Hay más azúcar añadida oculta en la comida salada de lo que seguramente crees.

Por: Ana Pais (@_anapais)

Seis cucharaditas: ese es el máximo de azúcar por día que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir.

Y si piensas que alcanza con contar las cucharaditas que le pones al café por la mañana más algún gusto dulce durante el día, te equivocas.

La comida salada procesada también contiene azúcar agregada y a veces con un solo plato puede llegar a superar lo recomendado para todo el día.

Uno de los desafíos para controlar el consumo de azúcar es detectarlo en las etiquetas nutricionales de los alimentos, ya que puede aparecer bajo diferentes nombres.

Según el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, hay más de una docena de nombres que hacen referencia al azúcar, como fructosa, levulosa, glucosa, sacarosa, melaza, miel, maltosa, azúcar de maíz, isoglucosa, o dextrosa.

Para evitar que el consumidor tenga que hacer cursos avanzados de química para entender la información nutricional de los alimentos, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos anunció en mayo que el formato de las etiquetas será modificado en el país.

A partir de julio de 2018, el azúcar agregada se mostrará de forma individual y estará expresada en gramos y en porcentaje en función de una dieta de 2.000 calorías.

Estos son los sorprendentes niveles de azúcar que contienen tres ejemplos de alimentos salados:

tostadas

sopa

pollo

Una recomendación más estricta

La cantidad de azúcar que comemos es fundamental para tener una buena salud.

Desde fines de los años 80, la OMS aconseja que el consumo de azúcar agregada (distinta a la que existe de forma natural en las frutas, verduras y leche) no supere el 10% o 50 gramos de la ingesta calórica total diaria.

Sin embargo, el año pasado dio un tibio pero importante paso más al recomendar que, “de ser posible”, esa cantidad debía bajar a la mitad: 25 gramos.

“Tenemos evidencias sólidas de que reducir a menos del 10% el consumo diario de azúcar agregada disminuye el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries”, dijo al lanzar los nuevos criterios Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS.

Y confirmó que “muchos de los azúcares que consumimos hoy en día están ‘escondidos’ en alimentos procesados que usualmente no son considerados dulces”.

Fuente: BBC

____________________________________________________________

ביהשמו

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

Un programa de ejercicio disminuye la apnea en jóvenes con sobrepeso.

Por: Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio logran reducir este grave problema de salud mediante un programa de entrenamiento físico realizado a 60 niños y adolescentes de entre 10 y 18 años.

Los expertos advierten, en un trabajo publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños obesos padecen apnea del sueño.

Investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico San Cecilio de Granada han demostrado que un programa de ejercicio llevado a cabo en niños y adolescentes con sobrepeso ayuda a disminuir considerablemente la apnea y a mejorar la calidad del sueño.

Este trabajo, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, advierte de que entre el 13 y el 66 por ciento de los niños y adolescentes obesos padecen apnea del sueño, un grave problema de salud pública que afecta su función neurocognitiva, comportamiento, sistema cardiovascular y alteraciones metabólicas y del crecimiento.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos trabajaron con una muestra formada por 60 niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años, que acudieron a la consulta de Endocrinología por tener obesidad en los Hospitales San Cecilio y Virgen de las Nieves de Granada, además de 12 centros de salud de la capital. Todos tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25.

Un año de intervención

A todos ellos se les realizó un programa de intervención de 12 meses de duración, consistente en tres sesiones a la semana, independiente de la hora semanal de Educación Física que los niños realizan en el colegio. El programa incluía juegos colectivos, deportes aeróbicos y alternativos, ciclismo y senderismo.

La autora principal de este trabajo, Mª José Aguilar Cordero, catedrática del departamento de Enfermería de la Universidad de Granada, advierte del “enorme problema epidemiológico” que supone en la actualidad la obesidad infantil, “ya que conlleva una serie de problemas de salud muy graves como una baja autoestima, diabetes tipo 2, hipertensión o apnea del sueño, propios de una edad más adulta. No estamos hablando de que la obesidad infantil les pueda causar problemas de mayores: es que esos problemas ya los tienen siendo pequeños”, apunta la investigadora.

