La obesidad se previene desde la guardería.

Las escuelas infantiles o las guarderías podrían ser el mejor lugar para prevenir la obesidad. Según una amplia investigación de la Escuela Rollins de Salud Pública de Emory, en EE.UU., realizada sobre una base de 3,5 millones de niños, el desarrollo de los nuevos casos de obesidad infantil se puede preveer en esta fase de la educación infantil. El estudio, que se publica en «The New England Journal of Medicine», mostró que aquellos niños que ya tenían sobrepeso en el jardín de infancia multiplicaban por cuatro sus probabilidades de ser obesos en los próximos años que los niños con un peso normal.

El equipo coordinado por Solveig A. Cunningham analizó los datos sobre los niños que participaron en un estudio longitudinal de Primera Infancia del Kindergarten Class of 1998-1999 de EE.UU. La muestra representa a todos los niños de Estados Unidos inscritos en una guardería durante ese periodo, aproximadamente 3,8 millones. Cunningham y su equipo centraron sus hallazgos sobre la incidencia de la obesidad en los niños con sobrepeso y en aquellos cuyo peso era normal cuando ingresaron en la guardería.

«A pesar de que las tendencias en la prevalencia de la obesidad están bien documentadas, sorprende que todavía hoy día se sabe poco acerca de los nuevos casos de obesidad infantil», explica Cunningham. La experta cree que un análisis de la incidencia a estas edades puede dar una idea de la naturaleza de la epidemia, «de cuáles son las edades críticamente vulnerables y los grupos que están en mayor riesgo de obesidad».

La obesidad y sobres se determinó a partir del índice de masa corporal de cada niño ( IMC): peso normal por debajo de 85 de IMC; sobrepeso entre 85 y 95 de IMC y obesidad por encima de 95.

Políticas de prevención

Los resultados mostraron que más del 12 por ciento de los niños eran obesos antes de entrar en el jardín de infancia; la cifra era superior al 14% en relación a los niños con sobrepeso. De hecho, estos dos grupos multiplicaban por 4 sus posibilidades de ser obesos en octavo grado (13-14 años).

Otros resultados determinaron que la incidencia de la obesidad disminuye con la edad durante los años de la escuela primaria y que depende de factores como la raza y el nivel socioeconómico.

«Nuestros hallazgos revelaron varios aspectos importantes», señala Cunningham: «hemos visto que ciertos factores establecidos antes del nacimiento y durante los primeros cinco años son importantes». Por eso, la experta recomienda que los esfuerzos para la prevención de la obesidad se deberían centrar en los niños que tienen sobrepeso a los cinco años de edad. «Esta puede ser una manera de identificar a los niños susceptibles de convertirse en obesos cuando sea más mayores».

Fuente: ABC SALUD

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email:  promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Valentín Fuster ultima la estrategia del Observatorio de la Nutrición y la Obesidad.

Promocionando la salud en los más pequeños se puede conseguir reducir las tasas de obesidad.

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS)

El director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y recién elegido presidente del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad, Valentín Fuster, ha asegurado este jueves que una de las “mejores maneras” para combatir la obesidad infantil es promocionando la salud entre los más pequeños y, especialmente, entre aquellos con edades comprendidas entre los 4 y 6 años.

Antes de asistir a la mesa redonda ‘Ciencia, Salud y Educación, ¿cuál es el coste para la sociedad?’, organizado en el CaixaForum de Madrid, Fuster ha comentado a los medios la importancia de elaborar una cultura nutricional dentro de la familia y de las escuelas, basada en “promover la salud” y “nunca” en imponerla.

En este sentido, ha destacado la labor realizada por la ‘Iniciativa Vive’, de la Fundación ProCnic y la Fundación SHE, para educar a los niños en los hábitos de vida saludable.

“Es más efectivo que se eduque al niño desde el positivismo. Por ejemplo, es mejor que se les enseñe los pulmones blancos de una persona que nunca ha fumado que decirles que no se puede fumar”, ha comentado el prestigioso cardiólogo.

De esta forma, ha proseguido, se conseguirá que los niños se conciencien de que es “bueno” cuidar la salud y, por tanto, se evitará la aparición de “muchas enfermedades”.

En este sentido, Fuster ha informado que la principal línea de actuación que va a llevar a cabo el Observatorio –dependiente del Ministerio de Sanidad– para conseguir disminuir el número de niños españoles con sobrepeso, está encaminada en concienciar a los más pequeños de que “su salud es importante”.

“La obesidad es una parte de la salud integral y será una pequeña parte del proyecto”, ha recalcado Fuster, quien no ha querido desvelar –hasta dentro de unos quince días– cuáles son las estrategias que está realizando como presidente del Observatorio.

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-valentin-fuster-ultima-estrategia-observatorio-nutricion-obesidad-20120928181713.html

___________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.