Cómo la dieta mediterránea puede ser más efectiva que las estatinas para los enfermos del corazón.

Sabíamos que comer sano es saludable, ¿pero tanto como para que los médicos, antes de recetar remedios, deban considerar cambios en la dieta como tratamiento para enfermos de corazón?

¿Tanto como para que los servicios de salud subsidien frutas y verduras?

Sí. O al menos es la conclusión de un reciente estudio sobre la dieta mediterránea según el cual puede ser más efectiva en algunos casos que los medicamentos para reducir el riesgo de muerte temprana en enfermos del corazón.

Se trata del primer trabajo extenso que estudia el impacto de la dieta mediterránea en la supervivencia de pacientes con problemas cardíacos.

La dieta mediterránea redujo el riesgo de muerte temprana en 37%, según el estudio.

Investigaciones anteriores, determinaron que tomar sólo estatinas, medicamentos recetados a millones de personas en el mundo para reducir el colesterol, disminuye el mismo riesgo en 18%.

El estudio evaluó durante siete años a 1.200 pacientes del corazón en Italia que llevaron registros de sus hábitos de alimentación. Durante los siete años hubo 208 muertes.

La nueva investigación fue presentada en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, considerado el mayor del mundo sobre enfermedades cardiovasculares. El encuentro tiene lugar esta semana en Roma.

La dieta mediterránea es el término usado para describir el tipo de alimentación común en esa región, que incluye más pescado que carnes rojas, y es rica en frutas y verduras además de nueces, cereales integrales y aceite de oliva.

“Cambios en la dieta antes que medicamentos”

“La dieta mediterránea es considerada ampliamente como uno de los hábitos nutricionales más sanos del mundo”, dijo uno de los autores del estudio, el profesor Giovanni de Gaetano, jefe del Departamento de Epidemiología y Prevención en el Instituto Neurológico Mediterráneo, IRCCS Neuromed, en Italia.

“Muchos estudios ya habían demostrado que la dieta mediterránea está asociada a menor riesgo de diferentes enfermedades crónicas y muerte”.

“Pero hasta ahora la investigación se había centrado en la población en general, que está compuesta principalmente de gente sana. Nosotros nos preguntamos, ¿qué pasa con aquellos que tienen problemas cardiovasculares? ¿Es la dieta mediterránea óptima para ellos también?”, dijo De Caetano.

Los médicos deberían considerar recetar “cambios en la dieta antes que medicamentos”, dijo De Gaetano.

“Y los servicios de salud deberían subsidiar las frutas y verduras”, agregó.

El próximo paso será investigar por qué exactamente la dieta mediterránea reduce el riesgo de muerte temprana personas con problemas cardiovasculares.

“Éste es un estudio observacional (de carácter estadístico y demográfico). Así que no podemos decir que el efecto es causal. Creemos que probablemente la reducción del riesgo se debe a que la dieta impacta factores como la inflamación, pero se necesita hacer más investigaciones”, dijo De Gaetano.

Dolores musculares

Algunos expertos advierten que muchos pacientes pueden obtener el mayor beneficio si optan por ambas posibilidades, cambios en la dieta y medicamentos.

Si bien algunos pacientes pueden seguir requiriendo estatinas, una dieta mediterránea puede hacer que las dosis sean menores, reduciendo efectos secundarios como los dolores musculares. Se estima que sólo en Estados Unidos, cerca de 30 millones de personas toman estatinas.

Jeremy Pearson, director asociado de la Fundación Británica del Corazón, British Heart Foundation, dijo que es muy bueno saber “que aún si uno tiene antecedentes de enfermedades cardiovasculares, seguir una dieta mediterránea reduce el riesgo de muerte”.

“Mantener un estilo de vida saludable, aún si alguien ha tenido un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular, continúa teniendo beneficios”, agregó Pearson.

Cautela

Jules Payne, director de la organización no gubernamental Heart UK, dijo que los resultados del estudio deben analizarse con cautela.

“La dieta mediterránea es una gran dieta, pero yo ciertamente no recomendaría a todos los enfermos que se deshagan de sus medicamentos”, señaló Payne.

“Si alguien tiene colesterol alto, con antecedentes familiares o ha tenido un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular, las estatinas siguen siendo necesarias además de otros medicamentos”, agrega.

