CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (11).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 205, marzo 2018.

El Kintsugi es un arte que nació en Japón a finales del siglo XV con la finalidad de reparar fracturas en la cerámica usando barniz de resina mezclado con polvo de oro, plata o platino. Tras este arte hay toda una filosofía que propone reparar con belleza y armonía las roturas sin pretender disimularlas ni ocultarlas, sino mostrarlas como parte de la historia de ese objeto.

Los embates de la vida nos dejan el corazón roto en mil pedazos y como vivimos en una sociedad que no tolera la imperfección, no acepta las cicatrices, no entiende el sufrimiento y evita el dolor, sentimos cómo se va apoderando de nuestro estado de ánimo la tristeza y la frustración.

Buscar refugio en la superficialidad, anestesiar nuestra mente o embotar nuestros sentidos, no es la solución.

Si nos hacemos barro dócil, permitiremos que las manos del alfarero recompongan esos mil pedazos en los que quedó roto nuestro corazón. La humildad permite que él actúe, nos desbloquea, abre puertas, tiende puentes…

Humildad para escuchar y fortaleza para actuar. La virtud de la fortaleza nos permite vencer las dificultades y los obstáculos que surgen ante nuestros buenos propósitos. Es la virtud de las personas que transmiten seguridad, confianza, convicción.

Cuando sabemos que nuestra vida tiene sentido, que tenemos un cometido, que nuestra actitud es la de mejorar y recomenzar cada día, somos capaces de cultivar la virtud de la fortaleza. Si queremos adoptar un estilo de vida saludable, debemos aplicar la fortaleza en cada una de las pequeñas decisiones que tomamos a lo largo del día porque todas juntas influyen decisivamente sobre nuestra salud.

Para llevar una vida con estilo saludable, además, necesitaremos tener la suficiente iniciativa, firmeza y energía para decir no a toda la presión que debemos soportar y que nos arrastra a adoptar hábitos poco saludables que, si bien en un principio se nos ofrecen como luminosos, liberadores y placenteros, dejarán huella en nuestra vida y no nos permitirán gozar de una buena salud de cuerpo y alma en el futuro.

La promoción de la salud te propone desarrollar una fuerza interior capaz de buscar la belleza y la armonía en tu vida necesarias para gozar de una buena salud y vivir feliz.

Observa e imita la pureza y la inocencia de la naturaleza que no se resiste ni pone obstáculos a que se manifieste en ella toda la belleza y la armonía de la creación. Ella simplemente permite que ocurra. Los tulipanes no ponen obstáculos ni se resisten a que se manifieste en ellos la belleza y la armonía.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Anuncios

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (10).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 204, febrero 2018.

Quienes me conocen saben de mi pasión por el tenis. Que ¿por qué me apasiona el tenis? Porque es como la vida misma: puedes haber encajado un doble 6-0 en los dos primeros sets, comenzar perdiendo el tercer set cinco juegos a cero y tener una pelota de partido en contra, y aun así, todavía puedes remontarla, darle la vuelta al partido y acabar ganándolo. Lo que necesitas es una buena dosis de DETERMINACIÓN Y AUDACIA (DYA).

Con la salud pasa algo similar: siempre estamos a tiempo de adquirir ese estilo de vida que cuide, mantenga e incremente nuestro bienestar. Pero la salud es un recurso para la vida diaria, no el objetivo de la vida. Entonces, ¿cuál es el objetivo? ¿La felicidad?

La Promoción, Educación y Comunicación para la Salud no consiste únicamente en evitar la enfermedad, sino en disfrutar de una vida con estilo, un estilo saludable que nos permita vivir felices y contagiar esa felicidad a nuestro alrededor.

Para llevar una vida sana nuestra sola buena voluntad inicial no es suficiente, necesitamos un buen nivel de AUTOESTIMA y mucha dosis de MOTIVACIÓN.

Lo importante no es querer cuidarnos, lo importante es ponerlo en práctica. La experiencia indica que elegir siempre llevar unos hábitos saludables no siempre está a nuestro alcance porque la debilidad de nuestra condición humana nos conduce a hacer lo que consideramos malo para nuestra salud y no deseamos realizar.

Nuestra vida sigue encadenada a los vicios que no queremos y encontramos mil excusas para no hacer eso que queremos hacer para cuidar nuestra salud.

