SALUD BUCODENTAL y SALUD GENERAL.

Existe una contrastada evidencia científica que relaciona una mala salud bucodental con enfermedades como el Alzheimer, enfermedad obstructiva crónica (EPOC), artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer…

Esta evidencia científica debe ser compartida con toda la población informando y formando acerca de los beneficios de una buena salud bucodental sobre su salud global.

Por todo esto, desde la RED de PERSONAS PROMOTORAS de la SALUD, hemos organizado un SEMINARIO de SALUD ORAL y SALUD GENERAL.

El seminario estará impartido por:

Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud

Sábado 14 de diciembre de 11:00 a 13:30h.

En Kosmo (Av. Baleares, 46 bajo, Valencia)

Información y reserva de plazas: Tel. 677 23 56 17


Contacto e información: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Los cardiólogos le declaran la guerra al azúcar.

Ya lo hizo la Organización Mundial de la Salud. Ahora, los cardiólogos estadounidenses recomiendan que los niños no ingieran más de 25 gramos (seis cucharaditas de té) de azúcar al día.

Por: JOSEFINA G. STEGMANN @jgstegmann Madrid

Su hijo no debería comer más de 25 gramos de azúcares añadidos al día. Es decir, el equivalente a seis cucharaditas de té o un poco menos de lo que contiene una lata de refresco (30 gr.). Lo dice la Asociación Americana de Cardiología en una recomendación publicada en su revista «Circulation». Y aclaran tener una evidencia científica «sólida» para hacerlo.

La OMS ya advirtió que gran parte del azúcar que consumimos diariamente se encuentra "oculta".

La OMS ya advirtió que gran parte del azúcar que consumimos diariamente se encuentra “oculta”.

Los azúcares añadidos son todos aquellos presentes en alimentos o bebidas de forma artificial, es decir, en chocolates, caramelos, bollería, galletas, cereales azucarados, refrescos, y un largo etcétera, así como el azúcar de mesa. Queda excluido, por lo tanto, el azúcar que aporta el consumo de fruta o de leche, por ejemplo.

La presencia de estos apetecibles pero «peligrosos» alimentos con azúcar refinado en la dieta está vinculado al desarrollo del síndrome metabólico, es decir, un conjunto de factores de riesgo cardiovascular que pueden provocar obesidad, aumentar el perímetro abdominal, la presión arterial, la glucosa, los triglicéridos y bajar el colesterol «bueno».

La recomendación se dirige específicamente a los niños de 2 a 18 años. Es precisamente en la población joven, por lo menos en España, donde el azúcar es el mayor responsable de la obesidad. «No es nada extraño que las recomendaciones se dirijan a la población joven. El síndrome metabólico está aumentando mucho en este sector, sobre todo en aquellos con niveles socioeconómicos bajos porque consumen más comida preparada y hacen menos ejercicio», asegura José Ramón González Juanetey, presidente de la Sociedad Española de Cardiología.

Los jóvenes vivirán menos

Pese al supuesto aumento de la concienciación respecto a la necesidad de tener hábitos saludables, como hacer ejercicio y comer de forma equilibrada, combinando frutas, legumbres y verduras, y sin excederse en la ingesta de calorías diarias, la realidad parece ser diferente y muy preocupante. «Estoy convencido de que si el perfil de riesgo en la población española sigue así, las generaciones que ahora están entre los 10 y los 20 años acabarán teniendo más enfermedades del corazón y vivirán menos que sus padres», sentencia González Juanetey.

El comunicado advierte de que la probabilidad de que los niños desarrollen enfermedades es proporcional al aumento de azúcar añadida ingerida. De hecho, los pequeños con sobrepeso que continúen tomando azúcares añadidos son proclives a desarrollar resistencia a la insulina, un primer paso para el desarrollo de la diabetes. El efecto de la presencia del azúcar en el cuerpo es global. Provoca una subida de insulina, una hormona que tiende a quemar el azúcar, pero que también facilita que se acumule el exceso en forma de grasa. Conforme se va aumentando de peso, se genera resistencia a la insulina. Y es esta resistencia el inicio de todas las enfermedades cardiovasculares.

Educar en sabores

La solución a estos problemas no es, desde luego, prescindir del azúcar ya que la necesitamos para vivir, y más siendo jóvenes. «El cerebro necesita unos 160 gramos diarios, pero la obtiene de otro tipo de alimentos, sobre todo de hidratos de carbono de absorción lenta como cereales, legumbres, patatas, arroz, pan, etc, así como frutas y verduras», explica Susana Moreneo, jefa de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón y secretaria de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

En resumen, el problema del azúcar añadido es, precisamente, que es añadido. «Es un elemento superfluo de la dieta. Cuando se empieza a incorporar es por una cuestión más hedónica que otra cosa. El problema es que no se sustituyen, sino que siempre se suman», explica Moreneo.

