La OMS calcula que las muertes y enfermedades por la contaminación del aire cuestan a Europa unos 1,4 billones de euros.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revelado que el coste económico de las cerca de 600.000 muertes prematuras y todas las enfermedades causadas por la contaminación atmosférica en Europa ascendería a unos 1,6 billones de dólares cada año, unos 1,4 billones de euros, una cifra equivalente a la décima parte del Producto Interior Bruto (PIB) de la región en 2013.

En España, según el informe, que utiliza datos de 2010 y 2012, el coste ascendería a unos 42.951 millones de dólares (unos 38.000 millones de euros), lo que representa el 2,8 por ciento del PIB.

El trabajo, el primero que analiza estos parámetros en Europa, ha sido presentado por la Oficina Regional de este organismo de Naciones Unidas para Europa y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con motivo de la reunión de alto nivel sobre salud y medio ambiente que se celebra esta semana en Haifa (Israel).

“La evidencia que tenemos debe servir a las autoridades como razón de peso para actuar. Si los diferentes agentes se unen para combatirlo, no sólo se salvarán vidas, sino que también se traducirá en cantidades sorprendentes de dinero”, ha defendido Zuszanna Jakab, directora regional de la OMS en Europa.

El informe recuerda que más del 90 por ciento de los ciudadanos europeos están expuestos a niveles de partículas finas en el aire superiores a las directrices de calidad del aire que fija la propia OMS, lo que se tradujo en 2012 en cerca de 482.000 muertes prematuras por cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

A ellas habría que sumar unas 117.200 muertes adicionales como consecuencia de la contaminación del aire interior, principalmente en países de bajos ingresos, donde la mortalidad relacionada con esta causa fue cinco veces mayor que en países más ricos.

Los autores del estudio calcularon que, sólo teniendo en cuenta estas muertes prematuras, el coste en Europa ascendería a unos 1.431.499 millones de dólares (unos 1,2 billones de euros). Sin embargo, a ello habría que sumar un 10 por ciento más de esta cantidad como consecuencia del coste de las enfermedades asociadas.

En virtud de estos cálculos, en al menos 10 países de los 53 que componen la región europea este coste superaría al 20 por ciento de su PIB nacional.

Los países del Este respiran un aire menos sano

Al país que sale más cara la contaminación de su aire sería Georgia, donde representa el 35,2 por ciento de su PIB, seguido de Rusia (33,5%), Bulgaria (29,5%) y Ucrania (26,7%).

En cambio, en los países nórdicos su impacto económico es mucho menor, ya que en Noruega apenas representa el 0,3 por ciento de su PIB, seguido de Finlandia (0,7%), Islandia (0,8%) o Suecia (0,9%).

“La reducción de la contaminación del aire se ha convertido en una prioridad política”, ha añadido Christian Friis Bach, secretario ejecutivo de la Comisión Económica de Naciones Unidades para Europa (CEPE).

De hecho, otro informe que presentarán de manera conjunta la OMS y la CEPE muestra cómo hasta uno de cada cuatro europeos cae enfermo o fallece de forma prematura como consecuencia de la contaminación ambiental. Además, los avances en temas clave como la mejora de la calidad del aire y el agua, la protección de los menores o la exposición a productos químicos han sido muy desiguales entre unos países y otros.

Fuente: médicos y pacientes

__________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Presidente OMC: “No hay ninguno de los grandes problemas de salud que no tenga relación con la contaminación medioambiental.”

Madrid, 4 de junio 2014 (medicosypacientes.com)

“No hay ninguno de los grandes problemas de salud que no tenga relación directa o  indirecta con la contaminación medioambiental”, según puso de manifiesto el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodriguez Sendin, en el programa de Radio Exterior de España “Cuarto Mundo”.

El Dr. Rodriguez Sendín participó ayer en este programa del canal internacional de  Radio Nacional de España que se emite para los cinco continentes, junto con el Dr. Leonel Argüello Yrigoyen, presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, que se encuentra estos días de visita en España.

