del sueño.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio de Granada han demostrado que un programa de ejercicio llevado a cabo en niños y adolescentes con sobrepeso ayuda a disminuir considerablemente la apnea y a mejorar la calidad del sueño.

Este trabajo, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, advierte de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños y adolescentes obesos padecen apnea del sueño, un grave problema de salud pública que afecta su función neurocognitiva, comportamiento, sistema cardiovascular y alteraciones metabólicas y del crecimiento.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos trabajaron con una muestra formada por 60 niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años, que acudieron a la consulta de Endocrinología por tener obesidad en los Hospitales San Cecilio y Virgen de las Nieves de Granada, además de 12 centros de salud de la capital. Todos tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25.

Un año de intervención

A todos ellos se les realizó un programa de intervención de 12 meses de duración, consistente en tres sesiones a la semana, independiente de la hora semanal de Educación Física que los niños realizan en el colegio. El programa incluía juegos colectivos, deportes aeróbicos y alternativos, ciclismo y senderismo.

La autora principal de este trabajo, Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada, advierte del “enorme problema epidemiológico” que supone en la actualidad la obesidad infantil, “ya que conlleva una serie de problemas de salud muy graves como una baja autoestima, diabetes tipo 2, hipertensión o apnea del sueño, propios de una edad más adulta. No estamos hablando de que la obesidad infantil les pueda causar problemas de mayores: es que esos problemas ya los tienen siendo pequeños”, apunta la investigadora.

Aguilar destaca que este programa “no ha consistido en poner a régimen a los niños, sino en distribuir las comidas mejor a lo largo del día y en realizar ejercicio varias veces por semana, además de dar unas pautas a los padres para que restrinjan el consumo de hidratos de carbono a sus hijos”.

La catedrática afirma que muchas de las madres que participaron en este estudio “nos indicaban que sus hijos roncaban al dormir. Nosotros, mediante la realización de una batería de pruebas como una polisomnografía y un cuestionario de calidad del sueño, comprobamos que no se trataba de ronquidos, sino de una apnea, pequeñas paradas respiratorias derivadas de su sobrepeso que pueden suponer un grave problema de salud”.

Referencias bibliográficas:

Influencia de un programa de actividad física en niños y adolescentes obesos. Evaluación del estrés fisiológico mediante compuestos en la saliva. Protocolo de estudio Aguilar Cordero, M.J.; Sánchez López, A.M.; Padilla López, C.A.; González Mendoza, J.L.; Mur Villar, N.; Perona, J.S.; Hermoso Rodríguez, E. Nutrición Hospitalaria 2013; 28(3) : 705-708

Síndrome de apneas-hipoapneas del sueño y factores de riesgo en el niño y el adolescente; revisión sistemática M. J. Aguilar Cordero, A. M. Sánchez López, N. Mur Villar, I. García García y R. Guisado Barrilao Nutrición Hospitalaria 2013; 28(6):1781-1791

En el siguiente enlace puede ver un vídeo sobre esta investigación, elaborado por la Unidad de Cultura Científica de la UGRhttp://sl.ugr.es/068V

Contacto:
Mª José Aguilar Cordero
Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada
Teléfono: 958 24 28 97
Correo electrónicomariajaguilar@telefonica.net

Fuente: Universidad de Granada

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

El deporte ayuda a combatir los dolores y mejora la calidad de vida de los pacientes con enfermedades reumáticas.

Los expertos, reunidos en el I Encuentro de la Liga Reumatológica Española, han incidido en la importancia de la actividad física y del deporte en el manejo de las enfermedades reumáticas, sobre todo en mantener la calidad de vida de los pacientes, combatir los dolores y evitar el anquilosamiento

Madrid, 4 de abril de 2014 (medicosypacientes.com)

El ejercicio y la práctica deportiva mejoran de forma significativa la calidad de vida del paciente con alguna enfermedad reumática, ya que sus beneficios van más allá de los puramente físicos, según han acordado los expertos en el 1er Encuentro LIRE 2014 Proyecto “Tú También Puedes, El deporte y las enfermedades reumáticas”.

