¿Qué pasa cuando el cerebro se contamina?

Por:

El escándalo de Volkswagen ha enfocado nuestra atención en las excesivas y mal reguladas emisiones tóxicas que expiden los autos, pero más alarmantes son los estudios científicos que muestran que éstas afectan no sólo nuestros sistemas cardiovasculares y respiratorios, sino también nuestros cerebros.

La BBC tuvo acceso a investigaciones de vanguardia que indican que laCONTAMINACIÓN contaminación puede incluso retardar el desarrollo del cerebro de los niños.

De hecho, la contaminación se ha convertido en el mayor riesgo medioambiental para la salud: causa 7 millones de muertes prematuras anuales a nivel mundial.

Pero lo más preocupante es que estudios recientes están mostrando que apenas estamos empezando a entender cuánto daño puede hacerle la polución a nuestros cuerpos.

“Hemos sabido desde hace tiempo que afecta nuestros pulmones y corazón -causando fallos cardíacos y afecciones pulmonares-, pero las asociaciones con el cerebro son más sorprendentes”, le dice a la BBC Frank Kelly, del departamento de Salud Ambiental de King’s College London.

“Al principio de la vida, hay niños con dificultades de aprendizaje, autismo y trastornos por déficit de atención, y al final de la vida hay adultos con problemas neurodegenerativos como demencia, Alzheimer y Parkinson”, añade.

3.000 niños

El Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona, España, está en la vanguardia del estudio de los efectos de la contaminación en el cerebro.

En su más reciente estudio, midieron los niveles de polución en 39 escuelas primarias en la ciudad. Después, examinaron el desarrollo cognitivo de los 3.000 alumnos.

“Y lo que encontramos fue que los niveles de contaminación en los salones de clase y los corredores estaban relacionados con el desarrollo de las funciones cerebrales y también con los síntomas clínicos de problemas de conducta”, le explicó a la BBC Jordi Sunyer Deu, el director científico adjunto e investigador de CREAL.

A algunos de los niños les escanearon el cerebro usando imagen por resonancia magnética funcional (IRMf), y los resultados preliminares mostraron que los cerebros de los niños que están en áreas de polución alta responden más lentamente a los estímulos visuales y auditivos.

“La conclusión general de nuestro estudio y de todos los estudios es que la contaminación del aire está ralentizando la actividad de nuestras neuronas”, señaló Sunyer Deu.

Y, ¿cómo afecta a los adultos?

“Sabemos que esto está ocurriendo en la infancia, pero también tenemos varios estudios que muestran lo mismo en los adultos, en las últimas etapas de nuestra vida: la decadencia cognitiva se acelera debido a la polución atmosférica”, dice el investigador de CREAL.

¿Cómo llegan estas partículas tóxicas a nuestro cerebro?

Se han identificado tres vías potenciales.

  1. Aspiramos las partículas contaminantes y estas llegan a nuestros pulmones. Muchas son lo suficientemente pequeñas como para pasar directamente a nuestra sangre y circular hasta el cerebro.
  2. Los contaminantes mismos pueden no estar llegando al cerebro sino estar actuando como portadores de otras moléculas tóxicas que se difunden más fácilmente por nuestro torrente sanguíneo.
  3. Recientemente, los científicos han planteado otra posibilidad: que los contaminantes viajan directamente a través de la nariz al cerebro, por la vía del nervio olfativo, sin pasar del todo por el torrente sanguíneo.

Se piensa que cuando esas partículas llegan al cerebro, causan una inflamación que puede lesionar el tejido cerebral.

Desde el vientre

Con más de la mitad de la población del mundo viviendo en ciudades, éste es claramente un problema global.

Y es posible que el problema empiece antes de nacer.

“En las últimas décadas, hemos aprendido mucho sobre la vulnerabilidad del feto y nos hemos percatado de que la placenta no es una barrera tan perfecta como pensábamos”, le dijo a la BBC Frederica Perera, de la División de Salud Ambiental de la Universidad de Columbia, EE.UU.