El programa Cuarto Mundo, dirigido y presentado por Carmela Pérez, estuvo dedicado a analizar la repercusión en la salud de la contaminación medioambiental en general y, en especial, de los problemas surgidos por el aire contaminado de las grandes ciudades que provoca que 2,6 millones de personas mueran al año por enfermedades respiratorias, según la Organización Mundial de la Salud.

El Dr. Rodriguez Sendin puso de manifiesto la repercusión sobre la salud no solo de la contaminación atmosférica, sino también de otros “contaminantes medioambientales que pueden ser tan graves para la salud aunque menos evidentes y que afectan al agua, a la tierra y a los alimentos que comemos”. Para el presidente de la OMC, se trata de “una contaminación generalizada, provocada por una evolución y desarrollo tecnológico mal entendido, por la explotación sin límites de los recursos naturales y por la incapacidad de los gobiernos de poner en el centro de sus decisiones  el compromiso con la vida y con  el ser humano”.

Se refirió, en concreto a los insecticidas y pesticidas, cuyo “uso indiscriminado y falta de control”, según dijo, “contamina el agua, la tierra y penetra en la cadena alimenticia”, algo que “no tiene justificación y es evitable”.

También habló de la importancia de la gestión de los residuos no biodegradables que contaminan y seguirán contaminando el medio ambiente durante decenas y cientos de años y dedicó una referencia especial al uso indiscriminado y con frecuencia innecesario de medicamentos como un “elemento excepcional de contaminación”. Se refirió, en concreto, al “exceso de contaminación medioambiental por medicamento especialmente las encontradas en el agua de los ríos y en animales de consumo humano”.

Cuestionó las “declaraciones grandilocuentes y las grandes reuniones” sobre el cambio climático y la defensa del medio ambiente, cuyas decisiones -dijo- “no se respetan y no ocurre nada si no se cumplen”, mientras “se siguen explotando los recursos para enriquecimiento de unos pocos” y “en detrimento de los más débiles, de los pobres”.

Para el presidente de la OMC, la solución pasa por “información y educación continuada no sólo un día al año” a los ciudadanos para que estos “tomen conciencia del grave problema y reclamen a los políticos rendición de cuentas y penalicen  sus incumplimientos, bien a través de los votos o a través de la crítica pública”.

Consideró que la sensibilización social que realizan los grandes grupos ecologistas con sus reivindicaciones y métodos son de gran interés, pero son,  en muchas ocasiones, propuestas difíciles de realizar, por lo que abogó por  plantear “objetivos razonables y realizables, más prudentes en las pretensiones pero que consigan conectar con una mayoría de los ciudadanos”.

En este sentido, aludió a los profesionales sanitarios  en especial a los médicos y enfermeras a los que emplazó a hacer un esfuerzo para explicar a los pacientes y ciudadanos, de una manera sencilla, la “repercusión que todos estos contaminantes tienen en la salud de la población”.

Por su parte, el Dr. Leonel Argüello, destacó la falta de “mentalidad preventiva” existente en Nicaragua a la hora de hacer infraestructuras sin tener en cuenta la repercusión posterior en el medio ambiente, algo que, según dijo, en la práctica no se hace, ni se controla, entre otras cosas, por lo que calificó como “corrupción del algunos funcionarios del Estado”, a la vez que lamentó que “no se aprenda, ni se tenga en cuenta la experiencia de los países desarrollados” en este tema.

“Cuanto más cemento pongamos, habrá menos filtraciones de agua a la tierra y, como consecuencia, menos arboles y menos áreas verdes”, algo que, según el Dr. Argüello,  al final repercute en la salud de la población.

Para el Dr. Argüello, la falta de consideración y respeto hacía el medio ambiente y en especial  la grave contaminación atmosférica está influyendo en el clima, en especial, en la periodicidad de las lluvias, lo que, en Nicaragua, al igual que en otros países, incide en las cosechas y también en numerosas enfermedades tropicales, entre las que destacó, el Dengue, una  enfermedad infecciosa transmitida por mosquitos, que ha vuelto a resurgir también por la alteración en la periodicidad de las lluvias.