“Se ha constatado que son beneficiosos para la ansiedad y la depresión, el ritmo y la calidad del sueño y la valoración global de la enfermedad por parte del paciente”, comenta el Dr. Pedro Zarco, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcón y coordinador del Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER), que participa en el encuentro.

La presentación del proyecto, que ha corrido a cargo de D. Benito Martos, presidente de la Liga Reumatológica Española (LIRE), y de Pedro Plazuelo, presidente de Coordinadora Española de Asociaciones de Espondilitis (CEDAE), y de D. Santiago Muñoz, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), se ha llevado a cabo dentro del marco de unas jornadas que se han celebrado hoy en Madrid y donde se han dado cita los especialistas implicados en el tratamiento de las enfermedades reumáticas y los pacientes que las sufren.

Durante la reunión, se han debatido aspectos relativos a la importancia de la actividad física y del deporte en el manejo de la enfermedad, sobre todo en mantener la calidad de vida de los pacientes. El Dr. Zarco ha sido el encargado de comentar el efecto de la actividad física y el deporte en las enfermedades reumáticas y ha recordado que tan sólo un tercio de los pacientes con enfermedades reumáticas realiza ejercicio de forma habitual, es decir, unos tres días a la semana.

Los beneficios son múltiples, pero básicamente, el reumatólogo los resume en, ayuda a mantener y mejorar la calidad del hueso, el músculo y las articulaciones, disminuye el dolor y la rigidez, mejora la movilidad articular y la situación funcional, aumenta la fuerza muscular y la masa ósea y reduce el riesgo de caídas, mejora la forma física, reduce la tensión arterial y el sobrepeso, mejora el perfil lipídico y la composición corporal y disminuye el riesgo cardiovascular

A Josechu Elosúa, que le diagnosticaron hace más de 20 años espondilitis anquilosante, el deporte le ha dado la vida. “Si no hubiese hecho deporte, estaría en una silla de ruedas. El ejercicio físico regular me ha dado movilidad, elasticidad y ganas de seguir para adelante”.

La vida de Juan Vázquez también gira en torno al deporte. “El ejercicio es el principal remedio a mis problemas con la enfermedad, no sólo me sirve para aliviar los dolores, sino que también me hace salir de casa y evitar pensar en ella. La espondilitis anquilosante es una enfermedad complicada, porque es muy dolorosa; así que salir a correr, a nadar o a montar en bici. Todo esto te despeja la mente y también te hace olvidar un poco los males que sufrimos”.

El nadador Jacobo Parages coincide con sus colegas deportistas al señalar que para él el deporte es una de las principales razones para que la enfermedad no le pueda, “para conseguir combatirla y ser más fuerte que ella. Para mi nadar alivia mis dolores, evita el anquilosamiento y, sobre todo, oxigena mi mente, algo fundamental cuando se tiene una enfermedad crónica, como la espondilitis anquilosante”.

Juan Pablo no lleva un ritmo de entrenamientos tan pautado como el de sus compañeros, pero desde hace años practica senderismo. “Físicamente, impide la tendencia al anquilosamiento, ampliando el movimiento articular todo lo posible, es como una manera de estar preparado para un futuro incierto y psicológicamente, es una gran ayuda emocional, te hace más fuerte emocionalmente para superar la enfermedad, mejora las sensaciones y se descubren otras nuevas”.

Percepción de la enfermedad

El Dr. Pedro Zarco recuerda que un aspecto fundamental de la enfermedad en los pacientes reumáticos y especialmente en la patología reumática crónica es la percepción de la enfermedad por el propio enfermo y la repercusión que ello provoca sobre su calidad de vida. “Según estudios recientes, se ha podido comprobar que el ejercicio aeróbico regular puede ser eficaz para reducir la inflamación crónica. Estos resultados todavía son muy preliminares y no se dispone de información suficiente respecto al tipo, intensidad y frecuencia de los ejercicios y su aplicación a patologías concretas”.