“En nuestro estudio, en Nueva York, le hicimos seguimiento a mujeres embarazadas y sus hijos. Al examinar la relación entre la exposición prenatal a los contaminantes tóxicos, encontramos que la exposición alta estaba asociada a más problemas cognitivos y de conducta en los niños”, señaló.

El equipo hizo escáneres IMR para mostrar cómo la exposición a la polución atmosférica en el vientre afectaba el volumen del cerebro cuando cumplían 8 años de edad.

“Lo que descubrimos fue impresionante”, dijo Bradley Peterson, de la Universidad Southern California.

“Vimos reducciones directas de volumen, particularmente en el hemisferio izquierdo, no el derecho, del cerebro. El efecto era muy asimétrico”.

“Cuando revisamos debajo de la superficie del cerebro, encontramos menos sustancia o materia blanca”, agregó.

“Cuanto más marcada era la anomalía, mayores los problemas que estos niños tenían para procesar información. Además eran muy desatentos, impulsivos y agresivos. Tenían los síntomas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad”.

“Es extremadamente inquietante: para mí, implica que la cantidad de polución a la que estamos expuestos está creando una pesadilla para la salud pública”, concluyó Peterson.

¿Cómo vamos a enfrentar este enorme problema?

“Sabemos que los niveles de contaminación se deben principalmente al tráfico la mayor parte del tiempo. Sabemos que el combustible diésel juega un rol protagónico en este caso, así que una de las soluciones obvias es hacerle frente inmediatamente a los problemas con los sistemas de transporte público en las ciudades”, opina Frank Kelly, de Kings College London.

“Por supuesto que tenemos que librar a las ciudades de los vehículos con esos motores contaminantes. Y para hacerlo, tenemos que cambiar la manera en la que nos transportamos; la movilidad de las ciudades tiene que transformarse”, declara Jordi Sunyer Deu de CREAL.

Es sorprendente cuán convencidos están los científicos que hablaron con la BBC de que la contaminación atmosférica está perjudicando nuestros cerebros, además de nuestros corazones y pulmones.

Pero el reto es formidable pues los autos y sus combustibles están entretejidos con la trama de nuestras ciudades y sus vidas cotidianas.

FUENTE: BBC

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

El cerebro se limpia durante el sueño.

La revista Sciencie publica un estudio dirigido por Maiken Nedergaard de la Universidad de Rochester (EEUU) donde se explica cómo el cerebro elimina residuos potencialmente neurotóxicos durante el sueño natural o inducido por anestésicos.

Según los autores de esta investigación, Dormimos para limpiar el cerebrodormir parece ser el resultado de la liquidación activa de los subproductos de la actividad neuronal que se acumulan durante la vigilia”.

Mientras dormimos el cerebro es muy activo en la eliminación de sustancias de desecho, en especial la proteína beta-amiloide responsable de la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades que afectan al sistema nervioso.

Al igual que el sistema linfático en el resto del cuerpo, el sistema glinfático, de reciente descubrimiento, se encarga de eliminar los residuos del metabolismo celular en el cerebro a través del líquido cefalorraquídeo. En este estudio, se observó que durante el sueño este proceso de limpieza es mucho más activo.

Fuente: Sleep Drives Metabolite Clearance from the Adult Brain

Science 18 October 2013: 
Vol. 342 no. 6156 pp. 373-377 
DOI: 10.1126/science.1241224

________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Buceando entre el sueño y el Alzheimer.

Entrevista a Ricardo Osorio.

Por: Cristina G. Lucio | Madrid 20/04/2013

Fuente: EL MUNDO SALUD

Con su título de psiquiatra bajo el brazo, Ricardo Osorio llegó a EEUU para formarse como investigador clínico. Su plan inicial era estar allí uno o dos años, aprender todo lo posible gracias a una beca concedida por Mapfre-Fundación Reina Sofía y luego regresar a España. Pero ya hace casi un lustro que esa estancia no hace más que prolongarse. En el Centro Médico de la Universidad de Nueva York, su lugar de trabajo, ha encontrado una oportunidad para adentrarse en un campo de estudio que considera apasionante: el sueño.