En lo referente a la prevención, destacó también la importancia de algo tan elemental como lavarse las manos con agua y jabón que disminuye -dijo- el 50% de las enfermedades respiratorias y/o el 40% de las enfermedades diarreicas, pero “cuando la gente tiene que elegir entre agua para beber y agua para lavarse las manos, está clara la elección”.

En ese mismo sentido, aludió a los dilemas de los campesinos a la hora de utilizar la madera  de los bosques para sus necesidades básicas de cocinar y hacer fuego para calentarse. “Otra cosa -afirmó- es el tráfico de madera, algo que no se cuida, no se controla y no se persigue con énfasis”.

Al igual que el Dr. Rodriguez Sendin, también destacó la repercusión en la salud de la población   del “uso sin control de insecticidas y pesticidas” y afirmó que, actualmente, “se siguen utilizando en Nicaragua doce pesticidas altamente contaminantes” sin que “nadie ponga freno a su uso en las prácticas agrícolas”.

Las intervenciones de los doctores Rodríguez Sendín y Leonel Argüello se pueden escuchar aquí

__________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La OMS alerta del aumento de la contaminación ambiental en las ciudades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de un aumento de la contaminación ambiental en la mayoría de las ciudades del mundo ya que casi el 90 por ciento de las urbes que miden su polución superan los niveles de calidad que establece este organismo de Naciones Unidas, con el consiguiente riesgo de que sus habitantes sufran más problemas respiratorios y otras patologías

Ginebra, 9 de mayo de 2014 (medicosypacientes.com/EP)

Este organismo ha actualizado su base de datos sobre calidad del aire urbano, en la que participan un total de 1.600 ciudades de 91 países –500 más que en el anterior recuento, realizado en 2011–, y ha demostrado que actualmente sólo el 12 por ciento de las personas que viven en estas ciudades respiran aire limpio y alrededor de la mitad está expuesta a niveles de contaminación 2,5 veces mayores a los que establece la OMS.

Además, en la mayoría de las ciudades donde hay datos suficientes para comparar la situación actual con la de años anteriores se ha visto como la contaminación del aire es cada vez peor, a lo que han contribuido diversos factores como el uso de combustibles, el aumento de medios de transporte motorizados y deficiencias en el consumo energético de oficinas y hogares.

Sin embargo, algunas ciudades están llevando a cabo mejoras notables que han demostrado que la calidad del aire se puede mejorar mediante la puesta en marcha de iniciativas como la prohibición de las calefacciones de carbón en los edificios, la apuesta por energías renovables y un mayor control del transporte.

“Hay demasiados centros urbanos que actualmente están tan envueltos en aire sucio que invisibilizan sus horizontes”, según ha defendido Flavia Bustreo, directora general de Familia, Infancia y Mujer de este organismo.

Trece de las 20 ciudades más sucias son de La India, que copa las cuatro primeras posiciones del ranking mundial con Nueva Delhi, Patna, Gwalior y Raipur. La capital india presentaba una media anual de 153 microgramos de partículas pequeñas (pm2.5) por metro cúbico.

En el lado opuesto se sitúan 32 ciudades que presentaban niveles inferiores a 5 PM2.5 por metro cúbico, de las que tres cuartas partes están en Canadá.

Un reciente informe publicado por la OMS reveló como la contaminación atmosférica fue responsable en 2012 de la muerte de unos 3,7 millones de personas menores de 60 años, siendo uno de los mayores riesgos para la salud a nivel mundial.

Pese a esta incidencia de la contaminación atmosférica, la directora de Salud Pública de la OMS, la española María Neira, reconoce que “se puede ganar” la lucha contra este problema y reducir la incidencia del cáncer de pulmón y las enfermedades cardiorrespiratorias, como demuestra la mejora que han experimentado algunas ciudades como Copenhague (Dinamarca) o Bogotá (Colombia), gracias a la promoción de medios de transporte más saludables como el uso de la bicicleta.