Para vivir felices contamos con una gran aliada: la SABIDURÍA. Ella nos permite discernir lo útil de lo inútil, lo constructivo de lo destructivo, lo que nos entristece de lo que nos alegra, lo que cuida nuestra salud de lo que la destruye. La sabiduría nos permite distinguir las cosas que nos ayudan a evolucionar de las que nos bloquean; nos permite distinguir lo que nos lleva a la soberbia de lo que nos acerca a la humildad; nos permite distinguir las cosas que debemos y podemos cambiar de las cosas que ni debemos ni podemos cambiar.

Deja atrás ese millón de pobres excusas. Acostúmbrate a decir que no. Vuelve las espaldas a esa voz interior que susurra al oído: ¿para qué complicarte la vida? Disfruta de los buenos placeres que te lo mereces.

Comienza a irradiar con tu estilo de vida alegría, confianza, serenidad, paz interior y felicidad. Que tu vida no sea una vida estéril. Que tu vida sea una vida útil, que deje huella. Borra con tu estilo de vida la señal viscosa y sucia que dejaron los vicios y los hábitos no saludables. Que tu estilo de vida contagie a quien te observe y pueda decir: esta persona sí que sabe cuidarse.


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

La salud debe ser la máxima prioridad de los urbanistas.

Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS.

Las ciudades albergan actualmente a más de la mitad de la población mundial, una proporción que puede aumentar hasta dos tercios en 2050.Vivimos en las ciudades para estar más cerca del empleo, las oportunidades de formación y de los servicios, y porque son lugares estupendos para la interacción social y el acceso a actividades culturales.

Cuando las ciudades se construyen mediante unos buenos principios de planificación, también pueden ser comunidades que promuevan la salud y el bienestar. Piense en las ciudades o en los barrios en los que le ha gustado especialmente vivir o que le ha resultado agradable visitar, y en cómo se sentía en ellos, en el aspecto que tenían o incluso en su olor.

Es muy probable que esas ciudades estuvieran llenas de gente y de vida; que tuvieran aceras amplias y carriles para bicicletas que se desplazaban fácilmente y con seguridad; que dispusieran de un sistema accesible de transporte público y que estuvieran llenas de parques y espacios verdes donde la gente de todas las edades hacía ejercicio.

Por desgracia, hoy en día hay ciudades en rápido crecimiento atestadas de tráfico pesado, rascacielos anónimos y barrios pobres y superpoblados, donde prolifera el ruido, la violencia y la alienación social. Todo ello afecta negativamente a nuestra salud física y psíquica y a nuestro bienestar.

Uno de los mejores indicadores globales de la salubridad de una ciudad es la calidad del aire. Eso es así porque los niveles de contaminación del aire suelen ser bajos en las ciudades bien planificadas que cuentan con buenos sistemas de transporte, calles transitables por peatones y amplios espacios verdes que purifican el aire. En cambio, se disparan en las zonas urbanas que priorizan el transporte rodado por encima de los peatones y los ciclistas y que crecen descontroladamente a base de sucesiones ininterrumpidas de grandes bloques grises de hormigón y asfalto.

Más del 80% de las ciudades del mundo superan los límites de calidad del aire establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y más de la mitad de las ciudades que miden esta contaminación notifican niveles de calidad 3,5 veces superiores a dichos límites, o incluso más elevados.

La contaminación del aire mata de forma insidiosa. Cada año, tres millones de personas fallecen prematuramente debido a la contaminación del aire exterior, que es más intensa en las grandes ciudades de Asia, África y América Latina. Las causas de la mayoría de estas defunciones son el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, las enfermedades respiratorias y los distintos tipos de cáncer de pulmón. Estas enfermedades son algunas de las que causan más defunciones en la actualidad.

Las diminutas e invisibles partículas tóxicas de la contaminación penetran muy adentro en los pulmones y el torrente circulatorio, se acumulan en el organismo y pueden causar cáncer y enfermedades cardiovasculares. La OMS ha estimado que la contaminación del aire causa una de cada tres defunciones por accidente cerebrovascular, enfermedades respiratorias crónicas y los distintos tipos de cáncer de pulmón, así como una de cada cuatro defunciones por infarto de miocardio. La concentración de ozono a nivel del suelo, que es producto de la interacción de muchos contaminantes distintos con la luz solar, causa también enfermedades respiratorias crónicas y asma. Además, la propia luz solar puede ocasionar asma y enfermedades respiratorias crónicas.