SLEEPING BEAUTY Dirigida por Clyde Geronimi en 1959

SLEEPING BEAUTY Dirigida por Clyde Geronimi en 1959

En concreto, este joven analiza los cambios en los patrones del sueño que se producen con el envejecimiento. “Durante años, se consideró que dormir era simplemente un estado fisiológico pasivo. Pero ahora sabemos que, en realidad, el sueño es fundamental para el cerebro. Estamos empezando a conocer sus funciones, qué aporta cada estadío del sueño, y, aunque todavía es mucho lo que no sabemos, cada vez está más claro que se trata de un factor muy importante para la memoria, el reordenamiento neuronal, la reconfiguración del cerebro para un nuevo día o el almacenaje de los datos”, explica Osorio a ELMUNDO.es desde su despacho en Nueva York.

Dormir también parece clave en áreas tan dispares como la regulación del sistema inmune, el sistema cardiovascular o el humor, subraya Osorio, quien considera que la investigación aún tiene mucho que aportar en este sentido. “Las abuelas siempre dicen eso de ‘duérmete que mañana te sentirás mejor’ y resulta que estamos viendo que tienen razón. Parece que el sueño tiene esa capacidad de ‘limpiar’. Si tú ves una escena de violencia, durante el día esa memoria se asocia a una sensación de miedo, temor o angustia. Pero durante el sueño, se elimina en cierto modo esa parte emocional. Dormir permite aliviar las emociones negativas y recordar los hechos”, señala.

Uno de sus principales proyectos consiste en profundizar, conocer a ciencia cierta qué relación existe entre el sueño y el desarrollo de patologías como la demencia. “Sabemos que tanto los cambios en el sueño como la enfermedad preclínica de Alzheimer ocurren entre 10 y 20 años antes de lo que pensamos”.

Según explica, la ciencia aún no ha podido determinar si las alteraciones propias de la edad favorecen el desarrollo de la demencia, si es el Alzheimer incipiente el que provoca un peor sueño en muchos mayores o, si de un modo u otro, esta relación es bidireccional. Pero varios trabajos han demostrado ya que existe algún tipo de asociación entre estos factores.

Esto, según los especialistas, abre un nuevo campo de acción, tanto para encontrar nuevas estrategias terapéuticas como de prevención.

De hecho, el departamento de Osorio está inmerso en la puesta en marcha de un ensayo clínico en el que pretenden “tratar las alteraciones del sueño de personas que podrían estar en un estadío preclínico del Alzheimer. Queremos ver si mejorando la forma en la que duermen se retrasa la evolución de la enfermedad”, aclara.

El investigador se muestra optimista con respecto al futuro, aunque no quiere echar las campanas al vuelo. “Creo que a medio plazo va a haber importantes avances en cuanto al Alzheimer, aunque esto no significa que el paciente vaya a notar cambios pronto”, señala.

Por ejemplo, Osorio apunta que “estamos más cerca de biomarcadores útiles” que indiquen la existencia de la enfermedad cuando aún no han comenzado los primeros signos de demencia. “Ya hay técnicas que lo pueden predecir, pero todavía falla la disponibilidad. Además, a nivel individual aún no conocemos bien cómo funcionan estos trazadores para establecer el riesgo. Pero creo que ambos problemas podrían solucionarse relativamente pronto”, indica.

Además, también podría haber novedades en cuanto al abordaje de la enfermedad. “Hay muchos tratamientos que se probaron y no funcionaron en pacientes que ya tenían un Alzheimer avanzado. Ahora, como ya se hizo con el cáncer, la idea es probar su utilidad en gente que, con la ayuda de esos biomarcadores, sepamos que está en riesgo de desarrollar la enfermedad”, añade.

“Supone todo un cambio de paradigma y puede traer muy buenas noticias. Pero además de optimista hay que ser realista y saber que hace falta tiempo y mucho trabajo”, concluye.