Fuente: Médicos y Pacientes

_____________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras al año en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que, al año, la contaminación del aire provoca 7 millones de muertes prematuras, siendo la causa principal las enfermedades cardiovasculares. Esta nueva estimación, “mayor de la esperada”, es un paso importante para el avance de un plan de trabajo de la organización para la prevención de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire

Madrid, 27 de marzo de 2014 (medicosypacientes.com/EP)

Muchas personas están expuestas a la contaminación del aire, tanto en interiores como en exteriores. En el caso de la contaminación del aire exterior, estima que hay 3,7 millones de muertes en 2012 por la contaminación urbana y rural en todo el mundo; mientras la contaminación del aire en interiores se vinculó a 4,3 millones de muertes en 2012.

Según sus estimaciones la contaminación causada aire al aire exterior ocasiono un 40 por ciento de muertes relacionadas con cardiopatía isquémica; otro 40 por ciento con los accidente cerebrovascular; el 11 por ciento con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC); un 6 por ciento con el cáncer de pulmón, y un 3 por ciento se deberían a infecciones respiratorias bajas agudas en los niños.

Mientras, las muertes con la contaminación causada por aire interior – carbón, la madera y la biomasa estufas- serían sobre todo por accidente cerebrovascular en un 34 por ciento de las muertes; un 26 por ciento se atribuye a la cardiopatía isquémica; un 22 por ciento a la EPOC; un 12 por ciento a las infecciones respiratorias bajas agudas en los niños, y un 6 por ciento el cáncer de pulmón.

“Los riesgos de la contaminación del aire son ahora mucho mayor de lo pensado o entendido, sobre todo para la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares” explicó la doctora María Neira, directora del Departamento de la OMS para la Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud, quien ha recordado que “pocos riesgos tienen un impacto mayor en la salud global hoy en día que la contaminación del aire”.

“La evidencia señala la necesidad de una acción concertada para limpiar el aire que todos respiramos”, añadió. Precisamente, la OMS quiere que se desarrolle una Plataforma Mundial, que tenga como objetivo la calidad del aire y la salud para generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y reforzar el apoyo a los países y ciudades a través de orientación, información y evidencia sobre los beneficios sanitarios de las intervenciones.

“La contaminación del aire excesivo es a menudo un subproducto de las políticas no sostenibles en sectores como el transporte, la energía, la gestión de residuos y la industria. En la mayoría de los casos, las estrategias más sanas también será más económico en el largo plazo debido a los ahorros en los costos de atención de la salud, así como las ganancias del clima”, advirtió el doctor Carlos Dora, coordinador de la OMS para la Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud.

El riesgo del aire interior a debate

Las nuevas estimaciones se basan en los últimos datos de mortalidad de la OMS de 2012, así como la evidencia de riesgos para la salud de la exposición a la contaminación del aire. Estas se basan en la exposición de las personas a la contaminación del aire en diferentes partes del mundo se formularon a través de un nuevo mapeo de datos global.

Después de analizar los factores de riesgo, la OMS estima que la contaminación del aire en interiores se vinculó a 4,3 millones de muertes en 2012, producto de los hogares por cocinar sobre el carbón, la madera y la biomasa estufas.

La nueva estimación se explica por una mejor información sobre exposiciones a la contaminación entre los cerca de 2,9 billones de personas que viven en casas con madera, carbón o estiércol como combustible primario para cocinar, así como la evidencia sobre el papel de la contaminación del aire en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y cánceres.

En este sentido, la doctora Flavia Bustreo, subdirectora general del grupo de Familia, Salud de Mujeres y Niños de la OMS, advierte de que son las mujeres y los grupos vulnerables, incluidos los niños y los ancianos, los que más sufren. “Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire en interiores, ya que pasan más tiempo en casa para respirar en el humo y el hollín de carbón y las estufas de madera del cocinero con fugas”, añadió.