“Así que mi consejo sería, por favor, no dejen de tomar sus medicamentos sin consultar a su médico, ya que en ciertos casos las estatinas son necesarias”.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La falta de ejercicio a los 40 “reduce el tamaño del cerebro”.

A la edad de 40 años, la falta de ejercicio no solo envejece el cuerpo, sino que también podría hacer que veinte años más tarde el cerebro sea más pequeño.ejercicio físico a los 40

La investigación incluyó a 1.583 personas, con 40 años de edad promedio, que no padecían ni demencia ni enfermedades del corazón.

Todas fueron sometidas a una prueba con caminadora, que se repitió dos décadas más tarde, y conjuntamente se les hicieron escáneres cerebrales.

La advertencia, expuesta en un estudio publicado en la revista de la American Academy of Neurology, se añade a la cada vez más creciente evidencia sobre la importancia de mantener un corazón saludable a través de la actividad física.

“Encontramos una directa correlación en nuestro estudio entre estar en mala forma y el volumen del cerebro décadas más tarde, indicando un acelerado envejecimiento cerebral”, dijo Nicole Spartano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Y el estudio también mostró que las personas que al hacer ejercicio experimentaban subidas en la presión arterial y el ritmo cardíaco cuentan con una mayor probabilidad de tener cerebros más pequeños décadas más tarde.

Aunque hace falta corrobar los resultado a una mayor escala, Spartano añadió que el estado físico en la mediana edad “puede ser especialmente importante para millones de personas en todo el mundo, que ya muestran evidencias de enfermedades del corazón”.

Por su parte Laura Phipps, de la fundación Alzheimer’s Research UK, señaló que si bien “es difícil concluir con ese tipo de estudios que un factor es definitivamente causa del otro, los resultados se agregan a la evidencia de que una mala salud cardiovascular a lo largo de la vida podría tener un efecto negativo sobre el cerebro“.

Nunca es tarde

En cualquier caso, los especialistas en salud coinciden en señalar que la actividad física ofrece beneficios a cualquier edad.

Y es algo que destacó a BBC Mundo el doctor César Kalazich, especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS, en Chile.

“Se ha visto que pacientes ancianos mejoran parámetros como memoria, capacidad de reacción y capacidad cognitiva a los pocos meses (de 3 a 6) luego de un régimen de ejercicios guiados”.

Un estudio previo del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois en Estados Unidos halló que las personas físicamente en forma tienden a tener mayor volumen cerebral y una materia blanca más intacta que quienes no se ejercitan.

Y hace 15 años otra investigación con ratones demostró que el ejercicio hace que las neuronas del hipocampo segreguen una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro que promueve el crecimiento de las neuronas.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

 

El bricolaje y la jardinería reducen un 30% el riesgo de ictus.

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) –

   La práctica de bricolaje o jardinería puede reducir el riesgo de un ataque cardiaco o un derrame cerebral y prolongar la vida hasta en un 30 por ciento en el grupo de edad de más de 60 años, según revela una investigación publicada en la edición digital de ‘British Journal of Sports Medicine’. Según los autores, estas actividades rutinarias son tan buenas como el ejercicio.

   Estos científicos basan sus resultados en el análisis de casi 4.000 individuos de 60 años en Estocolmo, Suecia, cuya salud cardiovascular fue seguida durante alrededor de 12,5 años. Al inicio del estudio, se realizó un chequeo médico a los participantes, con información sobre el estilo de vida, la dieta, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la actividad física y la forma en que estaban.

    A los participantes, se les preguntó la frecuencia con la que realizaban una gama de actividades de la vida diaria, tales como la jardinería, el bricolaje, el mantenimiento de coches y recoger moras en los doce meses anteriores, así como si habían practicado algún ejercicio formal. Se controló su salud cardiovascular con pruebas de laboratorio y exámenes físicos para ver las grasas y el azúcar en sangre y el factor de coagulación de la sangre, cuyos niveles altos están vinculados a un riesgo elevado de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

   Al inicio de la investigación, los que tenían una vida diaria activa generalmente poseían un perfil mucho más bajo de riesgo de problemas cardiovasculares, independientemente de la cantidad de ejercicio regular que practicaban, que aquellos con bajos niveles de actividad diaria. Este perfil incluye cinturas más pequeñas, menores niveles de grasas en la sangre potencialmente dañinos y menor glucosa y niveles de factores de coagulación en los hombres.