___________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Aceite de oliva: protección contra el Alzheimer.

“Aceite de oliva: un año de buena cosecha.”

Por: José María Ordovás* | Madrid. 24/04/2013

Fuente: EL MUNDO SALUD

Hace sólo unas semanas saltaba a los medios de comunicación nacionales e internacionales los resultados del tan esperado Estudio español Predimed que venía a confirmar, con el más alto nivel de rigor científico, lo que ya se había observado e intuido por décadas. Es decir, que el consumo de aceite de oliva extra virgen protegía contra las enfermedades cardiovasculares en individuos de alto riesgo.

THE NOTEBOOK Dirigida por Nick Cassavetes  en 2004

THE NOTEBOOK Dirigida por Nick Cassavetes en 2004

Pero por si eso no fuera suficiente, unos días después aparecía la noticia de que nuestro aceite de oliva, y más específicamente uno de sus compuestos (denominado oleocantal), podría proteger contra el Alzheimer y potencialmente contra otras demencias neurodegenerativas. La importancia de este hallazgo es tremenda si tenemos en cuenta que sólo la enfermedad de Alzheimer afecta a 30 millones de personas a nivel mundial y que, con un mundo en continuo estado de envejecimiento, este número seguirá creciendo de forma alarmante y sin clara indicación de que podamos todavía prevenirla o curarla farmacológicamente.

El picor del aceite

La historia comenzó aproximadamente hace una década, cuando unos investigadores norteamericanos que participaban en un congreso científico en Sicilia se vieron expuestos, quizá por primera vez, a las sensaciones organolépticas del aceite de oliva extra virgen recién prensado.

En principio, la experiencia de uno de ellos no fue muy positiva, ya que al tomarlo sintió una fuerte sensación de picor en la garganta que le recordó vívidamente a lo que sentía cuando se tomaba ibuprofeno para mitigar sus dolores de cabeza. Esta observación no cayó en el olvido y cuando volvió a su universidad, su curiosidad científica le llevó a embarcarse en la tarea de identificar y aislar el producto del aceite de oliva responsable de la sensación que había experimentado en Sicilia. La fortuna le acompañó y poco después aisló tal sustancia, a la que bautizó como oleocantal (oleo=aceite; cant=picadura; al=aldehído).

No solamente fue capaz de aislar el compuesto sino que además, coincidiendo con su sensación organoléptica inicial, el oleocantal resultó ser un fuerte compuesto antiinflamatorio con propiedades muy similares al susodicho ibuprofeno o la aspirina. Estos resultados fueron tan impactantes y novedosos que fue capaz de publicarlos en la prestigiosa revista científica ‘Nature’. Ante tal descubrimiento, este científico y otros en su grupo del Monell Chemical Senses Center y de la Universidad de Pensilvania (EEUU), no se durmieron en los laureles (ni debajo de los olivos) y siguieron indagando acerca de las propiedades del oleocantal.

Alzheimer

Su investigación les llevó a demostrar, y a publicar en el año 2009 en la revista‘Toxicology and Applied Pharmacology’, que este compuesto del aceite de oliva virgen extra podría ser útil para la prevención y tratamiento del Alzheimer, ya que era capaz de cambiar la estructura de unas proteínas neurotóxicas que contribuyen al desarrollo de la enfermedad, haciéndolas menos dañinas.

Esto coincidía con la evidencia epidemiológica de que la prevalencia de Alzheimer, al igual que la de las enfermedades cardiovasculares, era menor en países consumidores de aceite de oliva. Sin embargo, en el proceso científico, es importante que se lleven a acabo verificaciones independientes de los hallazgos para asegurar su validez y esto es precisamente lo que se ha producido en las últimas semanas en un trabajo aparecido en la revista‘Chemical Neuroscience’, en el que, además de confirmar las propiedades protectoras del oleocantal, se identifica un nuevo mecanismo por el que este compuesto ejerce su función y que se basa en ayudar a disminuir la acumulación de proteínas anómalas que caracterizan el cerebro afectado por Alzheimer.