A finales de este año, la OMS publicará directrices calidad del aire interior en la combustión de combustibles de los hogares, así como los datos de los países sobre exposición a la contaminación del aire exterior e interior y la mortalidad relacionada, además de una actualización de las mediciones de la calidad del aire en 1.600 ciudades.

Fuente: Médicos y Pacientes

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La contaminación atmosférica sigue ocasionando daños a la salud humana en Europa.

En torno al 90 % de la población urbana de la Unión Europea (UE) está expuesta a concentraciones de alguno de los contaminantes atmosféricos más perjudiciales que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera nocivos para la salud. Así se desprende del último estudio sobre la calidad del aire en Europa, publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Publicado: 25/10/2013

El informe de la Agencia sobre la calidad del aire en Europa en 2013 (‘Air quality in Europe – 2013 report’) es una aportación de la AEMA a la revisión de la política sobre calidad del aire de la Comisión Europea y al «Año del Aire» de la UE.

Los automóviles, la industria, la agricultura y los hogares generan contaminación atmosférica en Europa. Pese al descenso de las emisiones y  de las concentraciones de ciertos contaminantes atmosféricos en las últimas décadas, el presente informe demuestra que el problema de la contaminación atmosférica en Europa sigue lejos de poder darse por resuelto. Dos contaminantes en concreto —las partículas y el ozono troposférico— siguen provocando problemas respiratorios y enfermedades cardiovasculares y reduciendo la esperanza de vidaNuevos datos científicos revelan que la contaminación atmosférica puede resultar nociva para la salud humana incluso en concentraciones inferiores a lo previsto.

Según Hans Bruyninckx, Director Ejecutivo de la AEMA, «la contaminación atmosférica provoca daños a la salud humana y a los ecosistemas. Una gran parte de la población vive en ambientes no saludables, si nos atenemos a los criterios en vigor. Para ser sostenible, Europa debe mostrarse ambiciosa e imponer requisitos legislativos más estrictos».

El Comisario de Medio Ambiente, Janez Potočnik, añade que «la calidad del aire es un problema esencial para muchas personas. Las encuestas demuestran que una gran mayoría de la población sabe perfectamente cómo afecta la calidad del aire a la salud y  cree que las autoridades públicas deben adoptar medidas en los ámbitos comunitario, nacional y local, incluso en época de austeridad y dificultades. Estoy dispuesto a responder a estas inquietudes a través de la revisión de la política de protección de la atmósfera que presentará próximamente la Comisión.»

Entre 2009 y 2011, hasta el  96 % de la población urbana se encontró expuesta a concentraciones de partículas finas (PM2.5) superiores a las indicadas en las directrices de la OMS y hasta el 98 % a concentraciones de ozono (O3) igualmente superiores a las directrices de la organización. El número de ciudadanos de la UE expuestos a concentraciones de estos contaminantes por encima de los límites u objetivos marcados en la legislación de la UE fue menor. En ciertos casos, estos límites u objetivos son menos estrictos que los establecidos en las directrices de la OMS. Véanse los datos de la AEMA sobre exposición a los contaminantes en la UE.

 El informe revela igualmente que la contaminación no se circunscribe únicamente a las ciudades sino que también alcanza valores elevados  en determinadas zonas rurales. Las diferencias nacionales en el seno de la UE se presentan en una serie de documentos informativos desglosados por país y que acompañan a los resultados principales.

Se han registrado resultados positivos en materia de reducción de las emisiones de contaminantes atmosféricos; por ejemplo, se han reducido las emisiones de dióxido de azufre de las centrales eléctricas, del sector industrial y del transporte a lo largo de la última década, limitándose  así el riesgo de exposición. La sustitución gradual de la gasolina con plomo también ha reducido las concentraciones de este metal, que afecta al desarrollo neurológico.