   Lo mismo puede decirse de los que realizaron ejercicio formal en grandes cantidades, pero que no tenían una actividad física rutinaria muy a menudo. Por su parte, quienes hacían ejercicio regularmente y a menudo eran físicamente activos registraron el perfil de riesgo más bajo de todos. Durante el periodo de seguimiento de 12,5 años, 476 de los participantes tuvieron su primer ataque al corazón y 383 murieron por diversas causas.

   El mayor nivel de actividad física diaria se asoció con un 27 por ciento menos de riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral y una reducción del riesgo del 30 por ciento de muerte por todas las causas, en comparación con el nivel más bajo, independientemente de la cantidad de ejercicio regular y formal que se realizara también.

   “Nuestros hallazgos son particularmente importantes para los adultos mayores, ya que las personas de esta edad tienden, en comparación con otros grupos, a pasar un tiempo relativamente mayor de su actividad diaria realizando actividades rutinarias porque a menudo tienen dificultades para lograr la intensidad de los niveles de ejercicio recomendados”, subrayan los autores.

   Estos expertos sugieren que las explicaciones biológicas de sus hallazgos podrían estar en el gasto de energía: pasar mucho tiempo sentado baja el metabolismo al mínimo, mientras que se eleva cuando la actividad física aumenta. Las contracciones musculares también pueden proporcionar algunas pistas, puesto que sentarse no requiere ningún esfuerzo muscular, alterando la producción normal de hormonas del músculo esquelético, con potenciales efectos adversos sobre otros órganos y tejidos del cuerpo.

FUENTE: EUROPAPRESS

__________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La Fundación Daniel y Nina Carasso y la Fundación SHE firman un acuerdo de colaboración para promover hábitos saludables entre los más pequeños.

Información revisada por:  Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Fuente: http://fundacionshe.com/portal/noticiaID=2000/1213/Default.aspx

La clave: un cambio en el estilo de vida

La hoja de ruta marcada por ambas instituciones parte de la colaboración en el desarrollo, evaluación y comunicación del programa Si! en España. Un ambicioso programa educacional de Salud Integral, dirigido a niños de 3 a 16 años, que trabaja para que la adquisición de hábitos saludables desde la infancia disminuya el impacto de las enfermedades cardiovasculares en el futuro. Según el Dr. Fuster, Presidente de la Fundación SHE, “Siempre he dicho que en la prevención está la clave y sólo si infundimos en los niños la importancia de la buena salud enseñaremos como tener buena salud que dé calidad de vida de adultos. Y este es el objetivo de la Fundación SHE”.

Por otra parte, y siguiendo la premisa del programa SI!, el acuerdo también recoge el desarrollo de una serie de 26 capítulos de Barrio Sésamo, pioneros en el estándar educativo de la televisión contemporánea. Según Marina Carasso, Presidenta de la Fundación Daniel y Nina Carasso,” El Programa de Salud Integral de la Fundación SHE trabaja en beneficio del equilibrio nutricional de toda una generación, una de las principales preocupaciones de nuestra fundación. Mis padres amaban la juventud y creían firmemente en ella. Es por este motivo que estamos encantados de contribuir a su desarrollo. “

La nueva serie, centrada en la adquisición de hábitos saludables entre los más pequeños, combinará educación y entretenimiento y se emitirá, a nivel nacional, durante los meses de verano de 2012.

El acuerdo alcanzado por ambas fundaciones, con una duración de tres años, supone el punto de partida de una colaboración cuyo principal objetivo es prevenir la salud cardiovascular entre la población infantil.

Sobre la Fundación Daniel y Nina Carasso

La Fundación Daniel y Nina Carasso se creó en el año 2009, bajo los auspicios de la Fundación de Francia, en memoria de Daniel Carasso, fundador de Danone, y su esposa Nina. La vocación de la Fundación es la de financiar proyectos en dos ámbitos fundamentales: la nutrición, por ser lo que conserva la vida; y el arte, por ser lo que enriquece la mente.

La Fundación Daniel y Nina Carasso apoya las iniciativas tanto en las áreas de investigación, salud o educación; así como proyectos que impulsan la inserción económica, la conservación del patrimonio y el desarrollo sostenible.

___________________________________________________________________

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.