LA SALUD EN TUS MANOS (11).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 193, marzo 2017.

Los avances de la ciencia y la tecnología han permitido que la Medicina haya hecho grandes avances en la detección precoz de las enfermedades; grandes avances en el diagnóstico y tratamiento llegando a curar enfermedades que hace tiempo eran una sentencia de muerte. Pero todos estos avances no han sido capaces de impedir el alarmante aumento en la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, enfermedades psicosociales como la ansiedad o la depresión, la obesidad o el cáncer.  

Se ha conseguido aumentar la esperanza de vida de las personas, pero

Flores de mayo Por Ángel Escudero Villanueva

estos años de vida añadidos se viven en calidad de persona enferma crónica y esto es insostenible económicamente; es insostenible socialmente; y es insostenible humanamente. Ante este análisis, la Organización Mundial de la Salud propone desarrollar la Promoción Integral de la Salud, la Educación y Comunicación para la Salud. En lugar de manejar la enfermedad, manejamos la salud. Y es una labor transdisciplinar que no recae exclusivamente en el sector salud.

Siguiendo este espíritu nosotros hemos creado la Red de Personas Promotoras de la Salud basándonos en los principios de la Promoción de la Salud y de la Ciudadanía Activa en donde las personas adoptan una actitud activa frente a su salud, participan, se comprometen, se movilizan y se responsabilizan para adquirir, mantener y promover hábitos saludables.

La Promoción de la Salud es el proceso que permite a las personas incrementar el control sobre los determinantes de su salud para mejorarla. Para promover la salud se necesitan unas condiciones previas: si fumas, pide ayuda para dejar de fumar; si abusas del alcohol, pide ayuda para dejarlo; y si consumes sustancias psicotrópicas, pide ayuda para rescatar tu vida. A partir de aquí podemos empezar a trabajar.

Los pilares fundamentales de la Promoción de la Salud son la actividad física, la alimentación consciente y el trabajo mental.

La sociedad en la que vivimos hace que vivamos bajo los efectos de una sobredosis de sedentarismo. Nuestro organismo necesita movimiento para ayudar al corazón a mantener nuestra sangre circulando. El movimiento mantiene los huesos, las articulaciones y nuestra masa muscular con fuerza, elasticidad y resistencia. El movimiento promueve la liberación de hormonas, endorfinas y diversos neurotransmisores que generan un estado de bienestar y mantienen nuestro sistema inmunológico en buen estado. Lo recomendable es hacer regularmente ejercicio físico moderado y aeróbico.

En nuestro planeta hay zonas geográficas en las que la falta de alimentos hace que las personas enfermen y mueran, y hay otras zonas en las que la sobredosis de alimentos produce enfermedades y mata. Nosotros vivimos bajo los efectos de una sobredosis de calorías, sal, azúcar y grasas saturadas. Evita esta sobredosis y tu salud mejorará. Existe un grupo de sustancias fitoquímicas con una probada acción anticancerígena y protectora sobre nuestra salud: el licopeno de los tomates, la 3-galato de epigalocatequina del té verde, el sulforafano y el indol-3-carbinol de las coles, el sulfuro de dialilo de los ajos, los polifenoles y terpenos de los cítricos, las proantocianidinas de los frutos del bosque y de los frutos secos, la curcumina de la cúrcuma, etc… Mientras escribo este artículo he realizado una rápida revisión bibliográfica usando como términos de búsqueda “diet and cancer prevention” (dieta y prevención del cáncer) y he encontrado  11.071 artículos publicados en revistas científicas. Los datos son concluyentes: una dieta rica en frutas y verduras protege nuestra salud.

El trabajo mental, frente a la ansiedad, la tristeza, la desesperación y la agresividad, pretende recuperar el equilibrio y la armonía; pretende recuperar la paz interior; pretende sustituir el bloqueo y la parálisis que produce el miedo por confianza y amor; pretende conseguir un estado de equilibrio emocional ante los embates de la vida. Para desarrollar este trabajo es fundamental la práctica de técnicas de concentración, relajación y meditación. Y cuanto más avanzamos en este trabajo mental vamos elevando nuestro nivel de consciencia y entramos en el terreno de la inteligencia espiritual que es el proceso que nos permite conectar con la dimensión trascendente de nuestra existencia. Entramos en una dimensión en la que el secreto es dejar que Dios actúe en nuestra vida. No hay lucha, es la quietud, es el estado del Ser, es la plenitud, es la paz.

____________________________________________________________

Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

Anuncios