Eutrofización

Paralelamente a los riesgos para la salud, el informe destaca problemas medioambientales como la eutrofización, fenómeno ligado a un exceso de nitrógeno nutriente que provoca daños en los ecosistemas, amenazando la biodiversidad. La eutrofización sigue siendo un problema generalizado que afecta a la mayoría de los ecosistemas europeos.

Se han reducido las emisiones de algunos contaminantes nitrogenados; por ejemplo, las emisiones de óxidos de nitrógeno y amoniaco han descendido un 27 % y un 7 %, respectivamente, desde 2002. Sin embargo, la reducción de las emisiones no ha alcanzado los niveles esperados y ocho estados miembros infringen los techos legales un año después del plazo fijado para su cumplimiento. Para resolver el problema de la eutrofización, será necesario adoptar medidas adicionales de reducción de las emisiones de nitrógeno.

Fuente: Agencia Europea de Medio Ambiente

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

 

  

 

 

La contaminación del tráfico sigue siendo nociva para la salud en muchas partes de Europa.

Publicado: 27/11/2012 Última modificación: 28/11/2012 09:48

Fuente: http://www.eea.europa.eu/es/pressroom/newsreleases/la-contaminacion-del-trafico-sigue

El transporte en Europa genera niveles perjudiciales de contaminantes atmosféricos y una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Muchos de los problemas ambientales ocasionados pueden corregirse con un mayor esfuerzo para alcanzar los nuevos objetivos de la UE, según el último informe publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

El informe anual sobre transporte y medio ambiente de la AEMA “Transport and Environment Reporting Mechanism” (TERM)en evalúa el impacto ambiental del transporte en Europa. Según este informe, se han producido algunas mejoras en los últimos años, si bien cabe atribuirlas en parte a la reducción de la actividad económica causada por la recesión. A medida que vaya mejorando el clima económico, los nuevos objetivos de la UE para el transporte deberán contribuir a reducir todavía más los impactos ambientales.

Aunque la contaminación atmosférica ha descendido a lo largo de los dos últimos decenios, sigue siendo un grave problema en muchas zonas. Las «normas Euro» aplicadas a los automóviles no han logrado reducir las emisiones reales de NO2 a los niveles establecidos en la legislación, si bien han supuesto importantes mejoras de la calidad del aire en general.

El crecimiento del transporte de mercancías también influye en una peor calidad del aire. Esta fue una de las principales causas de los altos niveles de NO2registrados. El aumento del transporte marítimo en los dos últimos decenios explica también que las emisiones de óxidos de azufre responsables de la lluvia ácida no se hayan reducido más que un 14 % desde 1990, pese a que se han conseguido importantes mejoras de eficiencia.

Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la AEMA, afirma que «uno de los grandes retos del siglo XXI será paliar los efectos negativos del transporte —los gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y la contaminación acústica— salvaguardando los aspectos positivos de la movilidad. Europa puede asumir el liderazgo intensificando sus esfuerzos en el fomento de la innovación tecnológica en el ámbito de la movilidad eléctrica. Este cambio podría transformar la forma de vida en los centros urbanos».