La contaminación del aire es una de las principales amenazas a las que nos enfrentamos en la actualidad. Las máximas prioridades de la planificación urbana deben ser la salud y el bienestar. Si no actuamos ahora, la contaminación del aire ahogará nuestras ciudades y las convertirá en lugares donde será imposible vivir.

Debido a que la mayoría de las fuentes de contaminación del aire ambiente están fuera del control de las personas, debemos exigir a nuestros alcaldes y dirigentes locales que promuevan cambios y se comprometan decididamente a atajar este problema.

Las administraciones nacionales y locales deben aplicar políticas y realizar inversiones que promuevan el transporte no contaminante, la eficiencia energética en las viviendas, la generación de energía y una mejor gestión de los desechos municipales e industriales.

Pero también podemos promover cambios a nivel individual y en las comunidades. Por ejemplo, podemos ir a trabajar en transporte público o en bicicleta, si el tránsito es seguro; reciclar los desechos y compostar, y ahorrar agua y energía en casa y en la oficina. Hay iniciativas interesantes como el «pedibús», es decir, grupos de niños que van a pie al colegio acompañados de adultos para protegerlos del tránsito, o los huertos urbanos, que proporcionan alimentos saludables y la ocasión de realizar una actividad física e interactuar con otras personas.

Muchas de estas medidas de mejora de la higiene del ambiente también nos ayudan a realizar más actividad física y llevar una alimentación más saludable, lo cual reduce la obesidad y enfermedades como la diabetes y las cardiopatías.

Sabemos que cuando las ciudades toman medidas para reducir la contaminación del aire, consiguen progresos notables. Más de la mitad de las ciudades que controlan los niveles de contaminación del aire en los países de ingresos altos lograron reducciones del 5% entre 2008 y 2013.

Sin embargo, debemos actuar con mayor rapidez y urgencia, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos, donde no se han logrado avances tan claros y donde la calidad del aire está empeorando.

Necesitamos asegurarnos de que las personas saben cuáles son los niveles de contaminación del aire en su ciudad y de que son conscientes de sus efectos letales, porque es la forma más eficaz de que decidan actuar.

La OMS ha aunado sus fuerzas con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Coalición Clima y Aire Limpio en la campaña «BreatheLife», a fin de que los ciudadanos tengan acceso a esta información y de que las ciudades se movilicen para trabajar conjuntamente y conseguir, de aquí a 2030, que los niveles de calidad del aire sean seguros. Casi 40 ciudades, entre ellas Londres, Oslo, Santiago de Chile, Seúl, Singapur y San Antonio, se han unido a esta campaña, cuya red se está expandiendo continuamente.

En octubre del presente año, la OMS albergará en Ginebra la primera conferencia mundial sobre la contaminación del aire y la salud, a la que asistirán ministros, alcaldes, profesionales sanitarios, profesores universitarios, activistas e investigadores para intercambiar conocimientos y promover medidas para reducir la contaminación del aire y mejorar la salud a nivel mundial.

Necesitamos trabajar juntos para que nuestras ciudades sean lugares donde podamos llevar una vida más feliz y saludable.


Publicado originalmente por NewCities, una organización internacional sin ánimo de lucro cuyo objetivo es conseguir que las ciudades sean más integradoras, saludables y vibrantes y que estén más interconectadas

Fuente: OMS


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Reducir el consumo de carne y cambiar su cocinado, podría disminuir el riesgo de cáncer de mama.

Un nuevo estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) revela que la cantidad de carne consumida y determinados hábitos de cocinado de la misma se relacionan con el riesgo de padecer cáncer de mama. La investigación, integrada en el proyecto MCC-Spain, refuerza la idea de que la dieta es un factor de riesgo que puede modificarse para mejorar la prevención del cáncer de mama.

 El riesgo de padecer cáncer de mama podría reducirse si se disminuye el consumo de carne roja, especialmente la muy hecha o la guisada, y carne procesada y curada. Se trata de una nueva evidencia científica descubierta por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. El estudio, liderado por Elena Boldo y Marina Pollán, ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Maturitas.