Asimismo el reumatólogo apunta a que “la incorporación de pautas de ejercicio al tratamiento del paciente reumático no implica, inicialmente, la modificación de la terapia farmacológica que está recibiendo. Sin embargo, la mejoría de estos parámetros, en los que puede contribuir el ejercicio, sí puede motivar el ajuste del tratamiento”.

Así, las recomendaciones sobre el deporte se deben adaptar a cada enfermedad, al estado evolutivo, a la situación específica de cada paciente y a su experiencia previa con el ejercicio o la práctica deportiva. Como norma general y especialmente en aquellos pacientes que no han realizado ejercicio previamente, “es muy importante comenzar de forma progresiva con un ejercicio suave de forma regular e ir incrementándolo y modificándolo según tolerancia y preferencias del enfermo, valorando el grado de cumplimiento y las dificultades que se puedan presentar para su ejecución. Por eso, la relación del médico con el paciente es fundamental para comentar aspectos relativos a la relevancia del ejercicio en su patología concreta, para aportar las pautas generales iniciales de ejercicio adaptadas a cada caso, así como la valoración del cumplimiento, su eficacia y las posibles soluciones a las barreras que se presenten”, asegura el reumatólogo.

El Proyecto “Tú También Puedes” está impulsado por la Liga Reumatológica Española (LIRE) y la Fundación Josechu Elosúa y tiene como objetivo potenciar la práctica del deporte en pacientes con enfermedades reumáticas. “Este proyecto queremos llevarlo por todo el territorio Español, con el apoyo de nuestras asociaciones. Durante todo el año iremos informando las fechas y las ciudades en las cuales presentaremos el proyecto y así  poder convencer a los enfermos reumáticos de todas las patologías de que el deporte puede ser una ayuda para convivir mejor con su enfermedad. En 2014 nos centraremos en enfermos de espondilitis y el próximo lo dedicaremos a otras de nuestras patologías”, indica Benito Martos, presidente de LIRE.

Fuente: Médicos y Pacientes

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Solo un 29 % de las mujeres españolas mantiene hábitos saludables.

Actualmente solo un 29% de las mujeres españolas afirman mantener hábitos saludables, y el 74% de ellas esperan mejorar su estado de bienestar en los próximos 5 años, según los datos del I Estudio de hábitos de vida saludable y bienestar en las mujeres elaborado por la Universidad Rey Juan Carlos.

Madrid, 21 de febrero de 2014 (medicosypacientes.com)

Actualmente solo un 29% de las mujeres afirman mantener hábitos saludables, según los datos del I Estudio de hábitos de vida saludable y bienestar en las mujeres elaborado por la Universidad Rey Juan Carlos y el Instituto DKV para la Vida Saludable, creado para promover la mejora de la salud y la vida de la población mediante la divulgación de información y la formación orientada a inculcar hábitos saludables.

El estudio pretende medir los hábitos más o menos saludables y de bienestar entre la población femenina, y tomar así conciencia de la realidad del cuidado de su salud. La investigación se ha basado en un cuestionario online sobre una muestra de 3.000 mujeres, con hijos y sin ellos, españolas, entre los 18 y los 65 años, de todas las comunidades autónomas.

Con la puesta en marcha de la iniciativa se pretende potenciar la prevención así como los valores del ejercicio y los hábitos para una vida sana. La investigación se ha basado en 6 grandes bloques: percepción de bienestar, hábitos saludables, medicina y prevención, alimentación, actividad física y descanso, y en cada uno de ellos, además de analizar la práctica real de hábitos saludables de las encuestadas, se ha investigado el nivel de conocimiento que tienen de los mismos.

En este sentido, el estudio refleja que, aunque en general el conocimiento que tienen las mujeres de prácticas saludables es bueno, en realidad no lo cumplen.

Teniendo en cuenta factores físicos, psicológicos y emocionales, el 65,5%  de las mujeres entrevistadas perciben su estado de bienestar como bueno o muy bueno, y el 74,4% esperan mejorarlo en los próximos 5 años. Cabe destacar que las jóvenes de entre 18 y 24 años son las que tienen más altas expectativas de que su bienestar mejore (84%), y el 40% de las de edades comprendidas entre los 45 y los 54 años valoran negativamente su estado de bienestar general.

