El consumo diario de chocolate reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Comer chocolate ha gozado de mala fama debido a la alta cantidad de calorías que aporta. Era además uno de los primeros alimentos en eliminarse de las dietas para bajar de peso. Ahora, un equipo internacional de investigadores ha analizado los datos de una encuesta a casi 21.000 adultos sobre la dieta y el estilo de vida, y concluye que los que consumen chocolate de forma habitual y en cantidades pequeñas (hasta 100 gramos al día) pueden padecer menos enfermedades cardiacas e ictus.CIEN GRAMOS DE CHOCOLATE

El chocolate, al provenir del cacao, es una fuente dietética de flavonoides –pigmentos vegetales– que en los humanos tienen propiedades antioxidantes. Estas propiedades pueden tener un efecto beneficioso en las células endoteliales, que rodean a los vasos sanguíneos y al corazón, y por lo tanto pueden proteger contra las enfermedades cardiovasculares.

Para profundizar en las propiedades saludables del chocolate, investigadores de diferentes universidades internacionales han analizado los resultados del estudio prospectivo europeo sobre dieta, cáncer y salud (EPIC, por sus siglas en inglés) en 21.000 adultos de la ciudad inglesa de Norfork. Las conclusiones, que se publican en la revista Heart, son claras: el consumo de hasta 100 gramos de chocolate al día se asocia a un menor riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Los investigadores del estudio señalaron que el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares desciende un 11% en los encuestados que consumieron chocolate, y el riesgo de muerte por estas causas disminuye un 25%. Además, los ingresos hospitalarios descienden un 9% por la ingesta habitual de chocolate.

“No parece haber ninguna razón para dejar de tomar chocolate si se quiere tener menos riesgo de infartos”, apuntan los científicos tras controlar durante casi 12 años  a los participantes del EPIC-Norfolk (9.214 hombres y 11.737 mujeres) de los cuales el 14% tuvo alguna enfermedad cardiaca.

Menos riesgo de sufrir ictus

Los resultados del estudio apuntan también a que el riesgo de sufrir ictus, incluso asociado con otros factores de riesgo, se reduce en un 23% gracias al mayor consumo de chocolate.

Alrededor de uno de cada cinco participantes en la encuesta (el 20%) señalaron que nunca comieron chocolate. Entre los que lo tomaron, el consumo promedio fue de 7 gramos diarios aunque algunos indicaron que ingerían más de 100 gramos al día.

Según el equipo de investigación, los participantes que superaron esta última cifra al día fueron individuos más jóvenes y un menos índice de masa corporal. La mayor ingesta de chocolate también se asocia con una dieta con más presencia de grasas y carbohidratos.

Los autores señalan que al tratarse de un estudio observacional no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre las causas y el efecto del chocolate con las enfermedades cardiacas. Sin embargo añaden que las evidencias sugieren que la ingesta de chocolate, “se asocia con un menor riesgo de problemas cardiovasculares en el futuro”.

El chocolate con leche también es saludable

El chocolate con leche se considera, en general, menos sano que el chocolate negro. Sin embargo, este tipo de chocolate fue el que comieron de forma habitual los participantes del EPIC-Norfolk. Por lo tanto, los efectos beneficiosos para la salud se pueden extender también a este tipo de alimento.

“Esto puede indicar que no sólo los flavonoides, sino también otros compuestos, posiblemente relacionados con la leche, como el calcio y los ácidos grasos, pueden proporcionar una explicación para esta asociación”, sugieren los científicos. 

Referencia bibliográfica:

Chun Shing Kwok et al. “Habitual chocolate consumption and risk of cardiovascular disease among healthy men and women”. Heart. Doi: 10.1136/heartjnl-2014-307050 15 de junio de 2015.

Fuente: AGENCIA SINC

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

¿Cómo elegir el mejor chocolate?

Por: María Valero

  • Los beneficios del cacao no siempre se pueden extrapolar a los chocolates industriales.

  • Negro, sin leche, ni azúcares añadidos, los que más propiedades antioxidantes conservan.

Seguro que está cansado de oír hablar de las bondades del chocolate, de su rica composición en antioxidantes que favorecen la salud cardiovascular, reducen la tensión o mejoran el colesterol. Sin embargo, a la hora de ir al supermercado no siempre es fácil elegir entre los porcentajes de cacao, los reclamos de sin azúcares añadidos o las largas listas de ingredientes. Le ofrecemos algunas pistas para facilitarle la compra del chocolate más saludable, aunque los expertos recuerdan que las propiedades antioxidantes del cacao no siempre llegan intactas al consumidor debido a los numerosos procesos industriales al que es sometido hasta llegar a nuestro paladar.