MCC-Spain, cómo influyen los factores ambientales en tumores frecuentes

Una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida. Esta cifra lo convierte en el tumor más frecuente en las mujeres y, en el caso de España, representa el 28% de todos los tumores del sexo femenino. La prevención y el diagnóstico precoz son las mejores herramientas para luchar contra esta enfermedad. En cuanto a la prevención, se conoce que el riesgo de sufrir este tipo de cáncer se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular, evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo habitual de alcohol. Hasta el momento, el papel que juega la dieta no está claramente determinado en relación con el cáncer de mama, por lo que nuevas investigaciones en este campo pueden servir para orientar una mejor prevención.  

El proyecto MCC-Spain, impulsado por el CIBERESP y del que forma parte este reciente estudio, cuenta con la colaboración de investigadores de 11 comunidades autónomas españolas y busca aportar nueva información sobre factores de riesgo y posibles estrategias de prevención. En esta investigación,  participaron 1006 mujeres con cáncer de mama y 1370 mujeres sanas de diez provincias españolas. Con la información aportada altruistamente por todas estas mujeres, se ha explorado la relación entre el riesgo de tener este tumor y el consumo de carne, considerando no solo la cantidad sino también las prácticas de su cocinado.  El análisis se realizó considerando el estado menopáusico (pre y postmenopausia) y la biología de la célula tumoral (tumores hormonales, HER2 positivos y triple negativos).

Por un lado, se estudió el consumo total de carne blanca (pollo, pavo, pato, conejo), carne roja (vaca, ternera, cerdo, cordero, hamburguesas y albóndigas de cerdo o ternera, hígado de ternera, cerdo o pollo y otros despojos), carne procesada o curada (carne sometida a alguna forma de conservación, incluyendo salchichas, perritos calientes, paté, foie gras y embutidos -jamón cocido, jamón serrano, chorizo, fuet, salchichón, butifarra, mortadela, botillo, cecina, etc.-) y la cantidad total de todas las carnes antes nombradas.  Por otra parte, se analizó el punto de cocción de la carne (poco hecho, hecho o en su punto y muy hecho). Finalmente, se valoraron los métodos de cocinado de la carne (plancha o barbacoa, frito o rebozado, guisado, horno y otros métodos).

El riesgo de cáncer de mama aumenta para aquellas mujeres postmenopáusicas que consumen más cantidad de cualquier tipo de carne (a partir de 51 g de carne por 1000 kcal y día), de carne roja (a partir de 25 g por 1000 kcal y día) y de carne procesada o curada (a partir de 14 g por 1000 kcal y día). La relación es particularmente importante en el caso de los tumores triple negativos y la carne procesada o curada, donde el riesgo es de más del doble de desarrollar este tipo de cáncer.  La cantidad de carne blanca o el punto de su cocción no se ha relacionado con este tumor.  En cambio, la carne roja debería consumirse poco hecha, dado que un mayor cocinado incrementa el riesgo de cáncer de mama. Finalmente, en relación con los métodos de cocinado, el análisis detectó un mayor riesgo por el consumo de carne roja guisada, sobre todo para los tumores hormonales.

Los resultados de este estudio confirman la necesidad de transmitir a la población que se debe reducir el consumo de carne, en concreto de la roja y la procesada y curada. Este consejo va en la línea de la recomendación ya realizada por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer en 2015, tras declarar la carne procesada y curada como cancerígena y la carne roja como probable cancerígena para humanos.
Los investigadores del proyecto MCC-Spain agradecen la generosa participación de todos los participantes de este estudio, más de 10.000 personas, sin los cuales sería imposible el avance del conocimiento científico que revierte en la mejora de la salud de todos.

Artículo de referencia:
Boldo E, Castelló A, Aragonés N, Amiano P, Pérez-Gómez B, Castaño-Vinyals G, Martín V, Guevara M, Urtiaga C, Dierssen-Sotos T, Fernández-Tardón G, Moreno V, Solans M, Peiró R, Capelo R, Gómez-Acebo I, Castilla J, Molina AJ, Castells X,  Altzibar JM, Lope V, Kogevinas M, Romieu I, Pollán M on behalf of MCC-Spain researchers. Meat intake, methods and degrees of cooking and breast cancer risk in the MCC-Spain study. Maturitas. 110 (2018): 62-70. doi: doi.org/10.1016/j.maturitas.2018.01.020

http://www.maturitas.org/article/S0378-5122(17)30877-0/fulltext

Fuente: Instituto de Salud Carlos III


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Movilización Alcohol y Menores.