Aguilar destaca que este programa “no ha consistido en poner a régimen a los niños, sino en distribuir las comidas mejor a lo largo del día y en realizar ejercicio varias veces por semana, además de dar unas pautas a los padres para que restrinjan el consumo de hidratos de carbono a sus hijos”.

La catedrática afirma que muchas de las madres que participaron en este estudio “nos indicaban que sus hijos roncaban al dormir. Nosotros, mediante la realización de una batería de pruebas como una polisomnografía y un cuestionario de calidad del sueño, comprobamos que no se trataba de ronquidos, sino de una apnea, pequeñas paradas respiratorias derivadas de su sobrepeso que pueden suponer un grave problema de salud”.

Referencias bibliográficas:

Influencia de un programa de actividad física en niños y adolescentes obesos. Evaluación del estrés fisiológico mediante compuestos en la saliva. Protocolo de estudio Aguilar Cordero, M.J.; Sánchez López, A.M.; Padilla López, C.A.; González Mendoza, J.L.; Mur Villar, N.; Perona, J.S.; Hermoso Rodríguez, E. Nutrición Hospitalaria 2013; 28(3) : 705-708

Síndrome de apneas-hipoapneas del sueño y factores de riesgo en el niño y el adolescente; revisión sistemática M. J. Aguilar Cordero, A. M. Sánchez López, N. Mur Villar, I. García García y R. Guisado Barrilao Nutrición Hospitalaria 2013; 28(6):1781-1791

En el siguiente enlace puede ver un vídeo sobre esta investigación, elaborado por la Unidad de Cultura Científica de la UGRhttp://sl.ugr.es/068V

Contacto:
Mª José Aguilar Cordero
Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada
Teléfono: 958 24 28 97
Correo electrónicomariajaguilar@telefonica.net

Fuente: Universidad de Granada

______________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto emailpromociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La esperanza de vida bajará si los niños siguen siendo tan sedentarios.

Sólo un 25% de los chicos y un 8% de las chicas de primaria hacen la actividad física recomendable, según un informe del Hospital Sant Joan de Déu.ACTIVIDAD FÍSICA PARA LA SALUD (OMS)

Barcelona. (Efe) 15/5/2013.- La esperanza de vida bajará en las próximas generaciones si los niños siguen siendo tan sedentarios, según un informe del Hospital Sant Joan de Déu que destaca que la actividad física se debe introducir desde la infancia porque, además de mejorar el rendimiento escolar, favorece la salud.

La falta de actividad física aumenta el riesgo de sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión arterial, colesterol o asma, mientras que su práctica incide positivamente en la salud mental porque puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades mentales a largo plazo o la gravedad de algunas alteraciones psicológicas.

Según el informe, sólo un 25% de los chicos y un 8% de las chicas de primaria hacen la actividad física que sería recomendable, un mínimo de 30 minutos al día de ejercicio moderado como pasear, ir en bici, bailar o nadar, y otros 30 de ejercicio vigoroso como correr o practicar un deporte a nivel avanzado.

Constata, además, que la juventud está cada vez más polarizada en jóvenes inactivos, que no hacen nada, y en jóvenes activos, con un exceso de actividad física, y que en ambos casos hay peligro para su salud, por defecto o por exceso.

El jefe del departamento de fisiología del Centro de alto rendimiento deportivo (CAR) de Sant Cugat y doctor en medicina y fisiología del FC Barcelona, Franchek Drobnic, y el jefe de la Unidad de asistencia del Consorcio sanitario de Terrassa, Luis Til, han señalado al presentar el trabajo que en los últimos años ha aumentado el número de menores atendidos por una lesión deportiva y de hospitalizados por lesiones graves.

Además, han remarcado que el ejercicio físico en humanos produce cambios profundos en el cerebro, en su estructura y volumen y que el ejercicio intenso aumenta la concentración de neurotransmisores, como la serotonina, la dopamina, la adrenalina y la noradrenalina, algunos de los cuales modulan procesos cognitivos como la consolidación de la memoria.

La doctora Angels Cazorla, neuróloga del Hospital Sant Joan de Déu, ha explicado que el ejercicio estimula las conexiones neuronales que son fundamentales en procesos relacionados con el aprendizaje y la memoria, y por ello es imprescindible establecer hábitos de actividad física en edades tempranas para asegurar una buena salud cognitiva en etapas posteriores de la vida.