En términos generales, el chocolate más beneficioso para la salud es el que tiene en su composición “mayor porcentaje de sólidos de cacao”, explica el catedrático Emilio Martínez de Victoria, director del Instituto de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada. “La semilla del cacao contiene las pepitas rodeadas de grasa, y ésta no contiene estos antioxidantes”, aclara este especialista.

Así que el consumidor deberá buscar en la etiqueta el porcentaje de cacao sólido y no de manteca de cacao, y huir también de azúcares añadidos o leche. “Las proteínas de la leche interfieren con el potencial efecto saludable de los antioxidantes del cacao“, añade por su parte Alfonso Carrascosa, especialista en Biotecnología de los Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). “Desde el punto de vista de la salud, el chocolate más saludable es el chocolate negro, sin proteínas de origen lácteo”.

Entre los compuestos fenólicos del chocolate destacan sobre todo los flavonoides (como la epicatequina), con fuertes propiedades antioxidantes, “pero que no actúan en presencia de las proteínas lácteas”, insiste el especialista del CSIC. Esos antioxidantes también se encuentran en frutas, verduras, té, vino o aceite de oliva, por lo que Carrascosa recuerda que no hay que considerar el chocolate “un medicamento, y hay que tener en cuenta que todos sus beneficios son potenciales”. Además, esos nutrientes disponen de un cierto porcentaje de biodisponibilidad, por lo que no pasan al cien por cien al torrente sanguíneo. De hecho, algunos ingredientes del cacao (como las procianidinas) que sí han demostrado beneficios en estudios in vitro, son prácticamente inactivas en el organismo porqueno son bien absorbidas por el intestino.

Como explicaba recientemente en una entrevista al diario The Washington Post Jo Ann Mason, especialista de la Universidad de Harvard (EEUU) a punto de iniciar un estudio sobre el chocolate, gran parte de los flavonoides del cacao se destruyen durante el procesado industrial para fabricar el chocolate.

Una idea en la que coincide Roberto Verna, especialista de la Universidad de la Sapienza (en Roma, Italia) y autor de Historia y Ciencia del Chocolate (publicado en la revista Malasyan Journal of Pathology en 2013). “El chocolate no es un fármaco y no debe ser considerado como tal. El porcentaje de cacao es importante, pero no es el único factor a tener en cuenta. La calidad del cacao, de dónde proceda y cómo se procese también influyen“, indica el investigador italiano a EL MUNDO. “Los flavonoides y las vitaminas que le confieren al cacao sus propiedades saludables son termosensibles, así que el proceso industrial para obtener una pasta de cacao suave y fluida debe manejarse con cuidado”.

De hecho, los estudios en los que los beneficios del cacao para la salud han sido más evidentes se han llevado a cabo en poblaciones índigenas, con un alto consumo diario de cacao (que no de chocolate industrial). Son famosos los trabajos del doctor Norman Hollenberg, de la Universidad de Harvard (EEUU) con los indios Kuma de Panamá, entre quienes se apreció un significativo descenso de patologías cardiovasculares, cáncer, demencias y otras enfermedades occidentales. Y como señalaba el propio Hollenberg en una revisión en la revista Circulation la mayoría de los efectos del cacao no son aplicables al chocolate” -pese a que varios estudios han desvinculado este alimento de la obesidad y los problemas de peso-.

Precisamente por esto, a la hora de elegir en el supermercado, el consumidor debería optar preferiblemente por chocolates sin azúcares añadidos, aunque como admite Carrascosa es habitual que incluso en estos los fabricantes añadan algún tipo de saborizante para restarle la sensación de amargor propia del cacao. “Cuanto mayor es el porcentaje de cacao, mayor es el amargor“, aclara Martínez de Victoria.

Carrascosa recuerda que fueron los franceses los primeros en añadir azúcar al cacao para restarle su típico amargor. Además, añade, en términos generales es un alimento muy seguro, que prácticamente no caduca y es difícil que transmita enfermedades precisamente porque sus altos niveles de antioxidantes actúan a modo de microbicidas, protegiendo a la planta del cacao en la naturaleza.

Los Incas y los Mayas consideraban el xocolat una bebida de dioses, capaz de dar vigor y energía a sus soldados durante horas y cuentan que Moctezuma podía llegar a beber docenas de tazas de cacao al día para aumentar su virilidad.

Fuente: EL MUNDO SALUD

___________________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.