CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (26).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en hello Valencia. Nº 221, julio 2019

Nunca pensé, hasta hoy, que cumpliría tres años escribiendo sobre Promoción de la Salud en hello Valencia. El hecho es que este mes de julio puede ser un mes para el recuerdo. El 25 de julio de 2017 falleció Marian Diamond. Una mujer que dedicó gran parte de su vida a comprender el funcionamiento del cerebro sentando las bases de la Neurociencia moderna. Con su trabajo contribuyó a describir el concepto de neuroplasticidad, capacidad intrínseca del cerebro para reorganizarse y reestructurarse a sí mismo.

La neuroplasticidad la podemos guiar a través de las experiencias mentales. ¿Alguna vez te has preguntado de qué se alimenta la mente? ¿Qué entendemos por cerebro y qué entendemos por mente?

El cerebro es un órgano formado por tejido nervioso que pesa alrededor de 1,5 Kg (aproximadamente el 2% del peso total del cuerpo), pero que consume un 20% de la energía total. Esta energía la obtiene solo de la glucosa y el oxígeno.

La mente está constituida por el conjunto de capacidades cognitivas o intelectuales soportadas por el cerebro como la facultad de pensar, recordar o imaginar…

Podemos decir que la mente se alimenta de los pensamientos y sentimientos que generamos y almacenamos en la memoria.

El estilo de vida occidental nos somete a constantes estímulos estresantes que nos empujan a generar pensamientos y sentimientos inútiles y destructivos. Las personas tenemos una extraordinaria tendencia a quejarnos, siendo una de las reacciones más inútiles y destructivas. Cuando los científicos observan qué pasa al generar ira, enfado, resentimiento, envidia, desconfianza… ven que se inhiben la neuroplasticidad y la formación de nuevas neuronas.

Podemos entrenar al cerebro para que ante esos mismos estímulos estresantes, genere respuestas constructivas y útiles. De esta forma estaremos alimentando nuestra mente con buenos sentimientos.

Desde aquí te invito a que entrenes tu cerebro a generar empatía, gratitud, compasión, humildad, confianza, serenidad, alegría, paz interior… Estos sentimientos actúan como los “superalimentos para la mente”. Con la práctica sentirás que el mayor reto al que puedes enfrentarte es generar amor allí donde parezca que sea imposible generar una chispa de amor.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (22).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 216, febrero 2019

Para cuidar el corazón, es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  • Si fumas, pide ayuda para dejar de fumar. Si bebes alcohol en exceso, pide ayuda para dejar el alcohol. Si consumes sustancias psicoactivas, pide ayuda para dejarlas.
  • Come sano. Evita la sobredosis de azúcar, sal, grasas saturadas y calorías. Cocina en casa para evitar la comida procesada. Siéntate a comer para poder apreciar los colores, aromas y sabores de los alimentos y que en tu mesa abunden los vegetales. Nuestra dieta mediterránea es una buena opción.
  • Muévete todos los días. Haz ejercicio aeróbico adaptado a tu edad y condición física.
  • Duerme bien para que puedas descansar y recuperarte de la fatiga física y mental de forma efectiva.
  • Dedica tiempo a practicar técnicas de concentración, relajación y meditación para protegerte del estrés crónico y la ansiedad.

Pero, ¿qué hay que hacer para cuidar el cerebro? Para mantener el cerebro en el mejor estado posible, además de seguir las recomendaciones anteriores, hay que hacer “gimnasia mental”, lo que conocemos como ejercicio cognitivo y además estimularlo con una adecuada interacción social.

Al cerebro le sientan mal la monotonía, el aburrimiento y la soledad no buscada, el aislamiento social. Hay que sacar al cerebro de su zona de confort para obligarle a hacer cosas nuevas, de esta forma cambiamos conexiones neuronales ya existentes y creamos conexiones nuevas. No importa la edad que tengamos para mantener activo al cerebro. No es cuestión de leer mucho o hacer muchos crucigramas o resolver sudokus, lo adecuado es aprender otras cosas. Al cerebro le encanta explorar nuevos territorios y aprender.

Tejer una red social de apoyo a nuestro alrededor cuida al cerebro. Escuchar a otras personas, dialogar con ellas, generar empatía, agradecimiento, confianza, alegría… crea una sensación de protección y seguridad que actúa como un bálsamo para el cerebro.