Es interesante reflexionar acerca de que algo que puede llegar a tener tanta repercusión parece el fruto de la casualidad y de la suerte, pero como ya decía Louis Pasteur: “La fortuna juega a favor de una mente preparada”. Por lo tanto, no echemos por la borda, como está ocurriendo, a las mentes preparadas que ya tenemos, ni arrinconemos en un segundo plano la educación de las mentes jóvenes en estos momentos en los que la situación económica obliga a recortar. De lo contrario haremos honor a don Miguel de Unamuno con su “que inventen ellos”. Y así nos va.

_______________________________________

 José Mª Ordovás* es director del laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Aging de la Universidad de Tufts (EEUU), profesor de Nutrición y Genética, director científico del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación (IMDEA) e investigador colaborador senior en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (Madrid).

______________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

“Personas que”, una nueva Red social para compartir experiencias sobre enfermedades.

Madrid, 18 de octubre de 2012 (medicosypacientes.com) 

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/pacientes/2012/10/12_10_18_personas

Personasque.com” es la nueva plataforma de Internet creada para que enfermos, cuidadores y personas interesadas compartan experiencias personales sobre sus patologías. Es una herramienta de apoyo para pacientes y de control, ya que posibilita la realización de un informe con el día a día de la enfermedad destinado a los médicos.

Esta iniciativa inaugura su andadura con una comunidad destinada a pacientes con trastorno bipolar. Tomás García, vicepresidente de la compañía que ha creado la plataforma informa que el mes que viene entrará en funcionamiento una comunidad destinada a la diabetes, antes de final de año otra de trasplantes y más adelante la de Alzheimer o artritis.

El funcionamiento es sencillo, explica García, el usuario se registra de manera anónima, sólo es necesario rellenar el año de nacimiento, la provincia de residencia y el sexo; datos todos ellos que pueden estar ocultos de cara al resto de usuarios. De hecho, la web facilita un avatar y recomienda no subir fotos personales ni el nombre real.

La red cuenta con cinco secciones entre las que se encuentra la ‘Comunidad’, donde el paciente puede “conversar con otros enfermos en su situación y emitir preguntas y respuestas relacionadas con la patología”, asegura García. Además, en el apartado de ‘Centro de datos’, los usuarios tienen la posibilidad de realizar un control diario de su enfermedad; así como “ir anotando la medicación que están siguiendo a cada momento o dar cuenta de las crisis sufridas para descargarse, posteriormente un ‘pdf’ que pueden entregar a su médico”, sostiene. Por otra parte, en la sección ‘Aplicaciones’, es posible bajarse ‘Personas que’ a cualquier dispositivo móvil  para tener la comunidad en el bolsillo. Las opciones de interactividad se completan con el apartado ‘Biblioteca’ donde se pueden consultar artículos de contenidos de interés y aportarlos para otros pacientes. Por último, existe el espacio ‘Portal’, que es “una especie de ‘magacine’ en el que se encontrarán las últimas publicaciones médicas en diferentes formatos. Con todo ello, se pretende que la información “disgregada y con poco recorrido que existe en Internet, quede agrupada”, resume García.

El experto explica que padecer una patología “es una faena”, pero es parte de la vida, ya que “todas las personas tendrán una enfermedad a lo largo de su vida”. Por ello, considera que esta herramienta “es útil”, ya que no está diseñada sólo para los pacientes, sino que también es abierta “a cuidadores y personas que se interesen por las enfermedades”.

La plataforma cuenta con expertos médicos y con la colaboración de asociaciones de pacientes dentro de su comité asesor. Con ello, se tiene el objetivo de evitar informaciones falsas o erróneas, ya que “es una temática sensible”, reconoce García.

Por último, y a pesar de que ‘Personas que’ no está ideada ni realizada directamente por médicos, el experto ha animado a los profesionales sanitarios “a darse de alta y ayudar con sus comentarios”. Según su criterio, “en la comunidad médica hay mucho interés por estas iniciativas”.

__________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.