Otros datos y tendencias

  • La población que reside cerca de carreteras muy transitadas sigue estando especialmente expuesta a niveles excesivos de contaminación atmosférica. En 2010, se registraron niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites legales en el 44 % de las estaciones de tráfico de la red de observación de la calidad del aire. Los niveles de partículas (PM10) superaron los límites en el 33 % de dichas estaciones. Estos contaminantes pueden afectar al sistema cardiovascular, a los pulmones, al hígado, al bazo y a la sangre.
  • Europa necesita reducir aún más el consumo energético del transporte, ya que en 2011 solo fue un 4,3 % menor que el máximo alcanzado en 2007. El consumo de energía de algunos modos de transporte ha estado muy influenciado por las fluctuaciones económicas de los últimos años. La demanda de transporte de mercancías es especialmente sensible a las fluctuaciones económicas. Tras una fuerte caída entre 2008 y 2009, creció un 5,4 % en 2010.
  • Por otro lado, la demanda de transporte de pasajeros cayó casi un 1 % entre 2009 y 2010. Este dato parece contradecir la tendencia a largo plazo, ya que esta demanda ha ido en constante aumento en toda la UE desde que comenzaron a llevarse registros a mediados de la década de 1990. El uso del vehículo privado se ha mantenido más o menos constante, según el informe, pese a la crisis económica y a las grandes fluctuaciones que han sufrido los precios de los combustibles a lo largo de la última década.
  • En algunos casos, puede que los precios estén llevando a la población a tomar decisiones perjudiciales para el medio ambiente. El informe señala que comprar un coche se ha ido haciendo cada vez más barato en términos reales desde mediados de la década de 1990, mientras que los viajes en tren y el transporte de pasajeros por vías acuáticas se ha encarecido. No obstante, los nuevos automóviles son más eficientes. El coche medio puesto a la venta en 2011 era un 3,3 % más eficiente que el año anterior.
  • El sector del transporte ha de reducir las emisiones de dióxido de carbono un 68 % entre 2010 y 2050 para cumplir el objetivo de la UE. Las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el transporte se redujeron sólo un 0,4 % entre 2009 y 2010 y las primeras estimaciones apuntan un descenso similar entre 2010 y 2011.
  • La contaminación acústica es otro efecto del transporte que puede acarrear graves problemas de salud. El informe afirma que en las grandes ciudades europeas, tres de cada cinco residentes están expuestos a niveles nocivos de contaminación acústica por el tráfico rodado. Incluso en el ámbito rural, 24 millones de europeos están expuestos a niveles perjudiciales de contaminación acústica por la noche, que puede causar problemas físicos y psicológicos.

_________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Europa se asfixia.

Un tercio de los habitantes de las ciudades está expuesto a una contaminación excesiva.

Por: Íñigo Keller

Europa se asfixia. Y no sólo política o económicamente. Casi un tercio de los habitantes de las ciudades de la UE está expuesto a concentraciones excesivas de partículas en suspensión en la atmósfera, según un informe difundido por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

El estudio indica que muchas zonas de Europa sufren problemas persistentes con el ozono troposférico y las concentraciones de partículas al aire libre (PM), el contaminante atmosférico con más riesgos para la salud en la Unión Europea (UE) al ser causa de muerte prematura.

“En muchos países, las concentraciones de contaminantes atmosféricos aún son superiores a los límites legales y recomendados establecidos para preservar la salud de los ciudadanos europeos”, señaló en un comunicado Jacqueline McGlade, directora ejecutiva de la AEMA.

Así, el 21% de la población urbana soportó en 2010 niveles de concentración de PM 10 (es decir, con un tamaño inferior a 10 micras)superiores a los límites diarios fijados por la UE.

Según los niveles de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más estrictos que los de la UE, hasta el 81 % de los habitantes de ciudades estuvo expuesto a concentraciones superiores a los valores de referencia de PM 10, un 95 % si se tienen en cuenta las PM 2,5.

En el caso del ozono, que puede provocar problemas respiratorios y muerte prematura, el 97% de la población urbana se expuso a concentraciones superiores al nivel fijado por la OMS en 2010, un 17 por ciento considerando el valor objetivo que marca la UE.

En ese mismo año, el 7 % de los europeos que viven en ciudades soportó niveles de dióxido de nitrógeno, que causa la acidificación del agua, por encima de los valores límites de la UE.

El informe apunta a que entre el 20 y el 29 % de la población urbana estuvo expuesta a concentraciones superiores a los límites de la UE para el benzopireno, un carcinógeno.

Las emisiones de dióxido de azufre se han reducido en cambio de forma considerable, mientras que las concentraciones de monóxido de carbono, benceno y metales pesados al aire libre son bajas, resaltó el estudio de la AEMA, con sede en Copenhague.

La contaminación atmosférica reduce la esperanza de vida humana en unos dos años en las ciudades y regiones más contaminadas, según McGlade.

Fuente: http://ethic.es/2012/09/europa-se-asxia/

___________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.