Es el malestar emocional la razón fundamental que explica los bajos niveles de bienestar de aquellas encuestadas que declararon sentirse así (el 35%), con un 57% de respuestas. Pero esta percepción de experiencias o emociones negativas tiende a disminuir con la edad, mientras que la percepción de enfermedad física tiende a aumentar, cuanto más mayores son las encuestadas, mejor se encuentran emocionalmente, y cuanto más jóvenes son, físicamente se encuentran peor.

Para mejorar la sensación de bienestar, el 88,9% de las mujeres declara que escuchar música a diario es la actividad que mayor bienestar les reporta, seguido de la lectura y del voluntariado social, con un 84,5% y un 80,3% respectivamente.

Hábitos saludables

Al preguntar a las encuestadas si consideraban que mantenían hábitos saludables, solo el 29% afirmaron hacerlo, frente al 64% que procuran llevarlo a cabo pero no como rutina. Existe un pequeño porcentaje (7%) de mujeres que no se cuidan nada, y es reseñable que éstas tienden al sobrepeso y la obesidad.

Al indagar en el cuidado de diferentes aspectos, la higiene destaca sobremanera, con un 82,9% de respuestas. Pero preocupa el bajo porcentaje de respuestas en aspectos como el sueño, la alimentación, la actividad física, el estrés o el peso, que ronda el 30%. Si que declaran el 58,6% que deberían cuidar más la manera “saludable” de desarrollar su trabajo y el 56,7% el peso.

Llama la atención el dato de las mujeres que declaran no fumar, un 72%, siendo esta cifra superior en las jóvenes de entre 18 y 24 años, un 81,9% , frente al 19% de las encuestadas que afirman consumir tabaco a diario.

En cuanto al consumo de alcohol, el 64% de las mujeres consume ocasionalmente. Este consumo ocasional disminuye con la edad (58,1%) pero aumenta si las encuestadas no tienen hijos (71,8%).

Medicina y prevención

Aunque las encuestadas parecen tener claro que deben hacerse una revisión médica y ginecológica anual, realmente solo el 45,2% acude al médico anualmente y un 55,7% visita al ginecólogo una vez al año.

A medida que la edad avanza se tiene más conciencia  de la necesidad de hacerse un chequeo anual,  – 49% en mujeres de entre 55 y 65 años, frente al 28% en mujeres de entre 18 y 24 años -. Y llama la atención que, de las mujeres que declaran no haber ido nunca al ginecólogo (un 6%), un tercio son jóvenes de entre 18 y 24 años.

Alimentación

A pesar de que el 89,4% considera saludable hacer 5 comidas al día, solo lo hace un 48,1%.

En cuanto al conocimiento de los hábitos óptimos de diferentes grupos de alimentos, en general, las encuestadas conocen la frecuencia con la que se debería consumir cada grupo de alimentos (fruta fresca, verduras, dulces, comida rápida, etc…), pero al indagar por los hábitos reales hay marcadas diferencias en el consumo de frutas, verduras y zumos naturales.

Los alimentos que tienden a consumirse más a medida que aumenta la edad son los lácteos, la fruta fresca, las verduras, el pan, los cereales y los zumos naturales, y por el contrario disminuye la ingesta de dulces, embutidos, comida rápida y aperitivos.

En cuanto a la sal y el azúcar, parece que las españolas no abusan de su consumo. Un 74% consume sal a diario pero sin abusar, y un 53% declaran lo mismo con el azúcar.

Parece que el consumo de agua es algo que preocupa a las mujeres españolas, ya que un 63% beben de 1 a 2 litros de agua al día. Es destacable que las personas con sobrepeso beben menos agua.

Actividad física

Gran parte de las encuestadas, el 68%, reconoce haber comenzado una actividad física que después no ha continuado. Este dato lo lideran las jóvenes de entre 18 y 24 años con un 78% de respuestas, y son las mujeres de mayor edad las que menos respuestas dan en este sentido.