En la rueda de prensa se ha recordado que los deportes también enseñan a aceptar las reglas, a valorar el compañerismo, a integrarse y a asumir responsabilidades, valores que ayudarán a los jóvenes en la edad adulta.

Los autores del informe alertan de que padres, entrenadores y educadores deben entender el deporte como una acción educativa y como una oportunidad para formar personas, más que una prueba competitiva.

En los últimos años se ha registrado un aumento del número de niños que tienen que ser atendidos por una lesión deportiva, debido a un exceso de práctica de actividad física o a una mala planificación de esta.

Se estima que un 20% de las lesiones que sufren los niños ocurren cuando practican un deporte porque el cartílago de crecimiento es más vulnerable a las tensiones, no tienen desarrolladas las habilidades motoras necesarias para determinados deportes, su superficie corporal con relación al peso es mayor y los equipos de protección no siempre están diseñados para ellos.

Fuente: LA VANGUARDIA

_________________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

El Observatorio de Nutrición y Estudio de la Obesidad permitirá contar con datos fiables sobre el exceso de peso en la infancia.

El Gobierno ha aprobado la creación del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad que como ya os anunciábamos aquí, se pone en marcha este mismo año.

El órgano, bajo la presidencia del prestigioso cardiólogo Valentín Fuster, estará dedicado a combatir el exceso de peso, especialmente en la población infantil, analizar sus causas y poner en marcha las iniciativas que se hayan mostrado más eficaces en el ámbito nacional e internacional.

El exceso de peso es un importante problema de salud pública en España, tanto en la población adulta como entre los niños y adolescentes. En concreto, el 55% de los adultos presentan exceso de peso, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud.

En cuanto a los menores, más del 45% de los niños de entre seis y nueve años sufren obesidad o sobrepeso (según el estudio ALADINO elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria –AESAN -).

El nuevo Observatorio analizará más en detalle la situación y permitirá contar con datos fiables sobre el exceso de peso. Entre sus funciones también estarán analizar otras políticas y actuaciones que se desarrollen en la promoción de una alimentación saludable y de la actividad física, destacando y divulgando las de mayor efectividad e impacto sobre la salud.

La industria alimentaria ocupará un lugar en el órgano, así como el sector de la hostelería y de la distribución y los supermercados. También participará un representante de las asociaciones de consumidores y usuarios.

La creación de este Observatorio se enmarca en el conjunto de medidas que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está poniendo en marcha para disminuir la obesidad y concienciar a toda la población (familias, escuelas, administraciones públicas e industria), de que el exceso de peso es un problema de salud. Prevenirlo evita la aparición de enfermedades y mejora la calidad de vida.

Entre las últimas actuaciones, esta misma semana se ha firmado un convenio entre la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Fundación Alimentum. Gracias a este acuerdo, durante todo el año 2013, se incluirán mensajes que fomenten los hábitos de vida saludables y para combatir los problemas derivados del exceso de peso, en todas las campañas de televisión que desarrollen las empresas firmantes.

Fuente: PEQUES Y MÁS

_______________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

¿Debería considerarse el sedentarismo una enfermedad?

ELMUNDO.es | Madrid. Actualizado martes 14/08/2012

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/08/14/noticias/1344942078.html

Un estilo de vida sedentario es una causa frecuente de obesidad, sobrepeso y otros factores precursores de enfermedades como la diabetes, hipertensión, deterioro de las articulaciones y otros graves problemas de salud. Pero, ¿esto es suficiente como para considerar la falta de ejercicio como una enfermedad? A esa pregunta responde con un sí rotundo Michael Joyner, fisiólogo de la Clínica Mayo (EEUU), en un artículo que publica la revista ‘The Journal of Physiology’.

La inactividad afecta no sólo a la salud de muchos pacientes obesos, sino también a la de las personas con un peso normal, como los trabajadores cuya jornada laboral discurre delante de una mesa, los pacientes inmovilizados durante largos periodos después de sufrir un accidente o de someterse a una cirugía y las mujeres que deben permanecer en reposo por problemas durante su embarazo, entre otros, enumera Joyner.