A su juicio, una ingesta de 25 gramos de azúcar al día «es poco», en el sentido de que a los pequeños les costará prescindir de los dulces, pero coincide con la recomendación de los cardiólogos estadounidenses y recuerda que hay que «educar en sabores» para evitar la necesidad de ponerle azúcar a todo. «Hay personas que lo ponen incluso a la fruta o la leche. Si se empieza así desde pequeño, es difícil quitarla luego y, además, producirá una sobrealimentación».

Juanetey también aplaude la medida y señala que en España es un problema de primera magnitud y que, por lo tanto, «tendría que abordarse en los colegios, con educación para la salud obligatoria por los niños como motores de cambio para los padres». Los adultos tampoco se salvan de la ingesta reducida. En 2015, la Organización Mundial de la Salud recomendó que los adultos con un peso normal disminuyan la ingesta de azúcar al 5% de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a una cucharada sopera al día.

Ante esto, en lo primero que se piensa no es en eliminar el dulce de nuestras vidas, sino en sustituirlo. ¿Los edulcorantes son una buena opción? Sí, pero no del todo. «Pueden afectar al metabolismo de los lípidos, pero no está del todo claro. En principio, si se quiere tomar refrescos es mejor que sean light y en el caso del café, la mejor opción es la sacarina», señala Juanetey. «Si el consumo de edulcorantes es excesivo, a veces se produce un efecto rebote y parece que el cuerpo quiere más dulce. Además, hay estudios que señalan que pueden atacar a la flora intestinal, pero se han hecho en animales, no en humanos», añade Moreneo.

Efectos en la salud dental

Otro problema con el azúcar, no menor, es que puede ser un problema también para la salud bucodental dando lugar al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. «Toda la enfermedad metabólica, en el fondo, es un trastorno inflamatorio. Procesos paralelos como una infección de la boca por ingesta de azúcar pueden aumentar la inflamación y favorecer así la resistencia a la insulina. Además, las personas con problemas en las encías como la periodontitis tienen más enfermedades cardiovasculares», concluye Moreneo.

Fuente: ABC

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

EMBARAZO Y SALUD BUCODENTAL.

El embarazo comporta una serie de cambios orgánicos y de conducta que pueden repercutir en la cavidad bucal provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Por ello, cuando la mujer sepa de su embarazo, debería solicitar una visita de revisión con su odontólogo que le indicará si tiene alguna patología y realizará los tratamientos preventivos necesarios.
¿Es verdad que el embarazo pone en peligro los dientes de la madre?
Es muy importante que durante el embarazo mantengas una correcta higiene oral y sigas una dieta equilibrada.
Contrariamente a las creencias populares, el bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.
Tampoco  es verdad el dicho popular de que “cada embarazo me costó un diente”. Si estás desarrollando más caries puede ser debido a:
1.   Un descuido de tu higiene oral con el consiguiente acúmulo de placa bacteriana. Las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comes para producir ácidos que atacaran el esmalte de tus dientes provocando caries.
2.   Cambio de los hábitos dietéticos y horarios. A medida que tu abdomen aumente de tamaño empezarás a comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia por qué en seguida tendrás sensación de saciedad. Debes evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa (chucherías, zumos envasados, refrescos, bollería…)
3.   Vómitos asociados al embarazo o reflujo del ácido del estómago. El ácido del estómago provoca una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries.
 ¿Por qué me duelen las encías?
Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis.
La gingivitis es una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede provocar dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado. Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto. Si antes del embarazo ya tenías problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.
Durante el segundo trimestre también puede aparecer un “granuloma del embarazo”. Es una lesión abultada localizada en la encía y que sangra con facilidad. La mayoría disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.
Los cambios hormonales del embarazo no podemos controlarlos pero sí está en tu mano eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente: la placa dental (hay que limpiar cada día los dientes) y el sarro (deberás realizar una limpieza de boca con tu odontólogo).
 ¿Representan algún peligro el tratamiento dental o las radiografías durante el embarazo?
El embarazo no es una enfermedad por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise. Durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular, etc…
El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. El odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectaran a tu bebé.
El examen radiográfico es un importante instrumento diagnóstico y de seguimiento de algunos tratamientos dentales. El haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen  de la embarazada y proteja al bebé.
En el último trimestre del embarazo puede resultar molesto el permanecer sentada en el sillón dental durante un período prolongado de tiempo y es por ello que se procura evitar la realización de tratamientos largos, aunque no existe inconveniente en practicar tratamientos dentales. El dentista se ocupará de que el abdomen no dificulte el retorno venoso de tus piernas.
No está recomendado el uso de óxido nitroso durante el primer y tercer trimestres del embarazo ya que podría estimularse la musculatura uterina y favorecer la aparición de abortos espontáneos, durante el primer trimestre, y la aparición de contracciones con riesgo de parto prematuro, durante el tercero. Si existen antecedentes de partos prematuros debe evitarse el tratamiento dental durante los últimos meses.
____________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.