Ante la persistencia del consumo de alcohol por parte de los y las adolescentes, caracterizado por episodios de ingesta desmesurada que suponen un grave riesgo y que han dado lugar, en los últimos tiempos, a casos con un desenlace dramático, diferentes instituciones de la sociedad civil se han unido en un frente común para la puesta en marcha de una movilización preventiva frente al consumo de alcohol por parte de los menores: Movilización Alcohol y Menores.

La Movilización Alcohol y Menores tiene como principal objetivo visibilizar y sensibilizar a la sociedad sobre la problemática del consumo de alcohol en menores. Desde su nacimiento, en enero de 2017, las entidades implicadas trabajan para alcanzar acuerdos y crear posturas comunes respecto a la prevención del consumo de alcohol en menores.

Te invitamos a formar parte de Movilización Alcohol y Menores y a trabajar por una postura común frente al fenómeno del consumo de alcohol en menores.

Si deseas hacer cualquier comentario o sugerencia al respecto, puedes contactar con nosotros a través de Vanessa de la Cruz  (91 302 40 45 / vcruz@fad.es).

¡Sigue/comparte la Movilización a través del hashtag #AlcoholYMenores!

Descarga el Manifiesto Alcohol y Menores


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

CONSEJOS DE VIDA SALUDABLE (9).

Por: Ángel Escudero Villanueva, Médico Promotor de la Salud.

Publicado en Hello Valencia. Nº 203, enero 2018.

El frío del invierno acaricia nuestras mejillas, nos despierta y nos evoca aquellos momentos y experiencias que acaban de acontecer en nuestra vida. Días de fiesta llenos de celebraciones, reuniones familiares, de compañeros de trabajo, acompañados y aderezados con todos esos ingredientes que pretenden llevarnos a la “felicidad”. Días en los que sacamos del armario nuestras mejores sonrisas, vestidos, trajes… Días de fiesta, en los que todo se engalana y todo se “pone guapo”. Las calles y plazas se visten con atractivos y coloridos adornos y se llenan de luces que irradian esas chispas de alegría, de vida, y nos dejamos envolver por ello, y nos rendimos al anhelo de nuestra alma que nos susurra todo el rato: quiero ser feliz. Poquito a poco nos vamos embriagando de intensos sentimientos que nos sugieren buenos propósitos. De repente el amor brilla, y en ese momento de euforia dejándonos llevar por esa chispa de la vida, decidimos que definitivamente vamos a dar un cambio a nuestra existencia soltando todo aquello que no es útil y constructivo dando paso a hábitos de vida más saludables.

Enero es por excelencia el mes de los buenos propósitos, pero pasado un tiempo observamos cómo todos aquellos “castillos en el aire” se vienen abajo desmoronándose. Pasado ese momento de euforia artificial, nos deshinchamos y volvemos a nuestras rutinas y a nuestros vicios. Es en ese momento cuando nos invade un sentimiento de frustración y pensamos: otra vez, un año más la misma historia…

Y…, de repente, en ese instante de silencio y reflexión auténtica, deteniendo la mirada, reparamos en que en nuestro interior sigue brillando una chispita de luz y vamos tirando de ella y siguiendo su destello observamos que proviene de un inmenso rayo de luz que no se apaga, que permanece, que siempre ha estado ahí. En ese momento el alma sabe que aunque nuestra parte humana se viene abajo cada vez que se siente incapaz de hacer las cosas por sus propios medios, ese poderosísimo rayo de luz nos da la fortaleza y la determinación para perseverar… y sentimos la Luz de Dios en acción. Si en ese momento permitimos que sea nuestro espíritu quien tome el control, todo cambia, porque sabemos que no estamos solos, que nunca lo hemos estado.

Es el momento de dejar de confiar únicamente en nuestras fuerzas dejando de sobrecargarnos y exigirnos hacerlo todo sin ayuda. Es el momento de agradecer y confiar en todo aquello que se nos pone a nuestro servicio para que definitivamente podamos conseguir nuestros propósitos. Podemos sentir que ha llegado el momento de llamar a la “caballería” para que venga en nuestro auxilio.

Es el momento de la plegaria, es el momento de la oración, es el momento de permitir que el AMOR actúe.

FELIZ VIDA NUEVA


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.

Sugieren una nueva estrategia para la prevención del cáncer de páncreas.

Científicos del CNIO descubren que las células sanas del páncreas mantienen inhibida la inflamación a menos que ésta sea necesaria mediante un mecanismo controlado por el gen NR5A2.