Al preguntar a nuestra muestra si practica algún tipo de ejercicio, la gran mayoría coinciden en afirmar que realizan ejercicio moderado, entendiendo este por caminar, subir escaleras, tareas del hogar, etc. Un 64% reconoce practicarlo. Ya el ejercicio intenso (gimnasio, natación, correr, ect.) lo practica un porcentaje menor, solo un 27,7%, y llama la atención que el 37% nunca realiza ejercicio intenso.

Destaca que el 43% de la encuestadas que son madres declaran no realizar nunca ejercicio físico intenso, frente al 30% de las que no tienen hijos

Al indagar en los tipos de ejercicio más practicados, caminar es la actividad elegida por la gran mayoría, un 76,5%. Otras prácticas, como montar en bicicleta, bailar o pilates las realizan entorno al 23,5% de las mujeres encuestadas. Y la mitad de las encuestadas coinciden en que el motivo principal por el que hacen ejercicio es la salud.

Descanso

En materia de descanso las mujeres españolas no realizan las mejores prácticas, ya que solo el 32% de las encuestadas duerme entre 7 y 9 horas a diario, frente al 63% que solo duerme de 5 a 7 horas al día. Aunque la teoría la conocen bien, ya que el 83,7% de ellas sabe que lo “saludable” es dormir entre 7 y 9 horas.

Es destacable que, del 32% que duerme entre 7 y 9 horas al día, la mayoría son jóvenes, y las mujeres con obesidad tienden a dormir menos de 5 horas.

Al preguntar a las encuestadas por los motivos que les quitan el sueño, un alto porcentaje de ellas (59,5%) coinciden en que son los nervios, el estrés y las preocupaciones las causantes de sus insomnios. Estas causas afectan sobre todo a mujeres jóvenes, mientras que las encuestadas mayores se despiertan sin motivo aparente.

Fuente: Médicos y Pacientes

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email:  promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

MANTENERSE ACTIVO.

Manténgase físicamente activo. Cualquier actividad es mejor que ninguna.

Junto con dejar de fumar, realizar actividad física de forma regular es sin duda lo mejor que puede hacer por su salud. Reduce el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes, derrame cerebral, presión arterial alta, osteoporosis, y algunos tipos de cáncer, y también puede ayudar a controlar el estrés y mejorar el estado de ánimo. Además, si pasamos de una actividad moderada a otra más intensa, ayudaremos a mantener el peso bajo control.

¿Lo mejor de todo? Que no se necesita entrenar como  para un maratón para notar los beneficios reales sobre nuestra salud. Una caminata de 30 minutos cinco días a la semana es lo que la mayoría de las personas necesitarían hacer. Otra opción es hacer 25 minutos de actividad física más intensa como correr, hacer ejercicios aeróbicos o jugar a tenis, por ejemplo, tres días a la semana. O bien, puede hacer una combinación de ambos. 

Realizar cualquier cantidad de ejercicio es mejor que ninguno.  Pero no se sienta limitado solo  en correr o caminar. Una gran cantidad de actividades cuenta como ejercicio: bailar, patinar, jardinería, ciclismo, fregar pisos, lavar el coche a mano, jugar con los niños. Cualquier cosa que nos ponga en movimiento, de verdad, cuenta. ¿No tiene tiempo libre para ir al gimnasio? Seamos creativos  y caminemos o usemos la bicicleta en nuestros desplazamientos cotidianos.

Reducir el tiempo de inactividad es tan importante como aumentar el tiempo de actividad. Le proponemos algunas maneras de conseguirlo:

  • Apague el televisor y póngase al día con las tareas de casa.
  • Ordene estanterías, armarios, escritorios.
  • Limpie el suelo.
  • Juegue con los niños. 
  • En el trabajo, busquemos a nuestros compañeros para hablar con ellos en lugar de enviar un mensaje o levantar el teléfono.
  • Caminemos o usemos la bicicleta para hacer recados en vez de conducir.

Fuente: HARVARD SCHOOL OF PUBLIC HEALTH (artículo completo)

¡¡¡POR TU SALUD: MUÉVETE!!!

______________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.