La falta de ejercicio prolongada hace que el cuerpo no esté en buena forma física junto con numerosos cambios metabólicos y estructurales: la frecuencia cardiaca puede aumentar excesivamente durante la actividad física, los huesos y los músculos se atrofian, disminuye la resistencia física y el volumen sanguíneo.

Además, habitualmente cuando aquellas personas que no están en forma intentan hacer ejercicio, se suelen casar rápidamente o sufren mareos u otros trastornos, por lo que suelen abandonar rápidamente el ejercicio y entonces su problema va a peor.

“Podría decir que la inactividad es la raíz de muchos de los problemas habituales que tenemos”, explica Joyner. “Si la medicalizáramos, podríamos empezar una vía de acción, justo como ha ocurrido en las adicciones, al tabaco u otras cosas, para dar a las personas tratamientos enfocados en modificaciones de su conducta, como lo hicimos en el tabaquismo o en el alcoholismo, y de esta manera limitar el sedentarismo y promover la actividad física”.

Varios estudios médicos muestran la relación entre numerosas patologías y la falta de ejercicio, como la fibromialgia, fatiga crónica y el síndrome de taquicardia postural ortostática (un ritmo cardiaco acelerado cuando la persona se pone en pie o a un cierto nivel de ejercicio). Y, según Joyner, con demasiada frecuencia, para estas personas se prescriben medicamentos en lugar de un ejercicio progresivo, cuando un estudio reciente demostró que tres meses de entrenamiento puede revertir o mejorar los síntomas de este síndrome.

Si la inactividad física fuera tratada con un problema médico en sí mismo más que simplemente como una causa de otras enfermedades, los médicos serían más concienciados del valor de prescribir ejercicio y programas formales de rehabilitación que incluyan terapias cognitivas y conductuales, defiende este fisiólogo.

Joyner da un mensaje a quienes han llevado una vida sedentaria y están intentando ejercitarse: “no saltes al otro lado e intentes entrenarte para una maratón. Comienza con metas razonables y hazlo poco a poco“.

_______________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Recomiendan la prescripción médica de los gimnasios.

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-expertos-recomienda-prescripcion-medica-gimnasios-tratar-obesidad-20120426133522.html

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) entiende que los centros deportivos deberían ser vistos como un tipo de medicina preventivo-curativa contra el sobrepeso y la obesidad, por este motivo recomienda su prescripción facultativa.

El Programa de Nutrición y Actividad Física para el tratamiento de la obesidad (PRONAF), que fue avalado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, radica en el diseño de ejercicios a la medida de cada paciente, combinando la actividad física con la nutrición, la psicología, las valoraciones clínicas y la genética para lograr no sólo perder peso sino también aprender a no recuperarlo.

El planteamiento del proyecto se asienta sobre el principio más importante de la termodinámica: la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. De ahí que profundice en el concepto de balance energético que no es más que la diferencia entre la energía que se ha ingerido y asimilado y la que se ha consumido, valorando las peculiaridades de cada persona.

En el marco de este proyecto se pudo comprobar que el 80% de las mujeres adultas de cuarenta años prefieren perder salud a ganar peso. Una cifra alarmante teniendo en cuenta que el estudio se llevó a cabo en una muestra de población de edad no influenciable que aseguró optar por dietas milagro o extremas para estar delgadas en poco tiempo aunque ello fuese en detrimento de su salud.

Dentro de esta iniciativa se investigó si existen edades más propicias para adelgazar y concluyó que cuesta lo mismo perder peso durante toda la vida adulta, independientemente de la edad (exceptuando el período de la menopausia), mediante la combinación de ejercicios y dieta hipocalórica.

“Esta investigación también nos permitió corroborar cómo aparece la obesidad silenciosa, una patología resultado de dejar de practicar actividad física diariamente estando en balance energético. El cuerpo va sumando diariamente gramos que con el paso del tiempo se convierten en kilos de más, sin que la persona se de cuenta”, declara el doctor Pedro J. Benito Peinado de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y Del Deporte-INEF, y miembro de la sociedad.

Además pudieron comprobar que no hay alimentos que engorden más a unas personas que a otras y que las dietas puntuales son un error, siendo más efectivo perder kilos más lentamente, apostando por un 10% de peso en seis meses.

_________________________________________________

Información revisada por el Consejo de Redacción de SEPIS-2010.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.