La inflamación es una respuesta de defensa del organismo ante agresiones, pero cuando persiste puede ser perjudicial e incluso predisponer al cáncer. Por eso es crucial entender bien la relación entre inflamación y cáncer. Un grupo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha descubierto ahora un vínculo inesperado entre ambos procesos: en el páncreas, uno de los genes que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas se ocupa también de controlar la inflamación en el tejido normal.

Este hallazgo implica “un importante cambio conceptual”, explica Paco Real, jefe del Grupo de Carcinogénesis Epitelial del CNIO, que además de ayudar a entender el origen de los tumores sugiere nuevas estrategias para mejorar la prevención del cáncer de páncreas. El trabajo se publica en la revista Nature.

El cambio de paradigma que implica este resultado tiene que ver con el concepto mismo de inflamación. En general la inflamación se considera una respuesta defensiva que la célula organiza partiendo de cero cuando hay una agresión externa, pero los investigadores la ven ahora como “un mecanismo de defensa que la célula mantiene inactivado, inhibido, a menos que le haga falta”, afirma Real. Lo que demuestra el nuevo resultado es que en el tejido sano la célula cuenta con mecanismos específicos de control que suprimen la inflamación.  

Con este cambio conceptual como punto de partida, el grupo del CNIO ha descubierto además que, al menos en el páncreas, los mecanismos moleculares implicados en las funciones normales del tejido sano, como la diferenciación celular, son también los que suprimen la inflamación. Es decir, mantener la inflamación bajo llave es lo habitual, y se lleva a cabo mediante mecanismos moleculares implicados en el funcionamiento normal de la célula.

Inflamación y cáncer

Estos resultados ayudan a entender otros trabajos previos de los mismos investigadores, en que utilizando modelos de ratón habían observado que cuando se elimina el mecanismo que suprime la inflamación en las células pancreáticas, el tejido se vuelve más propenso a desarrollar un cáncer inducido por mutaciones en el gen KRAS –un gen clave en los tumores de páncreas–.

“Vemos que cuando las células no se diferencian correctamente se produce un estado de pre-inflamación, y sabemos que en ese contexto las células son más sensibles a mutaciones en KRAS; es como si las células se colocaran en una parrilla de salida para la inflamación y el cáncer”, explica Real. El mecanismo que controla la inflamación es un gen llamado NR5A2. Los investigadores han estudiado a fondo su función en ratones y después han comprobado que los resultados son extrapolables a humanos.

Como explica Real, “en ratones, cuando hay niveles normales de NR5A2 se suprimen los fenómenos inflamatorios, mientras que cuando los niveles de NR5A2 bajan, entonces se activan programas inflamatorios y aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas; en humanos, los individuos que tienen niveles bajos de este mismo gen en el páncreas muestran un estado de pre-inflamación muy parecido al que detectamos en ratones”.

No es casual que el interruptor de la inflamación sea NR5A2, dado que en humanos se han identificado ya variantes de este gen que aumentan el riesgo de cáncer de páncreas. Son variantes frecuentes en la población; portarlas no basta para generar cáncer de páncreas, pero ahora se sabe que disparan las etapas iniciales de la inflamación y aumentan el riesgo si concurren además otras circunstancias, como mutaciones en KRAS.

Esto encaja muy bien con lo que se observa en la clínica: el cáncer de páncreas con frecuencia ocurre en pacientes con predisposición genética, mutaciones en el gen KRAS y con pancreatitis –una inflamación del páncreas–.

Ante los investigadores se abren ahora dos nuevas vías de avance. Una es determinar si la existencia de un vínculo genético entre inflamación y cáncer se da también en otros órganos, además del páncreas; la otra es tratar de aplicar el nuevo conocimiento a la prevención del cáncer de páncreas, que es hoy día uno de los cánceres de peor pronóstico en parte debido a su diagnóstico tardío.

Los investigadores creen que detectar los estadios iniciales de la inflamación permitiría disponer de útiles señales de alerta. Pero para eso necesitan poder detectar esas señales en un simple análisis de sangre: “No se puede biopsiar el páncreas como otros tejidos más fácilmente accesibles; vamos a tratar de detectar el estado preinflamatorio en sangre, primero en ratones y luego en humanos”, dice Real.

Fuente: Jano.es


Q.S.D. N.S.D.

Contacto email: promociondelasalud.sepis@gmail.com

Antes de enviar una respuesta lea nuestro aviso legal.