Es esencial mantener una actitud que permita percibir la dimensión trascendente de la vida. Esto se consigue con la entrega a una buena causa o con la entrega a otras personas. Olvidarse de sí mismo y dirigir la atención hacia el exterior genera creatividad y es la mejor manera de percibir la esencia de la vida a través de la entrega, del altruismo, de la búsqueda del bien común.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

LA SALUD EN TUS MANOS (2).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 184, junio 2016

HELLO VALENCIA LA SALUD EN TUS MANOS 2

Los tres pilares fundamentales de la promoción de la salud son: actividad física, alimentación consciente y equilibrio emocional.

Era agradable sentir el suave calor del sol de primera hora de la mañana en mi espalda. Mientras caminaba oí sonar mi teléfono.

-Hola Miguel.

-¿Qué tal Ángel, por dónde vas?

-Estoy cerca. Llego enseguida.

Salí de casa antes de lo previsto porque la mañana invitaba a pasear y decidí acudir a nuestra reunión andando, sin coger el autobús.

-¿Azúcar?

-No, gracias.

¿Han probado ustedes el rooibos que sirven en Clectic? ¿A qué esperan? Ahí fue donde tuvimos nuestra reunión de trabajo.

-Este mes quiero que escribamos sobre un tema concreto y lo desarrollemos a fondo. El trabajo mental sería un buen tema.

-El equilibrio emocional ante los embates de la vida requiere mucho trabajo mental, fuerza y determinación para mantener nuestros propósitos a pesar de las dificultades, los obstáculos y los errores y recomenzar una y otra vez. Consiste en mantener la mente concentrada y en calma. Este estado de concentración relajada nos lleva a poder ir más allá de nuestros propios límites; nos lleva a ver la vida en alta definición apreciando detalles que antes nos pasaban desapercibidos; nos lleva a encontrar soluciones imaginativas; nos lleva a seguir adelante cuando otros se detienen diciendo “no hay solución”.

-¿Cómo influyen nuestros sentimientos en la salud?

-El ser humano está diseñado para generar buenos sentimientos: amor, agradecimiento, perdón, alegría… Cuando generamos sentimientos destructivos, oscuros e inútiles como el odio, el rencor, el enfado, la ira, el coraje, el resentimiento, o la envidia, dejamos escapar nuestra energía vital consumiendo nuestras fuerzas, amargando nuestra existencia y la de los que conviven con nosotros y eso nos acerca a la soledad, a la tristeza y a la enfermedad. Generar pensamientos útiles y constructivos, pronunciar palabras útiles y constructivas y generar sentimientos luminosos, útiles y constructivos, nos acerca a la salud, a la felicidad, es decir, a la plenitud.

-Lo dices con mucha seguridad. No es habitual oír a un médico expresarse así.

-En 1938 comenzó un estudio en la Universidad de Harvard, que aún continua en la actualidad, estudiando diferentes aspectos de la vida de 724 hombres. Su seguimiento comenzó en la adolescencia haciéndoles exámenes médicos y entrevistas de forma periódica a lo largo de toda su vida. Alrededor de 60 de los participantes viven todavía y siguen siendo estudiados. El actual director de este estudio, Robert Waldinger, resume las conclusiones que podemos ir sacando diciendo que las buenas relaciones humanas nos hacen más felices y más sanos. Destaca tres grandes lecciones de este trabajo: la primera es que las conexiones sociales nos hacen bien y que la soledad mata. Las personas con más vínculos sociales con la familia, amigos, la comunidad, son más felices, más sanos y viven más conservando sus funciones cerebrales en mejor estado que las personas que tienen menos vínculos y viven sintiéndose solas. Experimentar soledad es tóxico. La segunda lección es que lo importante en las relaciones humanas no es la cantidad sino la calidad. Vivir rodeado de conflictos es malo para la salud, mientras que vivir en medio de relaciones buenas y cálidas protege nuestra salud. Cuando los participantes de este estudio cumplieron ochenta y tantos años, se analizó cómo habían vivido a los 50 para ver si se podría predecir quién se convertiría en un octogenario feliz y sano. Al recopilar todos los datos de sus 50 años, no fueron sus niveles de colesterol a esa edad lo que predijo cómo envejecerían, sino el grado de satisfacción de sus relaciones. Las personas más satisfechas de sus relaciones a los 50 años fueron las más sanas al cumplir los 80. Los que viven formando parejas felices, con sus discusiones y enfados, pero perdonándose y reconciliándose, explican que cuando llegan los achaques de la edad sintiendo dolor físico, a pesar de éste, se mantienen con buen humor, pero las personas con problemas de convivencia, ante el dolor físico experimentaban más alteración emocional. Y la tercera lección sobre las relaciones humanas y la salud es que las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, sino que también protegen las funciones cerebrales.

-Está claro: cuidar nuestros sentimientos es invertir en salud.

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.