LA SALUD EN TUS MANOS (7).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 189, noviembre 2016.

Una persona no puede tener una buena salud general sin una buena salud oral.”

Everest. Koop, Médico Cirujano

Fotografía Micrográfica por Ángel Escudero VillanuevaLa dieta constituye un elemento decisivo en el desarrollo de la caries dental. Son muchos los estudios epidemiológicos que relacionan el consumo de azúcar con la aparición de caries, siendo más importante la frecuencia en el consumo y el momento en que se consume que la cantidad. Una dieta rica en azucares además de aumentar el riesgo de padecer caries también aumentará el riesgo de padecer obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, descalificación de los huesos o alteraciones hepáticas entre otras.

Los alimentos cariogénicos son aquellos alimentos que al ingerirlos facilitan la producción de caries dentales, y esta actividad dependerá de los siguientes factores:

  • Adhesividad: cuanto más pegajoso sea, más tiempo permanecerá en contacto con los dientes.
  • Consistencia: los alimentos blandos como galletas o los productos de bollería ensucian los dientes con gran facilidad, mientras que los fibrosos y duros como las manzanas ayudan a limpiar los dientes de forma natural.
  • Frecuencia de la ingesta de alimentos cariogénicos: es uno de los factores más importantes, ya que cuanto más frecuente sea la ingesta, mayor será la actividad cariogénica debido a que la bajada del pH en la boca (pH ácido) ocurrirá un número mayor de veces.
  • Momento de la ingesta: el consumo de alimentos cariogénicos entre las comidas es más peligroso que si los ingerimos durante ellas. Esto es debido a que durante las comidas se produce un mayor flujo de saliva y una masticación más prolongada que facilita la eliminación de los restos de comida en la boca. A esto hay que añadir que el pH alcalino de la saliva neutraliza el pH ácido durante la comida. El peor momento para ingerir alimentos cariogénicos es inmediatamente antes de dormir porque la boca se halla casi en completo reposo durante el sueño.

La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda reducir el riesgo de caries mediante un cambio en nuestros hábitos alimenticios.

También aconseja establecer unos cuidados dentales a partir de los 12 meses de vida, constituyendo una de las estrategias preventivas más adecuadas frente a la caries. El control de la dieta no sólo influirá favorablemente en la salud oral sino también en la salud general.

Según esta Sociedad Científica, los estudios epidemiológicos demuestran que la leche humana y la lactancia materna favorecen el desarrollo físico y nutricional y supone unas ventajas psicológicas, sociales, económicas y ambientales, mientras que disminuye significativamente el riesgo de padecer un importante número de enfermedades crónicas y agudas.

Es aconsejable evitar comer entre comidas y limitar el consumo de azúcares a las horas de las comidas, donde el flujo salivar es mayor y permite un rápido aclaramiento oral.

Se ha visto que alimentos que contienen entre un 15 y un 20 % de azucares, especialmente sacarosa, son los más cariogénicos. Sin embargo, existen otros carbohidratos como la fructosa, con mayor poder edulcorante pero con menor poder cariogénico. Del mismo modo, el xilitol, al no ser utilizado por los microorganismos para producir ácidos, no resulta cariogénico, e incluso tendría un efecto anticaries al incrementar el flujo salival, aumentar el pH y al reducir los niveles de Streptococcus mutans (microorganismo productor de caries).

En adolescentes es importante reducir el consumo frecuente de bebidas azucaradas pues supone un factor particular asociado al desarrollo de caries en los dientes.

Es necesario implantar sistemas para la promoción de la salud siendo clave la educación sanitaria, no sólo con programas específicos referidos al ámbito dental, sino que resultan más interesantes las estrategias de colaboración con otras especialidades mejorando en general la salud de las personas. En este apartado resaltamos los programas de educación maternal, las directrices sobre salud oral dirigidas al personal que trabaja en las guarderías, la prescripción de medicamentos sin azúcar y las acciones a nivel de las compañías de alimentación para que etiqueten, de manera adecuada, simple y uniforme el contenido de los alimentos.

Una boca sana es mucho más que una bonita sonrisa. Una boca sana es salud.

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios